Reportajes

El público costarricense no entendió de qué trata 'La isla de los cipreses'

Camila Schumacher

viernes, 15 de marzo de 2002
¿Teatro? ¿Ópera? ¿Ballet? Ni Stefano Poda, ni los espectadores pudieron definirlo. Pero, mientras el creador utilizó mil metáforas para hacerlo y lo llamó indistintamente: "inventario mitológico de visiones literario-musicales", "viaje musical en el recuerdo" y "teorema de metáforas escénicas", el público, en general, no se hizo tantas bolas: "disfruté muchas cosas pero, la verdad, no entendí nada", manifestó, el viernes en noche, Jorge Alfaro.Es cierto que Alfaro no es un especialista y que asistió al Teatro Nacional atraído por la inversión de ¢16 millones que sustentó al espectáculo. Sin embargo, Jaime Hernández, director de la Compañía Nacional de Teatro, coincidió con la opinión de ese joven. "Del texto no entendí nada, pero a Ana Istarú y a Gerardo Arce me encanta verlos. Claro, que me gustarían aunque me hablaran en libanés. Lo que está mejor logrado es la coreografía, las luces, la música y el público que, aunque aplaudió poco, vino a ver el espectáculo".Pero, la apreciación de Hernández (de que mucho público asistió a ver la obra) no coincide con los datos aportados por la taquilla del Nacional: durante los primeros tres días solo asistieron 1.200 personas. El teatro tiene capacidad para 1.300."Teniendo en cuenta lo que ocurrió con las producciones anteriores, tanto las del Teatro como las de Poda, esperábamos una mayor respuesta del público y seguimos esperando. A lo mejor en los próximos días la asistencia aumenta", comentó Gary Harvey, administrador del Nacional, sobre el tema.Todos para unoEn La isla de los cipreses, como ocurre en algunos partidos de futbol, lo colectivo tuvo más peso que lo individual: "Una secuencia de momentos o de imágenes no basta para hacer una obra. Es una lástima que tanto esfuerzo colectivo, que el trabajo muy valioso de mucha gente, se pierda por la falta de un hilo conductor que debería haber sido dado por el director, por el dramaturgo que, en este caso es lo mismo: Stefano Poda", comentó Carlos Castro, compositor y guionista de televisión.Patricia Carreras, viceministra de Cultura, también le puso nombre a sus aplausos: "Mimí González está monumental, Ana Istarú está estupenda y también Raquel Ramírez está muy bien. A mí el concepto y el montaje me gustan. Tiene cosas muy valiosas, hay escenas maravillosas".Maravilloso, espectacular y confuso fueron los adjetivos recurrentes entre los espectadores que asistieron la semana pasada. El espectáculo, según representantes del Teatro Nacional, cumple con sus expectativas."El concepto propuesto por Poda, yo lo compartí, y después de la energía, entusiasmo y amor entregados al proyecto, estoy complacida con el resultado, aunque comprendo que a algunas personas no les guste o no lo entiendan", manifestó Graciela Moreno, directora del Teatro, quien, junto a sus colaboradores, niega que haya habido un exceso de confianza en Poda o que se le esté prestando el escenario para hacer carrera.Excesivo...La música está entre los aspectos más aplaudidos de la obra, pero al bajista Camilo Pávez, del grupo rock Evolución, ni siquiera las melodías pudieron atraparlo. "Demasiado caro para lo aburrido que fue", dijo.Sin embargo, Harvey, continúa justificando la inversión realizada por el Nacional para esta puesta en escena. "¢16 millones es casi la mitad de lo que gastamos el año pasado con Macbeth. Si el público sigue viniendo como hasta ahora recuperaremos ¢9 millones de los ¢12 millones que esperábamos recuperar inicialmente. Un déficit de ¢3 millones no afecta el presupuesto".Poda había declarado a este periódico, anteriormente, que él no dirigía en función de los críticos, sin embargo, por lo menos durante la semana del estreno, el público tampoco entendió su espectáculo.Saque cuentasEn esta producción participan: una orquesta de 17 músicos, 25 cantantes y 57 actores y bailarines.Una sola persona se hizo cargo de los textos, la dirección de escena, el diseño de luces, el vestuario, la escenografía, la coreografía y la dirección general: Stefano Poda.Durante los primeros tres días asistieron, aproximadamente, 1.200 espectadores.A este espectáculo le quedan solo tres funciones: viernes 15, sábado 16 y domingo 17 de marzo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.