DVD - Reseñas

Haciendo patria

Paco Yáñez
lunes, 17 de junio de 2013
Xavier Montsalvatge: La meva Girona; Cinco canciones negras (versión de Elías Arizcuren); Madrigal en forma de sardana; Elegia a Juli Garreta; Poema concertante; Concerto breve; Calidoscopi simfònic; Partita 1958; Desintegración morfológica de la Chacona de J. S. Bach; Babel 46; Serenata a Lydia de Cadaqués; Reflexus-obertura; Concertino 1+13; Vocalizzo; Concierto del Albayzín; Questions and Answers; Metamorfosis de concierto; Sinfonía de Réquiem; Quatre variacions sobre un tema anònim; Tres postals il-luminades; Microcollage mozartià; Pianto della Madonna; Sortilegis; Folia daliniana; Tres reflexos sobre una pastoral d’hivern. Vicente Ombuena (Aristide). Ana Ibarra (Berta). Enrique Baquerizo (João). Francisco Vas (Clyde). Mireia Pintó (Virginia). Itxaro Mentxaka (Urraca). Raquel Pierotti (Marquesa de Thiviers). David Menéndez (David). David Rubiera (Aarón). Romata Koite (Laurinha). Montserrat Caballé, Rosa María Conesa y Claron McFadden, sopranos. Magdalena Barrera, arpa. Larry Passin, clarinete. Ursula Dütschler, clave. Magdalena Martínez, flauta. Jordi Codina, guitarra. Manuel Burgueras, Alicia de Larrocha y Adolf Pla, pianos. Ala Voronkova, violín. Lieder Càmera. Cobla Sant Jordi-Ciutat de Barcelona. Cobla Selvatana. Gòtic Brass. Octeto Ibérico de Violonchelos. Camerata Mediterrània. Joven Orquesta Sinfónica de Münster. Orquestra Nacional de Cambra d’Andorra. Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya. Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu. Orquestra Simfònica del Vallès. Elías Arizcuren, Salvador Brotóns, Gerard Claret, Edmon Colomer, Franz-Paul Decker, Lawrence Foster, Joachim Harder, Jesús López Cobos, Ernest Martínez Izquierdo, Uwe Mund, Josep Pons, Antoni Ros-Marbà, Josep Vila y Guerassim Voronkov, directores. Cuatro CDs y un DVD+CD de 288 y 80 minutos de duración grabados en Banyoles, Barcelona, Cabrils, Matadepera, El Vendrell y Torroella de Montgrí (España), entre los años 1988 y 2005 (CDs), y el 16 de febrero de 2004 (DVD). Columna Música 1CM0287 (CDs) y 1CM0288 (DVD).
0,0003884

Desde que tuve acceso a la radio a través de internet, una de las emisoras que he venido sintonizado con cierta frecuencia es Catalunya Música, ya fuera para disfrutar de sus propuestas musicales en un Estado tan parco en emisoras de este tipo, ya para comprobar hasta qué punto la cultura radiofónica catalana estaba a una distancia más que considerable con respecto a la comunidad en la que vivo, Galicia (y es ésta, como podrían ser otras de España), en la que su radio musical pública es todo menos un foro de creación trascendente, un altavoz tanto para lo mejor de la cultura internacional como para sus compositores regionales, y sí un escaparate de subproductos comerciales de la más baja estofa (oferta ya (sobre)explotada por las radiofórmulas privadas).

Con sana envidia, comprobaba desde un principio la generosidad con la que Catalunya Música habilitaba espacios para los creadores catalanes; fueran entrevistas, reportajes o, sobre todo, la interpretación de sus obras, en no pocas ocasiones en sus respectivos estrenos. Es decir, nada que ver con aquellas otras emisoras que, sufragadas por el erario público, se dedican a programar taladrantemente éxitos pop, pachangas de cutrelux, horteradas de diverso melodiaje y todo cuanto gorjeo desentonado se eleva en los mass media al amparo de unas campañas publicitarias más propias de la industria que del arte. De ahí la importancia de emisoras como Catalunya Música (hoy en día amenazada por ese (des)gobierno de desbroce y destrucción de los servicios públicos que es la actual Generalitat), que son capaces de hacer nación al tiempo que enlazar éstas con la mejor creación tanto europea como mundial.

En más de una ocasión me encontré en el dial de Catalunya Música con la obra del compositor gerundense Xavier Montsalvatge (Girona, 1912 - Barcelona, 2002), del cual el sello barcelonés Columna Música edita cuatro discos compactos que recogen grabaciones en directo procedentes del archivo sonoro de la emisora, con tomas que van de 1988 a 2005, como parte de su ya cuarto de siglo de existencia en las ondas. La recopilación se antoja como una de las invitaciones más sugerentes para conocer la obra de Montsalvatge, en una selección tan interesante en cuanto a partituras reunidas, como notable en cuanto a nómina de intérpretes, muchos de ellos vinculados al maestro gerundense a lo largo de su madurez. Escuchar, así pues, estos cuatro compactos nos permite un viaje a través de la vida compositiva de Montsalvatge, desde La meva Girona (compuesta en torno a 1935), con su folclorismo y ecos populares en su polifonía de vientos, hasta la postrera Tres reflexos sobre una pastoral d’hivern (2002), partitura inacabada que completó, por deseo del autor, Albert Guinovart, respetando el amable melodismo y la sensibilidad por una música agradable al público que manifestó en tantas obras Montsalvatge; en este caso, con un trabajo que aúna su vocación pictórica con su amor por la forma clásica, especialmente audible en su estilo tardío, ya plenamente depurado.

Si el propio Montsalvatge reconocía en su carrera etapas claramente diferenciadas, de la primera de ellas, aproximadamente de 1933 a 1944, tan sólo se asoma al primero de estos compactos la antes citada La meva Girona en la que apenas se percibe la influencia de su paso por París, donde asimiló las obras del Grupo de los Seis. De su segunda etapa, que Carmina Malagarriga define como «antillanista» -por la influencia de las habaneras y canciones de ultramar-, y que comienza con sus célebres Cinco canciones negras (1945), una de sus piezas más interpretadas -en este compacto en una versión a cargo de Elías Arizcuren y su octeto de violonchelos, que le confiere gran modernidad a la textura instrumental-, también escucharemos en esta selección piezas que unen la reflexión sobre su tierra con una mirada abierta a la escena internacional, con el Madrigal en forma de sardana (1946), la Elegia a Juli Garreta (1946), u obras mayores de este periodo como Poema concertante (1951), Concerto breve (1953), o Calidoscopi simfònic (1955), todas ellas de carácter más abstracto, centrado en la forma.

La amplia y especialmente sólida tercera etapa la abre la Partita 1958 (1957) y la cierra su también celebrada Sinfonía de Réquiem (1985), presentes en estos compactos de Columna Música. Entre ambas, algunas de sus partituras más (re)conocidas, en las que Montsalvatge se abre a nuevas técnicas instrumentales y procedimientos que, si bien nunca en línea con la avantgarde europea contemporánea, de la que en cierto modo huye, sí modernizan su estilo. Con todo, siguen conviviendo en su caleidoscópico catálogo influencias de lo más diverso (en procedencia espacial y temporal: siempre atento a la música del pasado), de lo cual estos discos son un magnífico ejemplo, con su Desintegración morfológica de la Chacona de J. S. Bach (1961), la Reflexus-obertura (1973), el Concertino 1+13 (1975), el Concierto del Albayzín (1977), las Metamorfosis de concierto (1980), o su ópera Babel 46 (1967). Posteriormente, de 1985 en adelante nos adentramos en una época de síntesis y vuelta a un clasicismo amable, con ejemplos notorios en estos discos como Tres postals il-luminades (1991), Sortilegis (1992), Folia daliniana (1995), o los ya citados Tres reflexos, con sus ecos impresionistas.

Este periplo de casi setenta años en busca de la belleza, de la música como figuración y triunfo de la melodía, es defendido por intérpretes que nos brindan versiones marcadas por el directo: llenas de frescura y viveza. No resultan tan perfectas buena parte de ellas como las grabaciones en estudio que del maestro gerundense podemos encontrar en el mercado (incluidas las últimas aportaciones, como la registrada por Juanjo Mena para el sello Chandos (CHAN 10735) en 2011 con la BBC Philharmonic), pero en muchas de ellas destaca una filiación con los principios estéticos del autor digna de conocer. Es el caso de Alicia de Larrocha destilando poética y sensibilidad en el Concerto breve. En otros casos, como el antes citado Arizcuren, su versión y dirección de las Cinco canciones negras nos harán observar esta música desde otros prismas (a lo que contribuye no poco la curiosa dicción de Claron McFadden). Domina buena parte de las lecturas orquestales la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya, desde luego a mejor nivel que otras formaciones presentes en los compactos, más cortas de musicalidad (aunque defiendan piezas más accesibles técnicamente), si bien las interpretaciones de la OBC son muy variadas: desde aciertos como Concierto del Albayzín bajo la dirección de Josep Pons, o Calidoscopi simfònic con dirección de Martínez Izquierdo, a versiones no tan satisfactorias, como una Desintegración morfológica de la Chacona de J. S. Bach algo apagada en su conjunto. Pero, en general, el nivel es notable y los compactos encierran agradables sorpresas, como el canto de Monserrat Caballé en Vocalizzo (1976) o la ejecución a cargo de la Orquestra del Liceu de la Sinfonía de Réquiem, con Rosa María Conesa como soprano.

Las grabaciones son, en general, correctas, con un sonido de buena presencia. El libreto recoge pormenorizadamente los estrenos y datos de cada una de las obras, una abundante selección de fotografías de Montsalvatge con diversos compositores e intérpretes, y un escueto pero bien sintetizado ensayo a cargo de Carmina Malagarriga, que nos invita a repensar las obras del compositor.

El segundo lanzamiento de Xavier Montsalvatge en el sello Columna Música que recogemos en esta reseña sí presenta una edición más cuidada y generosa en cuanto a ensayos y entrevistas con el compositor (igualmente, fotografías), con un total de 35 páginas que versan sobre una de sus partituras mayores, así como una de las más enraizadas en la música europea del siglo XX: Babel 46, ópera de la que en abril de 2002, con motivo de su puesta en escena en el Teatro Real, nuestro compañero Enrique Sacau firmó para Mundoclasico una exhaustiva reseña. En ella se hacía eco de la dirección escénica de Jorge Lavelli, que también dirige ésta que recoge la filmación que Columna edita en DVD, proveniente del Gran Teatre del Liceu, el 16 de febrero de 2004, en coproducción con el Teatro Real. Comparte también la misma batuta en el foso, la del director catalán Antoni Ros-Marbà, sin duda uno de los puntales de esta versión, con la acertada disección que realiza de la partitura con una orquesta del Liceu en gran estado de forma. Enfatiza Ros-Marbà los ecos que nutren esta ópera, de marcado poliestilismo, con dos influencias fundamentales: Giacomo Puccini y Alban Berg. El arranque de las trompas, las primeras frases de los metales sobre ese continuo de cuerdas, oscuro y denso, nos remiten al genial Wozzeck de Alban Berg, un referente al que Marbà vuelve una y otra vez, con una dirección muy firme, de aromas germánicos, en los pasajes orquestales, así como lírica y mediterránea en el acompañamiento de las voces, a las que arropa con mimo, enfatizando los diversos ambientes que cada una convoca: desde el estilo netamente pucciniano del dúo protagonista, a los ecos espirituales del personaje de João (sobre el que planea el Porgy and Bess de Gershwin, tanto en lo vocal como en su acompañamiento de trompeta o en el clarinete de su hija), pasando por la música del postimpresionismo francés en el personaje de la marquesa, o la rancia austeridad marcial, de ecos falangistas y eclesiásticos, en las solteronas españolas.

Y es que Babel 46 es, precisamente, eso: una babel verbal como invitación a un multilingüismo que es también pluralidad musical, si bien mayor en lo que a instrumentación se refiere que en las voces y el canto, mucho más escaso de ambición, más aferrado a modelos tradicionales; y, por tanto, algo carente de vuelo donde en lo orquestal sí se ahonda más espiritualmente en este drama que pretende ser de mayor oscuridad de lo que resulta, pues en ciertos momentos el libreto peca de folletín de época más que de un campo de refugiados en la posguerra. Por supuesto, el escenario de Babel 46 no es un campo de concentración, no recoge el ambiente desolador del que nos dieron fe tanto poemas como el Todesfuge de Paul Celan como filmes como Nuit et brouillard (1955), de Alain Resnais, pero sí debería haber ahondado algo más en una depauperación aquí por momentos poco creíble por la puesta en escena y el vestuario.

Las voces me han parecido por debajo de las prestaciones orquestales, lastradas en buena medida por el poco imaginativo canto que deben defender. Destaca positivamente en el elenco Francisco Vas, como Clyde, un personaje al que confiere gran ironía y sentido del humor, una presencia magnética, muy creíble. En el lado opuesto, Enrique Baquerizo expone un João con una pronunciación del portugués deficiente, además de en exceso afectado; y unas solteronas españolas demasiado cliché, hasta lo paródico. El dúo protagonista está notable, pero con esa sobrecarga belcantista que hace poco creíbles sus personajes en una situación como la que la ópera narra, que ahondan en la sensación de que estamos ante una música muy superior instrumental que vocalmente; si bien hay que reconocer que el diálogo entre cantantes y dirección es fluido y sólido, con prácticamente un universo musical para cada cuerda vocal, lo cual enriquece lo que, de lo contrario, resultaría plano y monocorde.

Como antes indicábamos, la edición del DVD es mucho más ambiciosa que la de los CDs, con un libreto bien trabajado y la posibilidad de disfrutar de subtítulos en pantalla en catalán, castellano e inglés (lo cual ayuda a seguir una ópera cuyo libreto contiene pasajes en inglés, francés, portugués, italiano, alemán y hebreo). El formato de imagen es 16:9 y la región del DVD es 0. La toma de sonido es algo mejorable, un tanto comprimida y en formato MPEG. Aun no siendo lo mejor de esta edición, tampoco es que arruine su disfrute. Existe la posibilidad de escuchar la pista de audio independientemente, pues al DVD lo acompaña un CD con el mismo registro que podemos ver en imágenes: este retrato de la desesperanza, del horror que sucede al horror cuando comprobamos que la peor bestia puede ser el animal interior que cada uno de nosotros lleva dentro...

Estos discos han sido enviados para su recensión por Diverdi

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.