Alemania

Agua pasada sí mueve molino

María Santacecilia

jueves, 27 de septiembre de 2012
Bonn, domingo, 16 de septiembre de 2012. Sala Beethoven de Bonn. Kit Armstrong, piano. Orquesta Estatal de Baviera. Director, Kent Nagano. Concierto para piano nº 1, de Ludwig van Beethoven. Sinfonía nº 9, de Gustav Mahler. Festival Beethoven de Bonn. Aforo 95%

La Orquesta de Baviera visitó el Festival de Beethoven de Bonn justo cuando se hacía oficial que su titular, Kent Nagano, será el nuevo director de la Ópera de Hamburgo en 2015, al concluir el contrato de la australiana Simone Young. Días antes, cuando aún no se había hecho público su nombramiento, se alzaron voces como la del influyente crítico del diario Die Welt, Manuel Brug, oponiéndose a esta sucesión.

Alababa Brug en su artículo las cualidades de Nagano como director y como músico apasionado por las óperas infrecuentes, pero no como hombre de teatro y, sobre todo, no como la persona adecuada para gestionar repertorio escénico germano. Aun reconociendo sus progresos a lo largo de los siete años que ha ostentado el cargo de director musical de la Ópera de Baviera, advertía Brug que su Mozart, su Strauss y, sobre todo, su Wagner, no despiertan pasiones entre el público.

Eso es precisamente lo que pudo comprobarse en este concierto. En medio de la polémica, Nagano se presentó con un extenso programa en el Festival Beethoven de Bonn junto a la orquesta de la que aún es titular. Precedía a la Novena Sinfonía de Mahler una obra de cierta envergadura como el Concierto para piano nº 1 de Beethoven. El jovencísimo Kit Armstrong, un prodigio con la mano izquierda, pero músico aún por madurar, actuaba como solista. A pesar de su musicalidad y sus innegables cualidades técnicas, Armstrong no posee aún un sonido aquilatado ni una visión reflexionada y global de lo que toca. Abundan hoy día este tipo de músicos, lanzados a una carrera internacional en la que todo ocurre de manera vertiginosa, sin tiempo para crecer musical y personalmente.

El contraste vino con la versión que la sólida y vetusta Orquesta Estatal de Baviera ofreció de la Novena de Mahler. En estos casos queda patente que el pasado sí importa. La formación es una de las más antiguas de Alemania, pero no hace falta remontarse al siglo XVI, semilla de la actual orquesta. Los abuelos, bisabuelos y tatarabuelos de sus músicos actuales conocieron a Wagner, Strauss, Bruno Walter, Felix Mottl, Hans Knapperbutsch, Clemens Krauss … Cuando el pasado es brillante queda una estela de excelencia que mueve a los componentes que conforman el eslabón actual a mantener e impulsar hacia el futuro el nivel alcanzado por sus predecesores.

Calidad y entrega, por tanto, en los atriles de la orquesta y calidad también en la sensitiva batuta de Nagano. La Novena de Mahler sonó en sus manos con lucidez y plenitud, pero, ciertamente, sin llegar ni a la explosión sonora ni a los perfilados pianissimos de otros directores. Su versión despertó cálidos aplausos entre el público de la Sala Beethoven, pero no entusiasmo, tal y como apuntaba el crítico Manuel Brug.
Nagano es un director que se mueve dentro de los límites de la contención. Su buen hacer es indudable, pero no acaba de imprimir una personalidad propia a la música. Quizá sea esta, al fin y al cabo, una de las mejores cualidades para triunfar en los podios internacionales.

A Nagano, desde luego, no le va nada mal. Tiene compromisos firmes en ambos lados del Atlántico, como la regiduría de la Orquesta Sinfónica de Montreal y, a partir de 2013, será principal director invitado de la Sinfónica de Gotenburgo. Si a ello sumamos el reciente nombramiento como director de la Ópera de Hamburgo, concluiremos que, a sus 61 años de edad, Nagano está en la flor de su carrera artística. Pero quizá sea otro tipo de batuta la que necesita la institución del Elba, tal y como concluía Manuel Brug, que se atrevió incluso a proponer el nombre del joven de 32 años Cornelius Meister, al frente actualmente de la Orquesta de Heidelberg, como el candidato ideal para el puesto.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.