España - Andalucía

Verismo jerezano

José Amador Morales
martes, 21 de junio de 2016
Jerez de la Frontera, jueves, 2 de junio de 2016. Gran Teatro. Ruggero Leoncavallo: I pagliacci. Ópera en dos actos con prólogo con libreto en italiano de Ruggero Leoncavallo. Pietro Mascagni: Cavalleria rusticana. Ópera en un acto con libreto en italiano de Giovanni Targioni-Tozzetti y Guido Mesnaci. Francisco López, director de escena. Mónica Campaña (Nedda), Alejandro Roy (Canio, Turiddu), Rodrigo Esteves (Tonio, Alfio), Carlos Daza (Silvio), Emilio Sánchez (Beppe), Cristina Faus (Santuzza), Marina Pardo (Lola), Francesca Roig (Mama Lucia). Coro del Teatro Villamarta (Joan Cabero, director). Escolanía Los Trovadores (Maria Jesús Durán, director). Orquesta de Extremadura. Álvaro Albiach, director musical. Producción del Teatro Villamarta de Jerez
0,0002067

El Teatro Villamarta de Jerez eligió el popular díptico, aunque últimamente parece haber perdido algo de presencia en los escenarios, de I pagliacci y Cavalleria rusticana como broche de su temporada lírica. Sólo unos meses atrás se procedió a la disolución, por exceso de déficit, de la fundación municipal que lo gestiona. Todo apunta a que otro organismo público de dicho ayuntamiento se hará cargo del mismo, si bien no queda claro el perfil de las futuras programaciones. 

A pesar de ello, las obras de Leoncavallo y Mascagni subieron al escenario con el estreno de una producción propia de la mano de Francisco López. Aunque mínimamente eficaz, el apartado escenográfico fue tan austero como discreto, por más que el movimiento de actores fuese correcto. Sin embargo, hubo sensación de pobreza de ideas y de demasiado vacío escénico especialmente en Cavalleria rusticana. No tanto en I pagliacci, donde se utilizó con sabiduría la idea de “teatro dentro del teatro”.

Musicalmente la gran baza en esta ocasión fue la presencia en el foso de la Orquesta de Extremadura y, sobre todo, de Álvaro Albiach como director musical. Su batuta probablemente no ofreció toda la intensidad dramática posible ni extrajo un sonido orquestal subyugante. Pero se reveló extraordinariamente ágil y flexible, facilitando sobremanera el desarrollo de la acción así como el acompañamiento de los cantantes. 

En su doblete escénico (Canio y Turiddu) el tenor Alejandro Roy destacó por sus agudos potentes y firmemente proyectados. Precisamente ahí radicó también su principal debilidad, pues por debajo del mezzoforte no hubo fraseo mínimamente plausible y, por encima, el abuso de potencia vocal llegó a saturar. Así pues, una línea de canto la suya más dependiente de lo meramente muscular que de su frágil técnica vocal. El público lo aplaudió con generosidad y justicia, habida cuenta de su entrega sobre el escenario. Rodrigo Esteves también abordó sendos personajes (Tonio y Alfio) con más fortuna en lo actoral que en lo canoro. Se valió de su voz rotunda y potente para obtener una caracterización por momentos demasiado histriónica (como en el célebre prólogo de I pagliacci). Por su parte, excelente el ‘Silvio’ de Carlos Daza, aquí un oportuno contrapunto de musicalidad. 

En el apartado femenino, Mónica Campaña aportó su hermoso timbre aunque quizá en exceso ligero para los pasajes más dramáticos de su ‘Nedda’; no obstante, fue de menos a más, con una actuación en la escena final realmente notable. La ‘Santuzza’ de Cristina Faus resultó homogénea y suficiente vocalmente pero distante en lo expresivo. Muy solvente y profesional el resto del reparto, con nombres de cantantes españoles muy conocidos en el mundo lírico de nuestro país. Hemos asistido a actuaciones del coro del Teatro Villamarta con un nivel muy superior al de esta velada; concluyamos en cualquier caso que no tuvo su noche, particularmente en lo que respecta a las voces masculinas que lastraron todo el conjunto.

En definitiva, una representación en la que ningún elemento brilló a un nivel excepcional pero al mismo tiempo nada estuvo fuera de lugar, al menos hasta el punto de suponer un impedimento para el disfrute de estos dos títulos tan representativos del verismo por parte del público jerezano.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.