Reportajes

V Semana Gótica de Madrid: Encuentro de Literatura

Pompeyo Pérez Díaz

jueves, 12 de diciembre de 2013

Unos meses atrás reseñábamos la celebración del II Congreso de Arte, Literatura y Cultura Gótica Urbana. Se mencionaba en aquellas líneas la evolución de esta forma de cultura urbana desde sus orígenes, como una propuesta musical de caracter postpunk vinculada a una visión underground o “alternativa” del arte, hasta su estado actual, en el que se ramifica en distintas corrientes que albergan no menos de tres estilos musicales diferentes, manifestaciones creativas de índole variada y una creciente presencia en el mundo académico -sobre todo en el ámbito de la literatura-, probablemente fruto de la llegada a puestos de docencia y de investigación de personas que desde su adolescencia fueron, de un modo u otro, seguidoras de lo gótico. Lo que en principio fue la denominación de una tribu urbana asociada a una música y una estética concretas, se ha convertido en un concepto más genérico capaz de alojar propuestas bastante diferentes entre sí, pero relacionadas por el uso de lo oscuro, lo sombrío o lo siniestro como herramienta artística y/o código estético.

Lo dicho encaja a la perfección con la circunstancia de que la Semana Gótica de Madrid (promovida por la asociación cultural Besarilia con la participación del Museo del Romanticismo y la Universidad Autónoma) haya alcanzado su quinta edición albergando una amplia gama de actividades que, de hecho, ocuparon un intervalo de tiempo muy superior a siete días. Si los congresos de tema gótico, que organizan conjuntamente las asociaciones Besarilia y Mentenebre, se articulan en un formato similar al de cualquier simposio académico -ponencias, comunicaciones y debates-, las ediciones de la Semana Gótica madrileña presentan una notable gama de actividades de carácter diverso en las que no falta cierto espíritu lúdico y de celebración.

En esta ocasión se dieron cita una muestra de cortometrajes -Ventana Oscura, acompañada de una conferencia y una mesa redonda-, teatro para adultos y para niños, conciertos, el I Salón de Pintura Neosimbolista, una pasarela de moda, la presentación del segundo número de la revista Herejía y Belleza y un Encuentro de Literatura.

Este encuentro literario -llevado a cabo en el Museo del Romanticismo con buena respuesta por parte del público- acogió conferencias, mesas redondas, presentaciones de libros y la entrega del Premio Nocte convocado por la Asociación española de escritores de novelas de terror (que recayó en Vosotros justificáis mi existencia, colección de relatos de Nuria C. Botay). Las conferencias abordaron temas como la magia ritual y la nigromancia, la segunda generación de cultivadores de los Mitos de Cthulhu, el Neo Cyber Simbolismo, la visión de los monstruos clásicos del terror en la actualidad y la presentación de las actividades del Centro de Estudios Góticos de la Universidad Metropolitana de Manchester.

A la vista de estos contenidos resulta destacable observar cómo el original y -sobre todo en el pasado- no unánimemente aceptado estilo literario de Howard Philip Lovecraft con su peculiar mundo fantasmagórico poblado de criaturas de pesadilla y de horrores apenas sugeridos, ha ido adquiriendo poco a poco el carácter de clásico indiscutible de la literatura fantástica del siglo XX. El personal universo que habita sus textos se ha convertido en un marco dentro del cual diferentes generaciones de autores pueden situar sus propias historias, constituyéndose el tratamiento de los Mitos de Cthulhu en un subgénero en sí mismo, autorreferencial y con una mitología particular que todavía permite nuevas aportaciones.

Especialmente interesante me pareció la conferencia impartida por los representantes del recientemente creado Centro de Estudios Góticos de Manchester (The Manchester Centre for Gothic Studies), vinculado a la Universidad Metropolitana de la ciudad y que en breve contará con su propia revista: Dark Arts. Journal of Gothic Studies. Si al principio de estas líneas hacíamos mención a la creciente presencia de lo gótico en el mundo universitario y especialmente en el campo de la literatura, la creación de centros de estudio como el mencionado supone una clara confirmación de esta tendencia. Durante su intervención, los ponentes Cinnie Black y Javier Aldana dedicaron particular atención a la vocación de compromiso del Centro con la comunidad (public engagement), describiendo actividades de divulgación como visitas guiadas a casas “encantadas” para explicar su historia, representaciones teatrales, lecturas comentadas e incluso participación en fiestas tradicionales que tienen algún componente asimilable a lo gótico. Esta actitud tan anglosajona de no mantener lo académico al margen de la sociedad propicia, en general, efectos positivos y una mayor comprensión hacia manifestaciones culturales en principio minoritarias.

Las mesas redondas se centraron en temas como la weird fiction, el estado actual y el futuro de la literatura de terror, la figura de las vampiras y el encuentro de la música gótica con estilos provenientes del Metal.

En el caso de la weird fiction nos encontramos de nuevo con el universo de Lovecraft, pero también con el de escritores como Lord Dunsany, William Hope Hodgson, Clark Ashton Smith o el siempre inquietante y recomendable Arthur Machen. Por otro lado, el género ha experimentado una revitalización a partir de los primeros años noventa del pasado siglo con la llamada New Weird, trasladando a escenarios contemporáneos y a menudo urbanos la evocación del horror como algo agazapado en la rutina y en la cotidianeidad.

La idea de la vampira como símbolo de seducción y las diferencias entre la representación masculina y femenina de estas criaturas constituye sin duda un tema muy rico debido a las variables culturales que atañe, a las referencias más o menos directas al erotismo que implica y a los estereotipos de género que abarca. En tiempos en los que alguna saga juvenil ha trivializado en la literatura y el cine la idea del vampirismo hasta límites risibles, cualquier acercamiento realizado con rigor y conocimiento resulta de agradecer.

La llegada de corrientes de la música Metal al ámbito de lo gótico y sus consecuencias fue tratada bajo la forma de diálogo acerca de si ello constituye un enriquecimiento o una pérdida de lo que fue la identidad musical original de esta corriente estética. El punto de vista de que esta circunstancia supone una ampliación del abanico de recursos sonoros utilizables y del público potencial al cual acceder, se opuso al de que el satanismo naif y los clichés rockistas del Metal tienen una vocación claramente mainstream incompatible con los conceptos básicos del postpunk. La realidad parece mostrar que cada estilo musical tiene sus seguidores y que no son intercambiables, aunque no se trata de una impresión unánimemente asumida.

El programa completo de las actividades de la V Semana Gotica de Madrid y la relación de participantes puede consultarse en el siguiente enlace: http://www.semanagoticademadrid.com/programa.html

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.