Discos

Pau Casals: Integral de la obra para piano

Joaquim Zueras Navarro

martes, 14 de mayo de 2013
Pau Casals: Integral de l´obra per a piano. Jordi Camell, piano. Columna Música 1CM284
Jordi Camell, intérprete de este Cd, ha descrito la emoción que le embargó cuando tuvo por primera vez en las manos los manuscritos inéditos de la obra para piano solo de Casals (1876-1973), que le facilitó Núria Ballester, directora del museo dedicado a este compositor. Y tras interpretar estas páginas desconocidas ha declarado que se trata de una música cercana al romanticismo centroeuropeo, armónicamente rica, intimista y emotiva, lo que nos aleja de la tradicional imagen de un Casals sanguíneo para mostrarnos un autor pausado e introspectivo. Finalmente estas piezas han sido publicadas por la Editorial Boileau en dos álbumes. ¿Qué hubiera sucedido si Casals se hubiera dedicado con más perseverancia a la composición? ¿Por qué solo escribió para piano en su primera juventud y a los 59 años? Nunca lo sabremos.

Las dos primeras obras están compuestas en 1893, a los 17 años, el brillante y algo ingenuo Allegro en fa sostenido menor y una sinuosa Balada más ambiciosa. Fue entonces cuando se traslada con su madre y sus hermanos a vivir a Madrid, en donde inicia su segunda etapa de formación en el Conservatorio de Música y Declamación con Jesús de Monasterio, profesor de música de cámara. Obtiene una beca de 250 pesetas de la reina María Cristina. Un año después compone las Quatre romances sense paraules, desenfadadas miniaturas que quizás deban su inspiración a las homónimas de Mendelssohn. El año1895 fue importante para Casals, pues con la ayuda de la Corona decidió estudiar en el Conservatorio de Bruselas, en donde mostró a Geavert, su director, sus composiciones. Geavert se excusó de darle lecciones pues dijo sentirse viejo y demasiado ocupado, por lo que Casals tomó la determinación de recibir clases de violonchelo. Pero, por algún motivo, no se sintió cómodo en ellas y, tras una corta estancia en París, habiéndole retirado la regente María Cristina la pensión, regresó a Barcelona. Son de este año la decidida y grácil Petita masurca, la breve Instantània, a la manera de un canto popular en 6/8, y el primero de una colección de Tres preludis orgànics de elaborado contrapunto, que finalizaría en 1898. A este respecto cabe recordar que su padre, Carles Casals Riba, era organista de la parroquia de San Salvador de El Vendrell (Tarragona) y que tenía a su cargo un órgano de 1775, obra del organero suizo Lluís Scherer. Tal vez pensando que su hijo heredaría la plaza, le enseñó canto llano, armonía, piano y órgano. La última pieza de esta primera etapa, la expresiva pero concisa Página íntima, es de 1898, dos años después de ser nombrado profesor del Escuela Municipal de Barcelona, profesor de violonchelo del Conservatorio del Liceo e intérprete en la Gran Orquesta de su teatro.

En cuanto a la segunda etapa creativa para piano, en la que utiliza un lenguaje más interiorizado y contenido, la primera pieza, delicada y minimalista, es de 1935 y se titula Cançó de bressol “Somni de l´infant”. Seguidamente vendrá el exilio pero en sus piezas no hay señales de que tales circunstancias enturbiasen su ánimo. En 1942 aparece otra Cançó de bressol con las mismas características que la primera y el Cor de pastors, que parece deber su inspiración a alguna canción del folclore catalán. Un año después compone Poema de bressol, más desarrollada y cambiante que las anteriores canciones de cuna, pero con la misma atmósfera de ensoñación y placidez. Prélude es de 1946 y en algunos aspectos tiene la forma de una marcha religiosa que deriva hacia pasajes entre oscuros y radiantes. La última, Alla menuetto, data de 1955. Es una composición alegre y chispeante.

Jordi Camell es en la actualidad profesor de piano y director del Departamento de Música Clásica y Contemporánea de la Escuela Superior de Música de Cataluña. La crítica coincide en que despliega un sonido nítido y transparente, brillante y poderoso a la vez, una extensa y variada gama en la paleta de colores y una gran claridad de exposición en las ideas musicales, cualidades en las que no podría estar más de acuerdo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.