Artes visuales y exposiciones

Humano dolor, dolor humano

Tobias Jansen

miércoles, 14 de octubre de 2015

“Mis obras siguen una tradición que asocia la figura humana con el dolor”. Rostros torturados, despojados de amor, muertos. Horror interior que emerge a la superficie con aberrante belleza. El pintor Louis Arturo Aguirre (Cuba, 1991) refleja en sus cuerpos martirizados deformadas realidades sociales que trascienden fronteras.

Pregunta: ¿Cómo comenzó tu interés por el arte en general? ¿Influyó de alguna manera que tu padre, Louis Aguirre, fuera compositor? 

Respuesta: En mi infancia tuve un entorno propicio para encauzar mi vocación, ya que en mi familia existía una trayectoria de artistas, aunque especializados en música y no en las artes plásticas. Pero solo el hecho de dedicarse a la creación les hacía ser personas sensibles. Desde pequeño, mi padre me ponía a copiar reproducciones de obras pictóricas clásicas. Con el paso del tiempo fui aprendiendo y paulatinamente el mundo de las imágenes me sedujo hasta volverse en actividad habitual.

Louis Arturo Aguirre, "El duelo"Louis Arturo Aguirre, "El duelo" © Louis Arturo Aguirre

P: ¿Cuándo y cómo comenzaste a pintar?

R: Gracias a los conocimientos adquiridos durante mi infancia y adolescencia, al cumplir 15 años ingresé en la Academia de Artes Vicentina de la Torre, radicada en mi provincia, Camagüey. Al finalizar el primer año, me fue otorgada la especialidad de escultura, ya que, según la apreciación de los profesores, me desempeñaba eficazmente en esta disciplina. Por lo tanto, mi aprendizaje en la pintura fue autodidacta,
visitando a maestros y amigos pintores. La práctica constante ha sido mi escuela hasta ahora.

P: ¿Te ganas la vida con el arte?
LAA: Ganarse la vida con el arte en Cuba, como en muchas otras partes, es una suerte de utopía. El país carece de una red de galerías que permita una promoción y comercialización adecuadas. Gracias al  oficio adquirido a lo largo de años de trabajo, los artistas realizan obras por encargo y/o se dedican a la enseñanza artística. En mi caso particular, mi obra se ha visto promocionada gracias a las exposiciones y a que varios curadores y críticos de arte se han  interesado por ella. Actualmente me construyo un camino en el mundo del arte. Tener un lugar en el mercado es parte de ese recorrido.  

P: ¿Cuál es la temática que rige tu pintura? 

R: Si pudiese hablarse de un tema, ese sería el cuerpo. Mis pinturas participan de una tradición que asocia la figura humana con el dolor, el martirio presente en los retablos flamencos que evocan crucifixiones, en la Lamentación sobre Cristo muerto, de Mantegna, en El bueydesollado pintado por Rembrandt y más tarde por Soutine.  Reciclo estos y otros referentes, quizá con la idea de convertir la piel en el lienzo, soporte vital y artístico, el cuerpo que contiene toda la verdad de cada vida que transita del nacimiento a la muerte. Albert Camus considera a los pintores privilegiados por su capacidad de convertirse en los novelistas del cuerpo… A muchos les preocupa la inmortalidad del alma, pero eso es porque rechazan, antes de haber agotado su savia, el cuerpo, la única verdad dada. Con el cuerpo solo hay una solución posible: es una realidad que debe podrirse. Por ello mismo reviste una amargura y una nobleza que no es fácil mirar de frente.

Arturo Louis Aguirre: Sin respiraciónLouis Arturo Aguirre: "Sin respiración" © Louis Arturo Aguirre, 2015

P: ¿Cómo funciona la búsqueda de modelos y motivos pictóricos? ¿Hasta qué punto te atienes a su representación realista y cuánto es de tu propia cosecha?

R: La mayor parte de los referentes de mis pinturas son fotografías de crímenes violentos que circulan en formato digital de modo underground. La representación realista parte de la hibridación de dos disciplinas artísticas que pueden, al mismo tiempo asociarse como, a veces, resultar incompatibles. En una primera etapa se seleccionan rigurosamente los motivos. Durante el proceso artístico se va definiendo lo que posteriormente quedará más ceñido a la imagen fotográfica y lo que se diluirá en la atmosfera pictórica de la obra. La gama de color fluctúa entre los rojos asociados a la violencia perpetrada y otros tonos lívidos o verdosos que cubren los cuerpos ya sin vida.

P: ¿Con qué técnicas pictóricas te sientes más a gusto? 

R: La calidad aceitosa del óleo y su lento secado lo convierten en un medio idóneo para fundir las diversas zonas de color, luces y sombras sobre la superficie del lienzo. Esta poética no implica una mera traslación de la fotografía a la pintura. A través de grandes formatos y una gestualidad controlada se logra una impresión de realismo cuyo mejor aliado es  la distancia. Lo que en la cercanía el espectador percibe como brochazos de color, se convierte en faz humana cuando se aleja. De Kooning dijo que la carne fue la razón por la que el óleo fue inventado y no me cabe la menor duda al respecto.  

Louis Arturo Aguirre: Ira para calmar un sueñoLouis Arturo Aguirre: "Ira para calmar un sueño" © Louis Arturo Aguirre, 2015

P: ¿De qué manera influye Cuba y la vida en la isla en tu arte? ¿Hay otros lugares del mundo que te inspiren? 

R: Las referencias que empleo en mi obra responden a una peculiar relación con el entorno que me rodea. La inexistencia de medios de información cubanos que cubran la violencia urbana y doméstica, me convierte en una suerte de solapado cronista, que desvela “esa” parte de nuestra realidad solo existente en escurridizos comentarios que circulan de boca en boca. No diría que me inspiran tanto lugares concretos, como ciertos temas, la muerte y la violencia en general, un fenómeno de alcance universal.

P: ¿De qué manera impregna tu trabajo artístico tu vida cotidiana? ¿Está tu pintura siempre presente en tu vida o solo de forma intermitente? ¿Eres capaz de trazar límites bien definidos entre tu trabajo y tu vida personal?

R: La persona inmersa en procesos creativos se ve  involuntariamente acompañada casi todo el tiempo por imágenes, ideas, proyectos inconclusos que habitan la mente a cualquier hora del día. Los límites entre obra y vida, lo real y lo imaginario son siempre difusos. A pesar de que para cualquier creador su obra, de algún modo, rige su vida, no necesariamente esta influye en sus relaciones interpersonales y de familia, aunque sí en el modo en que vive, pues es la actividad artística, práctica o investigativa, a la que más tiempo dedica el creador, por tanto es parte de su vida cotidiana.  Esto no quiere decir que no haya límites cruciales entre ficción y realidad, trabajo y que no lo es.

Louis Arturo Aguirre nació en Camagüey, Cuba, en 1991. Se formó en la Academia Profesional de Artes Plásticas Vicentina de la Torre y de forma autodidacta. Ha realizado diversas exposiciones individuales y ha participado en varias colectivas. Procedente de una familia de músicos, Louis Arturo Aguirre ha encontrado en la representación física de la violencia el leitmotiv de su obra.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.