Reportajes

Homenaje a Rudolf Kempe en Stratford Upon Avon

Carlos Ginebreda

viernes, 20 de mayo de 2016

El pasado 11 de mayo, con motivo del 40 aniversario del fallecimiento de Rudolf Kempe, la Sociedad Rudolf Kempe -con sede en Stratford Upon Avon- y su viuda Cordula Kempe han conmemorado el recuerdo y la memoria del director de orquesta sajón. Fue un acto hermoso y emotivo.  

¿Qué es la “Rudolf Kempe Society”? Es una asociación sin ánimo de lucro para apoyar a jóvenes músicos. Por tanto, no se trata de una institución que recuerde al estupendo director de orquesta que fue Rudolf Kempe, sino que fundamentalmente se dedica a dar becas y pagar estudios a jóvenes músicos, así como a dar conciertos de cámara. En la página web de la Sociedad, a diferencia de otros foros en los que se recuerda la biografía, discografía, testimonios y bibliografía de un músico determinado, en la “Rudolf Kempe Society” no es así. Además, en la sociedad Kempe también se encuentra el centro “Songs of Apollo”, dedicado a la literatura y la música. En palabras de Cordula Kempe, se trata de promocionar la música y la poesía.

La sede de la Sociedad se encuentra en una preciosa casa en la que vive la Sra. Kempe, mujer entusiasta, enérgica y muy activa. La Presidenta de la Sociedad es actualmente la actriz Dame Judy Dench (“M” en las últimas películas de 007), sustituyendo al anterior presidente, Dietrich Fischer- Dieskau.

En la sala de estar de la casa se habilitaron sillas para unas cincuenta personas, y allí tuvo lugar el merecido homenaje a Rudolf Kempe. Se organizó un concierto de cámara con la música que le gustaba a Kempe, se proyectaron en vídeo imágenes del director, y todo ello acompañado de un exquisito aperitivo. La gente estaba tan a gusto que el acto empezó a las seis de la tarde y acabó casi a las once y media de la noche. El cariño y la hospitalidad de la Sra. Kempe demostraron su gran generosidad, que agradecieron con afecto todos los asistentes.

La Sra.Kempe me agradeció el viaje desde España a Stratford, y estuvo muy amable y afectuosa. Le dije que las gracias se las debía yo, admirador de Rudolf Kempe. Ella aprovechó para recordarme que Rudolf Kempe dirigió su primer Anillo de Wagner en el Liceo barcelonés. Yo le dije que ya lo sabía, y me explicó que se trataba de ir interpretando en teatros de menor categoría para luego dar el salto al Covent Garden, el Met y Bayreuth, y con mucha ironía añadió “no como ahora que los directores noveles van directamente a Bayreuth.”

Antes de entrar en lo que propiamente fue el concierto, cabe decir que en la misma casa se encuentra todo el archivo de Rudolf Kempe que antes estaba en Munich, y en el jardín están enterrados los restos mortales de Kempe, con una lápida conmemorativa rodeada de flores.

Hace años Kempe estaba enterrado en Munich, en el cementerio de Bogenhausen, donde también están Elisabeth Grümmer y Hans Knappertsbusch. Pero tras varias peripecias burocráticas, Cordula Kempe hizo que se traladasen los restos y la lápida a su jardín en Stratford.

Entre los archivos se encuentran casi todas las partituras que poseía Rudolf Kempe. Le pregunté a la viuda si podía dar un vistazo, y me dijo que naturalmente. Así que abrí las partituras del Anillo del Nibelungo y Parsifal de Wagner, la de Elektra de Strauss y algunas operetas. Mínimas anotaciones a lápiz. Las partituras están bien encuadernadas, sin lujos de clase alguna, e impresas a la antigua usanza: pentagramas claros, las notas con tinta oscura y bien claras (no como las partituras actuales). Aprovecho aquí la ocasión para indicar que este tipo de partiruras están demandadísimas en los anticuarios y a muy elevado precio.  

Vayamos al comentario sobre concierto, y lo primero a destacar es que Cordula Kempe participó tocando el violín a pesar de un molesto dolor de espalda y otros achaques. La Sra. Kempe había tocado en la Filarmónica de Munich bajo la batuta de Kempe.

El resto de participantes fueron músicos de orquestas en las que había sido director Rudolf Kempe: Susan Milan (flauta principal de la Royal Phiharmonic Oechestra), Hans Martin Ulbrich (oboe de la Tonhalle de Zurich), Robert Chasey (concertino de la BBC Symphony Orchestra), Robin del Mar (viola de la Royal Philharmonic Orchestra), y Werner Zeibig (contrabajo de la Staatskapelle Dresden). Como puede comprobarse el poder de convocatoria de Cordula Kempe fue extraodinario.

Robert Chasey se dirigió al público recordando el profundo y sincero afecto por Rudolf Kempe, y destacó que era el director ideal que conocía los entresijos de la orquesta (ya que Kempe había tocado el oboe en la Staatskapelle de Dresden y en la Gewandhaus de Leipzig, y fue un pianista con talento), y que dirigía de forma clara y elegante, sabiendo lo que quería de cada uno de los músicos. “A musicians’s musician” resaltaba el programa: “Un músico entre músicos”.

Para completar al conjunto de cámara intervinieron Sala Lane Rees (violoncello), Jonathan Ware (piano), y Milan Siljakov (bajo barítono). Todos ellos jóvenes, relacionados con la Kempe Society. Sam Dastor hizo de narrador entre cada una de las piezas musicales, y expuso los principales datos biográficos de la vida de Rudolf Kempe, destacando también su humildad y sentido del humor. Además Sam Dastor recitó varios poemas de Shakespeare.

El ambiente era cálido y entrañable. Y el público extremadamente educado y respetuoso con todo lo que iba sucediendo, todo según el guión marcado por la viuda de Kempe.

Las obras musicales, fueron obras muy queridas de Rudolf Kempe (Cordula dixit): Primera Parte, Bach, Concierto de Brandenburgo nº 5 BWV 1050; Beethoven, Variaciones de  La ci darem la mano W.o.O. del Don Giovanni; El cuarteto de Mozart K370; Schubert, Quinteto “La Trucha” D 667.  Segunda parte, (Lieder a cargo del bajo barítono Milan Siljanov, y el pianista Jonthan Ware). De Mahler, Um Mitternacht (de los Rückert Lieder), Des Anonius von Padua Fischpredict y  Rheinlegenden; y de Schubert, An Die Musik. Y la pieza final fue Souvenirs de Bayreuth de Gabriel Fauré, muy aplaudida por el público. Tercera parte, Videos diversos de Kempe dirigiendo Beethoven, Brahms, Wagner, Dvorak y Bruckner.

Varios de los presentes se vieron a ellos mismos en la Royal Philharmonic o la BBC Symphony Orchestra y recordaron a los colegas fallecidos.

Muchísimas gracias Mrs Kempe por la magnífica velada. Es una de esas ocasiones que uno recordará toda su vida, y así quiero trasladarlo a los lectores de Mundoclásico en general y a los admiradores de Rudolf Kempe en particular.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.