Discos

El manierismo italiano que llega desde Japón

Maruxa Baliñas
viernes, 4 de octubre de 2002
Ciaccona. La gioia della musica nell'Italia del'600. Tarquinio MERULA, Aria di Ciaccona su 'La cetra amorosa'; G FRESCOBALDI, Partite sopra Ciaccona; Bartolomeo de SELMA y SALAVERDE, Canzon decima a 2 soprani; Claudio MONTEVERDI, Quel sguardo sdegnosetto; Bartolomeo de SELMA y SALAVERDE, Canzon quarta; Salomone ROSSI, Aria di Bergamasca 'Quel augellin che canta'; Angelo Michele BARTOLOTTI, Ciaccoma; Sigismondo D'INDIA, Piangono al pianger mio; Bartolomeo de SELMA y SALAVERDE, Fantasia sobre el 'Canto del Caballero'; Benedetto FERRARI, Amanti io vi só dire; Bernardo STORACE, Ciaccona; Andrea FALCONIERI, Folias; Giovanni G. KAPSBERGER, Capona; Andrea FALCONIERI, L´Eroica & Ciaccona 'O vezzosetta dalla chioma d'oro'. Grupo Anthonello. Yoshimichi Hamada, director. Keizo Inokuchi, toma de sonido y montaje digital. Hideki Kuzikaki, director artístico. Roberto Meo y Sigrid Lee, producción para SYMPHONIA, 2001. Un compacto de 65 minutos grabado en Tohgen-Bunkakaikan, Japón, en agosto de 2000. SYMPHONIA SY 01187
0,0001121 Las fronteras, sea para bien o para mal, están desapareciendo, y este disco de uno de los principales grupos japoneses de música antigua europea, Anthonello, lo demuestra. Con la misma pureza estilística de cualquiera de los grupos holandeses, alemanes, italianos o ingleses, Anthonello da su visión de la música de esa etapa musical que se suele denominar como el 'manierismo', cargada de sutilezas y específicamente europea.Este término de 'manierismo', aplicado a semejanza del nombre que se da a los artistas plásticos de la época de transición entre el Renacimiento y el Barroco pleno es muy discutible cuando se aplica a obras musicales, y estos compositores fueron considerados por unos musicólogos como renacentistas y por otros como barrocos. La discusión ha decaído en los últimos años a medida que se ha ido imponiendo la conciencia de que los términos Renacimiento y Barroco tampoco son nada claros, puesto que aquellas características generales que los definen dentro de las artes plásticas no son aplicables a la música. Difícilmente se puede hablar de vuelta a la antigüedad clásica en el caso de la música y si se hace sólo es aplicable a la música de los círculos más ilustrados precisamente de la etapa en que se centra este disco y a un nivel meramente teórico puesto que no se conocía apenas nada de la música grecorromana. De igual forma tampoco es fácil encontrar un punto de ruptura entre la música medieval y la renacentista, y si una evolución clara entre ambos estilos.Esto que se expone teóricamente es muy evidente cuando se escucha la música del disco. En él hay obras con y sin bajo continuo, con armonía modal o casi tonal, con ritmos marcados junto a otros puramente renacentistas. Las etiquetas no funcionan. Lo que funciona en cambio es esa definición que da nombre al disco: La alegría de la música en la Italia del 1600. Alegría que se vincula en la mayoría de los casos al uso de la 'chacona', la danza, o más bien el bajo de danza, que aparece en la mayoría de las obras de este disco aunque algunas piezas se basen en otros estándares de bajos como la 'bergamasca', la 'romanesca', las 'folías' o la 'capona', una variante de la propia chacona.Los compositores, todo ellos vinculados a la música italiana, aunque sólo sea estilísticamente, cubren esa etapa escasamente grabada de los años de transición del XVI al XVII. En general el grupo Anthonello evita aquellos más conocidos como Monteverdi o Gesualdo di Venosa para centrarse en autores menos conocidos, entre ellos el español Bartolomé de Selma y Salaverde (c. 1580-1640), de quien José López-Calo en su Historia de la música española. El siglo XVII llega a dudar de su 'españolidad' dado que su carrera -hasta donde se sabe- no se desarrolló en España sino en Alemania y seguramente Italia. Formalmente hay canciones, obras instrumentales, danzas, piezas para tiorba o arpa, madrigales, etc.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.