España - Euskadi

Virtuosa poligamia

José Luis Besada
miércoles, 2 de septiembre de 2015
--- ---
San Sebastián, sábado, 29 de agosto de 2015. Kursaal, Sala de cámara. Luis de Pablo. Epístola del transeúnte. Brian Ferneyhough, Liber Scintillarum. Hans Abrahamsen, Liebeslied. Ramon Lazkano. Lied ohne Worte. Christopher Fox. Lines of desire. Elena Mendoza. Liebeslied für recherche. Alla Zagaykevych. Blicke der Verliebten. Chaya Czernowin. Lovesong. Martin Smolka. AmarcORdOSO. Hèctor Parra. Love to recherche. Johannes Maria Staud. Chant d’amour. Gerhard E. Winkler. Liebes-Lied (Lied ohne Worte I). Lucia Ronchetti. Rosso pompeiano. Scherzo for ensemble. Ensemble recherche. Quincena Musical Donostiarra
0,0001615

La llegada de los músicos del recherche supuso el 29 de agosto el broche final del Ciclo de Música Contemporánea en la Quincena Musical. Con ésta, es la cuarta vez que la agrupación radicada en Friburgo aterrizaba en dicho ciclo de música actual, convirtiéndose así en la presencia más persistente a lo largo de catorce años de andadura bajo la supervisión artística de Ramon Lazkano. Ofrecieron un concierto bajo el título “Liebeslieder” -Canciones de amor-, si bien el título escogido hacía verdaderamente referencia a la segunda parte del concierto.

Arrancó la primera parte con una pieza de Luis de Pablo, su Epístola del transeúnte, en la que fue la primera lectura de su música a cargo de este conjunto instrumental. La versión ofrecida seguramente se encuentre entre las mejores que dicha partitura haya recibido hasta la fecha: basta con compararla con otras precedentes -algunas además hallables en la red- para percatarse de ello. De hecho, la entrega absoluta de los músicos minimizó ciertas flaquezas que la construcción formal de esta obra contiene, especialmente en el primero de sus movimientos.

Tras esta primera pieza, los intérpretes del recherche acometieron una obra de su repertorio que, pese a ser relativamente reciente, han rodado en numerosos conciertos: el Liber Scintillarum de Brian Ferneyhough. Prueba de ello es que ni siquiera se trataba de un estreno en el País Vasco: fue igualmente interpretada por ellos hace dos años en Bilbao, durante el ciclo de la Fundación BBVA. Las centellas aludidas en el título son del todo elocuentes: como el propio compositor indicó en las notas para su primera interpretación en Darmstadt, su forma se articula como un encabalgamiento de brillantes “scherzos involuntarios”, dando lugar a una partitura de exigente virtuosismo. No deja de sorprender el hecho de que los intérpretes se atrevan a navegar en tan intrincada polifonía en ausencia de un director. Sin embargo, el resultado alcanzó una sólida conjunción y balance sonoro entre ellos: prueba de ello fue el prolongado aplauso con el que el público reconoció la gesta interpretativa al ensemble.

En la segunda parte ofrecieron una amplia muestra -un total de once compositores nacidos entre los cincuenta y los setenta, y de diversa procedencia geográfica- de su proyecto Liebeslieder. Este, que se halla registrado en un doble CD en la discográfica Wergo, está constituido por un gran número de breves encargos para la formación bajo una cierta temática amorosa. La selección escogida para el concierto rindió cuenta de la multitud de estilos actuales a los cuales los músicos de esta agrupación son capaces de adaptarse con solvencia, incluidos tres compositores nacidos en España.

De las piezas escuchadas destacaríamos el delicioso a la par que escueto -ya se sabe aquello de lo bueno si breve…- Chant d’amour, de Johannes Maria Staud. El amante del catálogo del compositor austriaco posiblemente reconozca en ella su evidente parentesco con el arranque de Contrebande, segunda entrega del soberbio díptico orquestal On Compatative Meteorology. Siendo ambas obras de 2010, resulta difícil inferir cuál es reinstrumentación de la otra.

Otro trabajo que sobresalió con creces entre las once miniaturas propuestas fue el grácil engranaje de ritmo y timbre desplegado en Lied ohne Worte de Ramon Lazkano. Nos despertaron igualmente la atención la simplicidad magistralmente instrumentada del Liebeslied de Hans Abrahamsen, y en el polo opuesto la crudeza de materiales y el astuto deshilachado formal que definen a la pieza de la israelí Chaya Czernowin, intitulada Lovesong. Además, el desenfado del cuarteto mixto de Lucia Ronchetti fue una inteligente estrategia como cierre del concierto por parte de recherche, que cosechó un aplauso unánime desde las butacas de la sala de cámara del Kursaal.

Falta por añadir que con el concierto ofrecido se completaba la era de casi década y media con Ramon Lazkano a la cabeza de la contemporánea en Quincena Musical. Llama por tanto la atención que la cúpula del festival no decidiese tomar públicamente la palabra al inicio del concierto o de su segunda parte, para ofrecer unas mínimas palabras de agradecimiento -o cuanto menos de reconocimiento- al donostiarra por el conjunto de servicios prestados durante dicha andadura. No en vano, sus esfuerzos han permitido que su ciudad natal haya podido disfrutar durante años continuados con algunas propuestas de envergadura que recorren con normalidad los festivales centroeuropeos de música reciente, es decir, Lazkano ha obrado un indiscutible aporte hacia una inscripción realista de San Sebastián en el mapa de la música contemporánea del continente.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.