España - Andalucía

De viaje con Patrizia Bovi por la Edad Media

José-Luis López López

martes, 29 de abril de 2014
Sevilla, jueves, 27 de marzo de 2014. Espacio Santa Clara. «De Sevilla a Asís». Patrizia Bovi y Artefactum. Entrada: Philippus Cancellarius Parisiensis, 'Ave gloriosa Virginum'. España: Alfonso X el Sabio, Cantigas de Santa María núms. 288 'A Madre de Jhesu Christo' y 57 'Muy grandes noit'e dia'; Llibre Vermell (Anónimo), 'Los sets gotxs'. Francia: Guillaume de Machaut, 'Joie, plaisance et douce nourriture'; Berenguer de Palou, 'Tant m'abelis'. Alemania: Carmina Burana (Anónimo), 'Vite perdite' CB 31; 'Axe Phebus aurea' CB 71; 'Vinum Bonum' CB Extra codex. Italia: Laudario de Cortona (Anónimo), 'Lauda novella', 'Stella nuova'; Laudario de Florencia (Anónimo), 'Non posso far bucato'. Patrizia Bovi, canto y arpa medieval; Alberto Barea, canto y comornos; José Manuel Vaquero, canto, organetto y zanfoña; Carmen Hidalgo, canto y violas; Ignacio Gil, flautas, chirimía y gaitas; Alvaro Garrido, percusión. XXXI Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMÀS 2014). Ocupación: Lleno.

En el 20º aniversario de su fundación, Artefactum ha cumplido uno de sus sueños, hace tiempo acariciado: compartir escenario con Patrizia Bovi, una de las grandes figuras de la música medieval en Europa, alma mater, canto y arpa, del prestigioso Ensemble Micrologus (diez años más antiguo, 1984), proponiendo un viaje entre Sevilla y Asís (homenaje a Patrizia, nacida en la ciudad de Francesco y Chiara, en la Umbría; no sin cierta "licencia" geográfica, porque el programa del concierto, en su conclusión italiana, no acaba en Asís, sino en Florencia y Cortona, ambas en la Toscana, aunque la última esté próxima a la región vecina y a 56 kilómetros de la cuna franciscana y de Bovi). Tras señalarlo, tenemos que decir que Artefactum es así, y nadie lo va a cambiar (ni nadie desearía hacerlo): desenfadados, "irrespetuosos", simpáticos, "licenciosos", "goliardescos", ... y unos excelentes músicos que siempre hacen disfrutar al público. Absténganse "puristas"...

Las "cuatro estaciones" geográficas, tras la entrada con la que arribaron los artistas a la escena, Ave gloriosa Virginum, de Philippus Cancellarius Parisiensis (c.1160-1236), fueron:

España (salida de Sevilla por el origen de Artefactum): Cantigas de Santa María números 288 y 57 de Alfonso el Sabio, y Los set gotxs anónimos del Llibre Vermell de Montserrat.

Francia: Guillaume de Machaut, Joie, plaisance et douce nourriture; Berenguer de Palou, Tant m'abelis.

Alemania: Del anónimo Carmina Burana (siglos XII-XII): Vite perdite (CB 31), Axe Phebus aureo (CB 71), Vinum bonum (CB Extra Codex).

Italia: dos anónimos del Laudario de Cortona, s. XIII: Lauda novella y Stella Nova; y otro de Florencia, siglo XIV, Non posso far bucato, en italiano.

Una selección para el homo viator, que mezcló, como en el mismo camino de la vida, canciones a Nuestra Señora Santa María, en gallego (las Cantigas alfonsíes), en catalán vulgar (ese "ball redon" que es la Bullada dels gotxs de Nostra Dona), en italiano (Lauda novella sia cantata). O a la Estrella del Nacimiento de Jesús (Stella nova'n fra la gente). O canciones profanas melancólicas (Non posso far bucato, 'No puedo hacer la colada'), esa chanson royal intimista del norte de Francia (Joie, plaisance et douce nourriture, de Machaut), o la trova vitalista del arzobispo barcelonés Berenguer de Palou (Tant m'abelis, 'Tanto me gustan gozo, amor y canto'); junto con los cantos goliardescos, en latín tardío, de los Carmina de Bura ...

Todo ello con el habitual estilo de Artefactum, que hace frente a todas las peripecias divinas y humanas, con desparpajo, humor e "irreverencia", que no esconde un jubiloso sentido trágico (si entendemos lo "trágico" como lo hiciera Nietzsche, heroico y luminoso, en lugar de triste y sombrío), manifestado en colorido y timbres suntuosos, resplandecientes. Esta vez con el maravilloso plus de la bella, cálida, dulce, clara voz de Patrizia Bovi, en repertorios que le conocemos de discos, sí (cantigas, laudas...), pero también en el delicioso Jeu de Robin et Marian de Adam de la Halle, que cantó como bis acompañándose con el arpa medieval. Un auténtico gozo escucharla, sin olvidar el concurso de Carmen Hidalgo, canto y viola.

En suma, un concierto en el que la vida brilló por encima de sus luces y sus sombras, brillante exaltación del presente eterno, a través de variadas combinaciones instrumentales, con un estupendo juego teatral. Es el modo como este grupo (incluido el regalo del solo de percusión de Álvaro Garrido), cada vez que actúa, reconcilia a sus oyentes con la existencia en este mundo. Y para final, antes del Robin et Marian de Patricia de Asís, el que se ha convertido en una especie de himno del grupo: el bravo, despreocupado y pegadizo Bache, bene venies (Baco, bienvenido seas), CB 200 ("Carmina potoria": comida, bebida y juego) con su glorioso y fascinante, entusiástico, estribillo "Istud vinum, bonum vinum, vinum generosum..." ¡Viva la vida!

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.