Francia

Manifeste 1: Visiones hispano-helvéticas

José Luis Besada
lunes, 6 de julio de 2015
Robert Gerhard © Auditori Robert Gerhard © Auditori
París, miércoles, 17 de junio de 2015. Centre Pompidou. Michael Jarrell: Congruences. Roberto Gerhard: Leo. Alberto Posadas: Snefru. Marc Garcia Vitoria: Trencadís. Sébastian Jacot, flauta. Béatrice Zawodnik, oboe. Trio K/D/M. Ensemble Contrechamps. Ircam, realización informática. Michael Wendeberg, director. Festival Manifeste 2015.
0,0001623

Dos jornadas cercanas en el tiempo han aglutinado la mayor muestra de música española que el festival Manifeste del Ircam ha propuesto en su edición del presente año. Quizás la primera de ellas merezca en todo caso ser tildada de hispano-helvética, más allá de los orígenes de la principal agrupación invitada, por la selección de los compositores. En efecto, aparte del origen ginebrino de Jarrell, las raíces familiares de Gerhard por parte de padre se entroncan con Suiza. Además, el joven Garcia Vitoria se ha formado musicalmente en Ginebra -con el propio Jarrell–, donde igualmente ha ejercido como docente.

El concierto arrancó con la conocida Congruences del autor suizo. Sus dos solistas, Sébastian Jacot y Béatrice Zawodnik mantuvieron en todo momento el nervio característico de la escritura rítmica de Michael Jarell, y la impecable difusión de la electrónica colmó con creces la búsqueda de resonancias planteadas por el compositor. El público reconoció el esfuerzo invertido en el montaje de esta intrincada obra con un aplauso prolongado.

A continuación, el Ensemble Contrechamps ofreció una lectura de Leo de Roberto Gerhard, una de sus obras más conseguidas durante su última etapa creativa. Escuchar la música de este histórico compositor catalán en París es de hecho una auténtica proeza: en los últimos años apenas le hemos visto programado igualmente en la temporada del Ensemble Aleph. La obra recibió una lectura bastante acertada, si bien algunas entradas del trío de metales integrante deberían haber recibido un poco más de atención durante los ensayos.

Tras el descanso, el concierto se reanudó con una obra para acordeón y electrónica de Alberto Posadas, interpretada por uno de los integrantes del K/D/M. Ya comienza a resultar un estándar el introducir una pieza para instrumento solo en los conciertos de música contemporánea parisinos, aunque no siempre supone un acierto. En esta ocasión no lo fue en nuestra opinión por diversas razones. En primer lugar, Snefru no es una obra especialmente representativa del catálogo del vallisoletano: con las agrupaciones invitadas podían haber hecho una elección más acorde con el resto del programa. En segundo lugar, la difusión de la electrónica con los medios del Ircam suponía un contraste poco inteligente otras piezas programadas, las cuales se aprovechaban desde la génesis de su creación de los imponentes medios de dicha institución. Finalmente, y no menos importante, el acordeonista resultó un tanto hosco en la interpretación de numerosos gestos instrumentales que la partitura contiene, especialmente los bellow shakes y los trinos.

Como cierre de la velada, llegó el estreno en Francia de Trencadís, del valenciano Marc Garcia Vitoria. En ella aunaban fuerzas tanto el trío K/D/M como los Contrechamps, en una suerte de concerto grosso arropado por la electrónica. Se podía intuir un cierto diálogo entre esta obra con la primera del concierto, al ser detectable -especialmente en su primera parte- una forma de entender la polifonía rítmica en parte deudora de su maestro Jarrell, si bien el concierto terminaba por adentrarse en soluciones netamente más personales del joven español. Merece ser aplaudido su perspicaz trazado de la arquitectura formal subyacente a la partitura: en concreto, dos salidas inesperadas de sendos puntos culminantes lograron un eficaz contraste, de notable impacto emocional en el oyente, al tiempo que fueron sabiamente absorbidas a posteriori por la forma global. La cadencia del Trio K/D/M fue uno de los momentos más deliciosos de esta bella obra, que logró una ovación unánime del público al bajar el director su batuta.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.