España - Valencia

Academia de Música Contemporánea de la JONDE (II)

José-Luis López López
viernes, 2 de noviembre de 2012
Alicante, martes, 25 de septiembre de 2012. Auditorio de la Diputación (ADDA), Sala de Cámara. Academia de Música Contemporánea de la JONDE. Directores: José Antonio Trigueros y Francisco Valero-Terribas. Obras: Cançons de l’aire, de Mercedes Zavala; Am Ufer des Rheins, de Javier Martínez Campos; Espígol d’estíu, de Rosa Ferrer; … ce silence est dense, de César Aliaj. 28 Festival de Música de Alicante 2012, 18.30 h. Asistencia: media entrada
0,0001518

Segunda entrega de la Academia de Música Contemporánea de la Jonde: las dos primeras obras dirigidas por Valero-Terribas, y las dos últimas por Trigueros. Abrió el concierto Cançons de l’aire de Mercedes Zavala (Madrid, 1963), encargada por el 28 FMA (11 minutos). El título está extraído de un haiku de Salvador Espriu: Els més sensibles / dits de l’orb destriaven / cançons de l’aire (con sus 17 sílabas, 5 7 5, habituales, en catalán). Un noneto para quinteto de viento (flauta, oboe, clarinete, fagot, trompa) y cuarteto de cuerdas, entre la veintena sobrada de composiciones (prácticamente todas de cámara) de la autora, lo que no es mucho, ya que va camino de los 50 años. A nuestro juicio, se trata de una honrada profesional de la música, pero que no pasará a la historia como compositora. Ella misma escribe que esta pieza “se inspira en la amistad, en la luz alicantina, en el placer de hacer y en el del solaz, en las cosas buenas y bellas que están a nuestro alcance, aunque a veces estemos tan ciegos que no las veamos, o no las queramos ver”. Pues muy bien: Mercedes Zavala es una excelente persona, pero esta obra (en la que son protagonistas los vientos y acompañantes las cuerdas) no tiene nada de especial y nos dejó más bien fríos. Sentimos decir esto: ya nos gustaría que toda la música que escuchamos fuera conmovedora y de la mayor calidad (a más de innovadora, ya que está escrita este mismo año). Pero esto es lo que hay.

Am Ufer des Rheins (A orillas del Rin) del jovencísimo Javier Martínez Campos  (Valencia, 1989), para diez instrumentos (quinteto de vientos, cuarteto de cuerdas y percusión) alude a la ciudad de Düsseldorf, donde el autor reside en la actualidad. Es una prometedora obra de 15 minutos, escrita, al igual que las demás del programa, el presente año 2012. Estreno absoluto, hay que destacar el trabajo del percusionista, Rubén Martínez Orio (qué bello solo de la caja clara, cerca del final); y, por otra parte, con el predominio de los vientos, deja un sabor de pujanza, de ritmo y de riqueza tímbrica que aconsejan seguir con atención la carrera compositiva de Martínez Campos: si con 23 años alcanza este logro, las esperanzas de un muy buen desarrollo posterior están más que fundadas.

Otro estreno absoluto: Espígol d’estiu (10 min) de Rosa Ferrer (Benicarló, 1983), sexteto (flauta, clarinete en Sib, cuarteto de cuerdas), en el que, de nuevo, sobresalen los vientos (aunque estén en minoría numérica). Espígol, en castellano lavanda, en un campo de la cual, según la autora, se inspira la obra, “que tiene una relación muy estrecha con la naturaleza y la flora mediterránea”. La alusión al campo de lavanda va acotada con la observación de que no se trata de música descriptiva (oh, el terror injustificado de los compositores: ¡pero si la música descriptiva, por su propia esencia, es imposible!). Ahora bien: mientras más lo niega un autor, más intenta, sin “describir”, transmitir los efectos, los sentimientos de la “descripción”. Y aquí no hubo nada de eso: ni el más perceptivo de nuestros sentidos, externos e internos, llegó a sentir el menor atisbo de la lavanda, la naturaleza o la mediterraneidad. Más valía (¿o es que está prohibida la mezcla de las artes?) que se incorporara a la partitura la acción de un perfumista esparciendo olor de lavanda por el recinto. Como no fue así, me temo que todo quedó en una fantasía, bastante solipsista, de Rosa Ferrer.

Pero la última obra nos iba a salvar de la atonía de este concierto (con la excepción de las brillantes pinceladas de Martínez Campos). Si hubo un vencedor absoluto de la sesión fue César Aliaj (Tirana, Albania, 1966), profesor del Conservatorio Superior de Salamanca. Su también estreno absoluto, encargo del 28 FMA, …ce silence est dense (14 minutos) es un octeto (flauta, clarinete en Sib, trompa, percusionista y cuarteto de cuerdas) que respira madurez llena de sentido y de dolor. Su fuente de inspiración es un fragmento de La sagesse de l’amour del ensayista polaco-francés Alain Finkielkraut (París, 1949), y la pieza está dedicada por Aliaj a su padre, recientemente fallecido. Aparte de las indicaciones técnicas que nos da el compositor (ocho secciones, dividida cada una en ocho partes, con las duraciones basadas en una serie fractal de ocho elementos, etc.) al oyente no músico o musicólogo lo que le interesa es el resultado sonoro: y este es de tal concentración y sabiduría que nos acerca al ideal máximo (aunque jamás conseguido) de aproximarnos al infinito significado del silencio, allí donde el ser y la nada son la misma cosa: el Todo.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.