España - Galicia

Tetas, calvas y actitud

Altheniar

miércoles, 26 de febrero de 2014
Santiago de Compostela, miércoles, 12 de febrero de 2014. Sala Capitol. Nashville Pussy [Blaine Cartwright “la calva”, guitarra y voz, Ruyter Suys “las tetas”, guitarra, Jeremy Thompson, bateria, Bonnie Buitrag, bajo]. Concierto de presentación del álbum 'Up the dosage'.Asistencia: 75 % del aforo.

Salida de Atlanta (Georgia, EEUU), Nashville Pussy, con un sonido acaballo entre el hard rock y el rock, con un deje de cowpunk, posee un sonido muy interesante con un profundo sabor americano; si alguna vez tienes dudas de como suena un cowboy haciendo hard rock, esta es la respuesta.

La apertura de puertas fue puntual como un reloj suizo y para caldear el ambiente un DJ pinchó unos vinilos; la selección fue más que correcta pero su actitud era perfectamente gris. La idea de sustituir la música enlatada por una pinchada de vinilos no me parece mala, pero el DJ podría estar tranquilamente sentado en calzoncillos y hubiera resultado igual de llamativo. ¿Queréis saber el nombre? Bueno, yo también, al fin y al cabo controla del género.

Con un sonido potente, comparable a un muscle car bien engrasado comenzaron el directo mezclando temas de su repertorio más clásico con alguno de su nuevo álbum, lo cual convenció evidentemente al publico que disfrutaba evidentemente del repertorio, presentados por Bonnie, con un español algo mejorable, pero se aprecian las molestias. Todo regado con un trago de bourbon, uno, no penséis mal. Al rozar los cuarenta y cinco minutos de show tocaba el turno de las presentaciones, donde cada integrante del grupo tiene un momento para lucir sus habilidades, fue entonces cuando el bueno de Blaine pareció encontrarse mal, lo cual acabó con un desmayo cuando le tocó presentarse.

Bien, aquí es cuando aparece la “actitud”, mucha gente habría interrumpido el directo o incluso terminado, pero no, nuestro hombre se puso en pie y prosiguió en el punto exacto donde lo había dejado. Desde aquí hasta el final del concierto no sólo mantuvo el tipo, si no que se le vio más fresco. Todo un ejemplo de resilencia, puede que con algo de irresponsabilidad sobre las cervezas para perder el miedo escénico. Lo único que podría achacarsele a este directo es que Ruyter no acabó en sujetador como tiene por costumbre en los vivos, pero creo que hay muchos motivos mejores para ver a esta grupo en directo, como su música.

En fin lo resumiré con las palabras de quien me acompañó: “Ha merecido la pena hasta el ultimo euro.” “Ha sido tan bueno que se me hizo corto”. Por algo, pese a lo curioso del día elegido, un miércoles,las vueltas que dan por la península, y el buen tamaño de la sala elegida, no hubo problema en llenar en torno a un 75% de su aforo.

Nashville Pussy, directo en la Sala Capitol de Santiago de Compostela

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.