Educación musical

150 Aniversario del Conservatorio Estatal Tchaikovsky de Moscú

Andrey Reznik

viernes, 4 de noviembre de 2016

¿Quién habría sabido en los años cuarenta del siglo XIX, incluso grandes maestros como Liszt, Chopin o Mendelssohn, que los dos niños rusos a quienes habían escuchado durante sus viajes por Europa, cumplirían con éxito en el siguiente cuarto de siglo su misión histórica como fundadores de los conservatorios de San Petersburgo y Moscú? Anton Rubinstein escribió muchos años después de su primera visita al célebre compositor polaco: “Tenía 11 años cuando en 1841 me presentaron a Chopin. Entonces tocó para mí el Impromptu [en Fa sostenido mayor]. Aun me sentía casi un niño pero la visita dejó en mí una impresión tan profunda que todavía me acuerdo vívidamente del interior de su piso.” Por su parte, en 1844 Chopin escribió desde Paris a Kaleria Rubinstein, la madre de los niños prodigio: “Con un placer muy grande le hago saber que estoy maravillado por el destacado talento pianístico de Nikolái y también por las deliciosas composiciones [musicales] de Anton. Tan sólo quisiera aconsejar a los dos buenos muchachos que ya desde hoy piensen en su encumbramiento futuro, recordándoles que la juventud pasará rápido…”1

En la primera mitad del siglo XIX todavía no se producían conciertos públicos en el Imperio Ruso. No obstante, tocar música en los salones de la nobleza era algo muy habitual. Por el contrario, en Europa ya existían conservatorios donde preparaban a los futuros profesionales2.

Gracias a los hermanos Rubinstein se funda la Sociedad Musical Rusa, primero en San Petersburgo (1859) y luego en su sucursal en Moscú (1860). Entre los principales objetivos de la ilustración social estaban, por un lado, crear en el público ruso el hábito de escuchar las mejores obras musicales del repertorio mundial, bien presentadas por interpretaciones de profesionales y, por otro, desarrollar en los oyentes el gusto artístico y la percepción estética adecuados. Con el fin de participar en los conciertos de la Sociedad Musical se había invitado a los mejores compositores e intérpretes de Europa, como Richard Wagner (1863), Clara Schumann (1864),3 Anton Door, Ferdinand Laub y Henrik Wieniawski, entre otros.

La asistencia a conciertos públicos se puso de moda. Los dos auditorios de La Asamblea Noble pronto dejaron de responder a la demanda de una cantidad creciente de amantes de la música. Así, en 1862 tuvo lugar el primer concierto sinfónico al alcance de todos con precios muy asequibles. Posteriormente, los conciertos de ese tipo solían con frecuencia celebrarse en Exercisehaus (la actual Sala de Exposiciones en la plaza Maniézhnaya) con un aforo de hasta 12.000 oyentes.

Paralelamente, con la apertura de las asambleas musicales de la Sociedad moscovita, Nikolái Rubinstein4 organiza e inaugura el 12 de octubre 1860 las Clases Musicales de nivel elemental. Para evitar gastos excesivos, decide alojar la escuela en su propio apartamento en la calle Sadóvaya [de Jardines] y después, en 1864, en una casa alquilada en la calle Mojovaya. Para el curso 1865/1866 la cantidad de alumnos asciende de 25 a 258. Finalmente, el 24 de diciembre 1865, se publica la resolución de la fundación del Conservatorio de Moscú.

El 1 de septiembre5 de 1866, día de apertura del segundo conservatorio ruso, se organizó un evento tan importante como solemne. En sus palabras introductorias como director del centro, Nikolái Rubinstein definió como tarea prioritaria “alzar la importancia de la música rusa y los artistas rusos” por el medio de un “altísimo nivel de preparación” y expresó su esperanza en que los músicos trabajarían como debe trabajar cualquiera que se respete a sí mismo y al arte”. Piotr Chaikovski, que tenía entonces 26 años y fue postgraduado del exitoso Conservatorio de San Petersburgo, deseaba a los alumnos tener “un único interés por el arte y una única fama – la del artista honrado”. En el banquete posterior, Vladimir Odoyevsky, compositor y escritor musical, amigo de Pushkin, Délvig y Glinka, llamó la atención de los presentes sobre “la importancia del estudio científico del arte popular” y al final de su discurso propuso un brindis “por la prosperidad de la música rusa tanto en calidad de arte como de ciencia”. En la velada musical ulterior, Chaicovski, anunciando un cambio en el programa previsto, se acercó al piano y dijo que la primera obra musical que sonaría dentro de los muros del recién inaugurado Conservatorio sería la de Mijail Glinka, e interpretó de memoria la Obertura de la opera Ruslán y Lyudmila. El programa continuó con el Trío para piano, violín y violonchelo de Beethoven interpretado por Joseph Weniawski, Ferdinand Laub y Bernhard Cossmann (los tres músicos serían futuros profesores del Conservatorio). Después Nikolái Rubinstein y Bernhard Cossmann ofrecieron una Sonata para violonchelo y piano del mismo autor. Al día siguiente los alumnos comenzaban sus clases en el edificio de tres plantas en la esquina entre la calle Vozdvízhenka (actual Novi Arbat) y el paseo Arbatski. El 27 de septiembre, en la misma dirección,6 se reunió por primera vez el Consejo de Profesores cuyo trabajo documentaron por medio de un protocolo de 15 páginas, escrito en francés. Héctor Berlioz visitó el centro un año después de su apertura, a finales de diciembre de 1867, donde participó en una reunión de la dirección junto al profesorado y también escuchó un concierto ofrecido por los alumnos.

El primer año académico contaba con 150 alumnos previamente seleccionados. El plan de estudios comprendía una carrera de 5 años para los vocalistas y 6 años para los instrumentistas. En 1870 se celebró en el Conservatorio de Moscú la primera promoción de graduados. Durante los primeros años, los alumnos daban alrededor de 35 conciertos anuales, que eran muy populares y demandados por el público. En 1872, tras escuchar un espectáculo ofrecido por los alumnos del Conservatorio y sorprendido por el alto nivel que presentaban, el emperador Aleksandr II asignó una subvención anual de 20.000 rublos7.

En la última década del siglo XIX, el Conservatorio se convierte en un centro de gran prestigio a nivel nacional. El palacete del príncipe Vorontsov en la calle Bolshaya Nikítskaya8, donde se hallaba el Conservatorio desde el año 1871, ya no podía recibir a todos los profesores y alumnos interesados. Según está documentado, en 1866 el centro contaba con 150 alumnos; trece años después, con 320, y en el año 1900, con 500 alumnos.

A finales de 1893 la Dirección de la Sociedad Musical decide la construcción de un edificio nuevo para el Conservatorio, reconstruyendo el antiguo palacete. El proyecto de construcción, iniciada en 1895, fue presentado por V. Zagorsky, afamado arquitecto. A pesar de la complejidad del proyecto, el Conservatorio pudo reanudar sus clases para el curso 1898/1899 en el bloque izquierdo del edificio, incluyendo el auditorio de la Sala Mali [Menor], con un aforo de 435 personas. Sin embargo, la apertura de la famosa Sala Bolshoi (1740 de aforo) no se celebró hasta la tarde del 7 de abril de 1901.

Fue el Director Vasily Safónov quien cargó sobre sus espaldas todas las dificultades de dicha construcción. Precisamente Safónov, ambicioso y clarividente pianista y director de orquesta, propuso situar dos auditorios para el proyecto, siendo la preparación de los concertistas la tarea principal del centro. Gracias a la incoercible energía de su personalidad, la tenacidad de su carácter y su habilidad para convencer a los mecenas, la construcción fue completada con éxito. Así, consiguió un maravilloso órgano para la Sala Bolshoi, encargado en Paris, que fue regalado por el empresario de ferrocarriles S. von Dervis. Aparte de hacer su trabajo de forma altruista, el arquitecto Zagorsky regaló las escaleras de mármol del vestíbulo del actual guardarropa. El Emperador Ruso Aleksandr III, motivado por los planes grandiosos del Conservatorio, asignó para la construcción 400.000 rublos9 de su reserva personal, una cantidad inmensa para aquellos tiempos. Su hijo Nikolai, heredero del trono, ofreció 100.000 rublos del tesoro público.

En el siglo XIX recibieron la Medalla de Oro, de entre los músicos actualmente más famosos, Serguéi Tanéyev (1875), Aleksandr Ziloti (1882), Serguéi Liapunov (1883), Serguéi Rachmaninov y Aleksandr Scriabin (1892), Konstantín Igúmnov (1894), Aleksandr Goldenveizer (1897) y Aleksandr Guédike (1898). En la primera mitad del siglo XX, la recibieron músicos mundialmente reconocidos como Reingold Gliyer, Nikolái Métner, Antonina Nezhdánova, Aram Jachaturián, Tijon Jrénnikov, Nikolái Golovánov, Konstantín Ivanov, Marina Kozolúpova, Borís Reyentovich, Mstislav Rostropovich, Sviatoslav Richter, Tatiana Nikoláyeva y Víktor Merzhánov.

Después de la Revolución de octubre de 1917, según Decreto del Consejo de Comisarios Populares del 12 de julio de 1918, los dos conservatorios adquirieron el estatus de “centro de enseñanza estatal” con derecho de autonomía administrativa, lo que anunciaba una reforma muy profunda. Así mismo, se había introducido la enseñanza gratuita y asistencia libre a las clases para todos los interesados, y se habían concedido becas y plazas en el albergue para los alumnos que tuvieran necesidad de ayuda.
Durante los años de la Guerra Civil (1918 – 1922), muchos profesores y alumnos abandonaron el Conservatorio de Moscú como muestra de su desacuerdo con la política bolchevique. La institución adolecía de desorganización, falta de financiación y numerosos problemas económicos. Por ejemplo, durante el invierno, los edificios del Conservatorio no se calentaban. A pesar de todas las dificultades, durante el curso 1917/1918 asisten 831 alumnos10. Para el año siguiente, a pesar del nombramiento colegial de un Rector elegido11, el Conservatorio acepta una nueva forma de dirección colectiva, que fue muy habitual en los centros docentes de la URSS hasta 1930.

En 1928, la Asociación Rusa de músicos proletarios, que en aquel momento encabezaba el centro, reformó el Conservatorio en La Escuela Superior de Félix Kon y, con la excusa luchar contra la rutina académica, derogó los departamentos del centro. Durante un tiempo la Sala Bolshoi se utilizó como teatro de cine, el más grande de Moscú entonces. Anatoli Lunacharski, Comisario Popular de Educación, tuvo que intervenir como defensor del arte clásico. Advirtió en uno de sus artículos que el camino de “divergencia de estas tradiciones [clásicas] llevaría a la barbarie y a una decadencia abrupta.” Lunacharsky intentó convencer con argumentos razonables de que no se debe sustituir el arte auténtico por formas antiartísticas limitadas a la propaganda: “Tenéis que aprender atentamente, con amor y respeto a los grandes clásicos y a los compositores importantes, incluso los que viven entre nosotros”. El Decreto del Comité Central del Partido Comunista del 23 de abril de 1932 puso fin a las asociaciones proletarias de ese tipo.

En enero de 1927 el Conservatorio felicitaba a sus primeros galardonados en concursos internacionales. Eran laureados en el Concurso Chopin en Varsovia los pianistas Lev Oborin (primer premio) y Grigori Ginzburg (cuarto premio). Entre los galardonados más destacados en los años 30 podemos listar a David Oistraj, Elizaveta Guilels, Borís Goldstein, Mijail Fijtengolts, Marina Kozolúpova, Emil Guilels, Yakov Fliyer, Yakov Zak y Rosa Tamárkina. Más tarde, en 1958, en el Conservatorio de Moscú se celebraría el Primer Concurso Internacional Tchaikovsky12, uno de los más prestigiosos del mundo hoy en día.

El Conservatorio como organismo ha vivido 150 años prosperando año tras año, a pesar de varias revoluciones y dos guerras mundiales. Hoy en día la institución se denomina como Centro formativo público federal de enseñanza superior, y reúne en su complejo de edificios históricos todas las ramas de la vida musical: la colección, estudio y compilación del arte popular, la composición musical, la interpretación artística y la musicología científica. Durante los últimos 25 años han sido superadas todas las restricciones políticas e ideológicas. En 1997 se fundó un nuevo Departamento de Arte de interpretación histórica y contemporánea, que tiene una clara orientación tanto al arte barroco como a la música de nuestros días. Hace 20 años, el Conservatorio de Paris regaló su equipo usado al centro ruso para su estudio electroacústico. Hoy en día, después de varias etapas de modernización, el estudio del Conservatorio de Moscú puede competir con los de los mejores centros del mundo. El Conservatorio también tiene su propio centro de computación, donde los estudiantes aprenden y practican nuevos métodos de investigación. Además, su centro folklórico es uno de los más importantes de la Federación Rusa, con un abundante fondo que se enriquece todos los años gracias a las expediciones que organiza el centro. Se está realizando un programa especial de modernización respecto a su biblioteca, de gran valor cultural internacional, y que ahora posee su propio edificio. No se trata sólo de digitalizar los valiosos fondos, sino también de la restauración esmerada de los únicos manuscritos de Chaikovski, Rachmaninov y Tanéyev entre otros.

El precepto ejemplar de Nikolái Rubinstein sobre “la importancia de los artistas rusos” y “el altísimo nivel de preparación” tanto del profesorado como del alumnado ha sido cumplido irreprochablemente13. Cada año, alrededor de 150 estudiantes han sido galardonados en concursos internacionales de prestigio y, entre los 230 estudiantes que terminan el centro docente, el 60 % se gradúan con el “Diploma Rojo” [con mención honorífica de excelencia]. En 2015 el alumnado ascendió a 1150 alumnos. Entre los 222 músicos jóvenes que han sido admitidos después de la última prueba, 30 son extranjeros. Según el Decanato del alumnado extranjero, actualmente en el Conservatorio de Moscú estudian en total 215 alumnos de los 27 países de Europa, Asia, Australia, America Central y del Norte.

Aparte del Concurso Tchaikovsky, que se celebra cada cuatro años, el Conservatorio tiene sus propios concursos, de los cuales 9 son internacionales. Entre ellos están el de instrumentos de viento y percusión, 2 concursos de órgano (el de compositor Aleksandr Guédike y el de Valeri Kiktá), el de clave, el de Música de cámara y cuartetos de cuerda de Nikolái Rubinstein, el de dúos “Piano voce”, el de directores de coro y 2 concursos de composición musical (el del compositor Miaskovski y el de Peter Urgenson14).

En estos días, el complejo arquitectónico del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú celebra su Renacimiento. Han sido restaurados 3 de los 4 bloques de estudios y los cuatro auditorios del centro: las salas Bolshoi, Mali, Rachmaninovski y Miaskovskogo. Según los expertos internacionales, los primeros dos tienen una acústica competitiva con los mejores auditorios del mundo. En el hall de la Sala Bolshoi han recuperado el vitral de San Cecilia, destruido por una bomba nazi en octubre de 1941. Después de muchos años de silencio, ha sido restaurado el famoso órgano francés. En el techo de la Sala Mali han descubierto y restaurado el lienzo del excelente artista Nikolái Egoriev15 (1898), escondido por las autoridades bolcheviques. Todas las obras han sido efectuadas gracias al gran talento organizador del actual Rector del Conservatorio, el Sr. Aleksandr Sokolov, compositor y musicólogo, con el titulo de profesor Doctor en musicología16. Además, en los planes del Rectorado hay dos proyectos de construcción: uno para la realización de un nuevo Teatro de Ópera del Conservatorio (con aforo para 500 personas) con aparcamiento propio, y el otro, que ya esta en marcha, para la construcción de la nueva residencia estudiantil en la calle Malaya Gruzínskaya, con auditorio propio y clases de ensayo equipadas con teclados Yamaha Avant Grand.

Hoy en día, el Conservatorio cuenta con cuatro orquestas sinfónicas, dos coros, varias agrupaciones vocales e instrumentales, y también un departamento de conciertos cuya programación propia ofrece más de 1.000 conciertos al año en sus cuatro auditorios. Los dos modernos estudios de grabación en los auditorios Bolshoi y Mali son un auténtico orgullo para el centro. Gracias a ellos, y al archivo de grabaciones históricas, el Conservatorio tiene su propia producción de CDs. Entre las más destacadas ediciones de los años 2014/15 están el Requiem y la Cantata Fausto de Alfred Schnittke, el Recital de Sviatoslav Richter del 3 de abril de 1951 en la Sala Bolshoi, el Concierto de la Filarmónica de Moscú bajo la batuta de Lorin Maazel del 4 de junio de 1963, o la integral de las sonatas de Mozart por Mijail Voskresenski.

A partir de la semana del 12 al 16 de septiembre del año corriente y a lo largo de la temporada 2016/2017, uno de los más prestigiosos conservatorios mundiales celebra su 150 aniversario. El Consejo Científico, en acto solemne, abierto a todos los interesados e invitados de muchos países del mundo, en la Sala Bolshoi a las 14 horas del lunes día 12, puso en marcha un maratón artístico y cultural dedicado a la larga y gloriosa trayectoria histórica del centro. Comenzando con las fanfarrias de la banda y seguido por el coro del Conservatorio, que interpretó el famoso Gaudeamus igitur17, el Rector del centro, Sr. Aleksandr Sokolov, en presencia del Sr. Vladimir Tolstoi18, Consejero del Presidente de la Federación Rusa, el Ministro de Cultura, Sr. Vladimir Medinski, representantes del Patriarca Ruso y del Ayuntamiento de Moscú, pronunció un discurso ante de la asamblea festiva donde hizo un amplio resumen de los mayores logros de la institución a lo largo de su historia. A continuación, los cinco profesores veteranos más destacados del Conservatorio, fueron condecorados con Medallas de Oro19.

Dmitri Liudkov, catedrático del Conservatorio, laureado en varios concursos internacionalesn: “Hoy es un día memorable. Siendo joven no podía ni imaginar que un día estaría presente en el acto festivo de celebración del 150 aniversario de la fundación del mundialmente reconocido Conservatorio de Moscú. Yo nací en el lejano Este de Rusia, en Jabarovsk, y desde pequeño soñaba con estudiar en el famoso centro, y leía libros y bocetos sobre él. Entre ellos recuerdo uno especialmente, editado en tiempos de la URSS, dedicado al centenario del Conservatorio. Han pasado cincuenta años. Soy representante de una generación nueva de músicos rusos. Tuve suerte de estudiar aquí y hasta la fecha llevo diez años trabajando como profesor de la cátedra de piano. Hoy me embarga un profundo y elevado sentimiento, porque aquí se ven perfectamente los lazos ininterrumpidos entre los tiempos de generaciones distintas. No es algo abstracto. Para mi es un día emocionante. Hace un mes murió mi profesora y supervisora en el Conservatorio Tchaikovsky, Margarita Fiódorova, catedrática del centro, Artista del Pueblo, de quien yo he tomado el relevo con mucho orgullo y responsabilidad.”

La misma tarde del 12 de septiembre, el Rector, acompañado de importantes y honoríficos invitados a la semana festiva, abrió el concierto de la Orquesta sinfónica del centro. Bajo la batuta de su director titular, el catedrático Anatoli Levin, artista emérito de la Federación Rusa, la orquesta interpretó en la primera parte una obra de Chaikovski muy significativa para la institución20: el Concierto No.1 para piano y orquesta en Si bemol menor, opus 23 (1874). En calidad de solista actuaron dos jóvenes graduados del centro, recién galardonados21 en los concursos internacionales de Sydney y Cleveland, Andrey Gugnín (1º movimiento) y Nikita Mndoyants (2º y 3º movimientos). Para la segunda parte del programa se había preparado la versión de 1945 de la Suite del ballet El Pájaro de fuego de Igor Stravinski.

Daniil Cramer, Artista del Pueblo de la Federación Rusa, Laureado del Premio Europeo Gustav Mahlern: “Uno de los mejores centros docentes de la música clásica mundiales ha cumplido su 150 aniversario. Como músico he crecido en Moscú, en la Academia Gnesinyj y en el Conservatorio Estatal Tchaikovsky. Llevo muchos años colaborando con el mismo, dando clases y también clases magistrales, celebrando mis conciertos en sus maravillosos auditorios. Además, desde hace mucho tiempo tengo amistad tanto con el profesorado como con los estudiantes y postgraduados del centro. Durante 10 años consecutivos di clases de improvisación de jazz. ¿Qué tipo de sentimientos puedo tener en estos días? Me siento orgulloso y feliz. En mi opinión, el aniversario tendría que haberse celebrado en todo el mundo”.

La apoteosis del aniversario, el día 13 de septiembre se brindó, por una parte, con una inolvidable Gala en la Sala Bolshoi y, por otra, con un baile nocturno al lado de la Plaza Roja, en un enorme espacio llamado “Centro de exposiciones Gostini Dvor” [trad. como Pasaje comercial]. El programa del concierto incluía las intervenciones de los mejores y conocidos artistas relacionados con el Conservatorio de Moscú tales como Nikolái Luganski, quien encantó al público con una impecable interpretación de las miniaturas de Chaikovski y Rachmaninov. Le siguió un excelente Aleksandr Rudin, con una brillante versión de la Introducción y Rondó caprichoso de Saint-Saens. Después, la famosa soprano del Teatro Bolshoi Makvala Kasrashvili, laureada del Premio Nacional de 1998 por la mejor parte de Tosca en la opera de Verdi. Y, finalmente Yuri Bashmet y Víctor Tretiakov, los dos son los Artistas del Pueblo, en un maravilloso dúo de la Sinfonía concertante KV.364 de Mozart, acompañados por la Orquesta de Cámara “Solistas de Moscú”.

Nikolái Luganski, Artista del Pueblo, laureado en varios concursos internacionales de pianon: “Actuar en la Sala Bolshoi es algo ya habitual para mí. Me siento contento y alegre porque la mejor parte de mi vida ha estado vinculada con este centro. Siendo alumno de la Escuela Central de Música adjunta al Conservatorio, desde los 12 años empecé a dar clases con la catedrática Tatiana Nikoláyeva. Por eso el centro es muy importante y tan querido para mí. Mis profesores eran excelentes músicos. Aquí encontré muchos profesionales destacados y escuché miles de conciertos. La celebración de hoy me parece estupenda, veo mucha gente verdaderamente feliz”.

Llamó especialmente la atención la velada pianística de la siguiente tarde del 14 de septiembre en la Sala Mali del centro. Como protagonistas actuaron los profesores de la cátedra de piano dirigida por Serguéi Dorenski, pedagogo de renombre internacional. Entre ellos, Ruvim Ostrovski (Beethoven, Sonata op.27 No.1), Irina Plótnikova (Rachmaninov, Sonata No.2, op.36), Andrey Písarev (Chaikovski, Dúmka22 op.59, Nocturno op.10, Meditación op.72), Natalia Trul (Ravel, Sonatina), Vladímir Trop (Rachmaninov, Elegía, Melodía, Preludio en Do sost. menor) y Vladímir Ovchinnikov (Chaikovski – Rachmaninov, Nana y Polka V.R.).

Dang Thai Son, laureado del primer premio, condecorado con la Medalla de Oro en el Xº Concurso Internacional Chopin en 1980, Profesor de la Universidad de Montreal, Canadán: “Lo digo sinceramente, no para quedar bien, sino de corazón, que fue en el Conservatorio Tchaikovsky donde me crearon como pianista concertista, cambiando toda mi vida. Fue muy significativo para mí."

"Llegué a Moscú desde una aldea perdida en Vietnam en donde no había nada. Al principio ningún profesor quería tenerme como estudiante porque ni siquiera dominaba bien la técnica básica. Lo que ocurrió después fue un milagro. Durante el tiempo que estudié en el Conservatorio tuve excelentes profesores y condiciones para ensayar todos los días. También me ayudó mucho la atmósfera del propio conservatorio. Estuve en la clase de Vladimir Natansón23, notable representante de la escuela rusa. ¿Qué significa la Escuela Rusa para mí? Es una escuela pianística romántica de no sólo un virtuosismo extremo, sino del canto con el piano. Las clases con Natansón me vinieron muy bien en aquel tiempo porque, en primer lugar, yo quería tocar las obras de Chopin. Todo esto me ayudó a ganar el primer premio del Concurso Internacional de Varsovia. Hice un ciclo de tres años de perfeccionamiento en el Conservatorio con Dmitri Bashkírov, con quien aprendí el trato intelectual de la arquitectura y estructura musical respecto a los estilos musicales que interpretaba. También amplié considerablemente mi repertorio pianístico, aprendiendo obras de la música rusa y del Clasicismo." 

"Hoy, después de cuarenta años, he vuelto aquí una vez más, exactamente a la Sala Mali, donde en septiembre de 1977 superé la prueba de acceso al Conservatorio. Me acompañan sentimientos muy especiales en este evento”.

El ciclo denominado “Días de celebración del 150 Aniversario” finalizó el 15 de septiembre con un amplio programa en la Sala Bolshoi, donde demostraron sus facultades y auténtica maestría los actuales estudiantes del centro. Cada uno de ellos defendió con éxito indiscutible la escuela de su propio profesor, y en conjunto, la famosa escuela del Conservatorio Estatal Tchaikovsky de Moscú. Los violinistas Elena Tarosián y Román Filipov, los pianistas Andrey Shichkó, Arseni Tarasievich-Nikoláyev y Sholpán Barlíkova, el barítono Konstantín Suchkov y la soprano Elena Bezgódkova, son nombres todavía desconocidos para el público internacional, aunque la mayoría de ellos son laureados en varios concursos. Su futura fama y reconocimiento en los mejores auditorios del mundo es cuestión de trabajo y tiempo. Un día, todos estos chicos y chicas se convertirán en profesores, pasando la tradición musical del centro a las futuras generaciones de músicos jóvenes del mundo.

Kseniya Knorre, pianista, artista emérita de la Federación Rusa, catedrática con el título de profesora del Conservatorio Tchaikovskyn:“¿Qué significa para mí, y no sólo para mí, el largo camino efectuado por el Conservatorio durante todo ese tiempo? En primer lugar significa llevar y difundir la gran tradición musical rusa, y no sólo rusa, sino también la cultura europea. Es una fuente importante sin la cual nosotros podríamos apergaminarnos en el sentido cultural. Es como un Santo Grial que realmente existe y fomenta espiritualmente el arte musical."

"Hay que decir que, de los 150 años de la existencia del Conservatorio de Moscú, nuestra familia ha estado vinculada con el centro durante un centenario, y es un caso único. En el año 1916, mi abuela Eguiné Aslaniants entró en el Conservatorio, asistió a conciertos de Iván Shaliapin, Nikolái Métner entre otros y tuvo la suerte de conocer en persona a Serguéi Rachmaninov. Luego mi madre, Vera Gornostayeva, estudió en la clase de Heinrich Neuhaus en los años 1947-1953. Posteriormente fue catedrática de piano a lo largo de 50 años. Yo misma estoy en el Conservatorio desde el año 1978, primero como estudiante y después como pianista acompañante y profesora. Finalmente, mi hijo, Lukas Guéniushas, entre otros concursos internacionales, fue galardonado en el XVº Concurso Internacional de Tchaikovsky. Por eso el Conservatorio significa tanto para mí, me siento como mi casa paterna”.

En la segunda parte del programa sonó la música inmortal de Chaicovski, su 5ª Sinfonía opus 64 en mi menor, formando así un arco estilístico entre la primera y la última obra en aquellos días festivos. La obra fue auténticamente bien interpretada por la Orquesta sinfónica conjunta del Conservatorio que lleva el nombre de su autor. Valeri Polianski fue el director invitado para aquella ocasión especial.

No obstante, el maratón musical dedicado al aniversario del centro sigue adelante. Según la programación desarrollada por el Alma Mater, la Asociación de postgraduados del Conservatorio de Moscú encabezada por Vladimir Ashkenazi, muchos discípulos de distintas generaciones durante la temporada artística en curso participarán en conciertos y clases magistrales. Aparte, está previsto el festival de los directores, donde actuarán ambas orquestas sinfónicas del centro, dirigidas por grandes maestros de la batuta tales como Yuri Temirkánov, Valeri Guérguiyev, Vladimir Fedoséyev, Guennadi Rozhdestvenski, Vladimir Yurovski, Vladimir Ashkenazy, Aleksandr Lázarev, Yuri Bashmet y Vladimir Spivakov entre otros.

Notas

Correspondencia de Chopin, Solovtsov, A.A. (ed.), trad. al ruso de S.A. Siemenovskiy y G.S. Kujarskiy, Muzyka, Moscú, 1964, Pág.402, 454.

Por ejemplo, el Conservatorio de Paris, fundado por el Decreto de la Convención Nacional del 3 de agosto de 1795 reestructurando las anteriores École Royale de Chant y École Gratuite de Musique de la Garde Nationale. Desde 1816 y hasta 1870 se llamó École Royale de Musique. Entre sus directores en el siglo XIX encontramos a Luigi Cherubini (1822-1842), Daniel François Auber (1842-1871), Charles Louis Thomas (1871-1896) y Theodor François Dubois (1896-1905). El Conservatorio de Música de Leipzig, el primero en Alemania, fundado por Mendelssohn en 1843, reunió los mejores profesores de la época. Entre ellos, J. Moscheles, N.W. Gade, M. Gauptmann, F. David.

Clara Schumann y Richard Wagner, en su estancia en Moscú a principios de los 1860, hicieron una aportación económica importante en favor del futuro Conservatorio por medio de conciertos benéficos.

Nikolái Grigorievich Rubinstein nació el 2 (14) de junio 1835 en Moscú en una familia de mercaderes. Empezó a estudiar piano a los 4 años, guiado por su madre. En 1844-46 vivió en Berlín recibiendo clases de T. Kullack (piano) y Sigfrid Denn (armonía, polifonía, composición y análisis). En 1846-47 efectuó su primera gira como concertista, supervisado por Aleksandr Viluan. A la edad de 14 años Nikolái ya tuvo sus primeros alumnos de piano. En 1855 terminó la Facultad de Derecho de la Universidad de Moscú. Desde 1860 y hasta su muerte fulminante en marzo de 1881 en Paris, fue Presidente y Director titular de la orquesta sinfónica de la sucursal moscovita de la Sociedad Musical Rusa. A la edad de 31 años fue nombrado Director del Conservatorio de Moscú.

El 13 de septiembre según el calendario actual.

Desgraciadamente, el edificio donde se alojaba el Conservatorio en los años 1866 – 1871 no llegó a nuestros días. Actualmente es un pequeño parque al lado del cine Judózhestvenni.

En comparación, en 1870 una pequeña casa rural para una familia costaba alrededor de 30 rublos.

Dirección actual del Conservatorio.

En comparación, en 1897 el sueldo mensual de un profesor de liceo estatal llegaba a 25 rublos, mientras un obrero de fábrica industrial cobraba al mes aproximadamente 16 rublos.

En comparación, en el año 1915 el Conservatorio tenía 1130.

El compositor Mijail Ipolítov – Ivanov.

Tanto el Concurso Internacional Tchaikovsky como el Conservatorio Estatal Tchaikovsky son nombres propios oficialmente registrados por lo cual no se transliteran en otros idiomas.

A lo largo de la historia del Conservatorio, entre los profesores más famosos del Conservatorio están: N. Rubinstein, P. Chaikovski, H. Wieniawski, S. Tanéyev, K. Klindworth, J. Galvani, A. Arenski, F. Busoni, A. Ziloti, U. Masetti, A. Scriabin, A. Grechaninov, R. Gliyer, F. Blumenfeld, N. Métner, K. Igúmnov, A. Goldenweiser, N. Miaskovski, S. Prokofiev, A. Guédike, A. Nezhdánova, L. Oborin, S. Feinberg, H. Neuhaus, A. Alschwang, M. Yúdina, Vl. Sofronitski, L. Oborin, Y. Zak, Y. Fliyer, Y. Milstein, Gr. Ginsburg, L. Roisman, V. Shebalín, B. Asáfiev, Dm. Shostakovich, A. Jachaturian, D. Oistraj, Emil Gilels, T. Nikoláyeva, St. Neuhaus, V. Gornostáyeva, M. Poliakin, Dm. Tsyganov, V. Klímov, Y. Sitkovetski, L. Kogan, A. Nasedkin, Vl. Kráinev, A. Liubimov, E. Virsaladze, E. Obraztsova, I. Arjípova, E. Nesterenko, N. Golovánov, K. Kondrashin, G. Rozhdéstvenski, Y. Símonov, Dm. Kitayenko, T. Jrénnikov, R. Shchedrín, E. Denísov, R. Kerer, Gl. Akselrod, V. Merzhánov, M. Voskresenski, L. Vlásenko, V. Tretiakov, Dm. Bashkírov, S. Dorenski, N. Shajovskaya, E. Grach, I. Bezrodni, L. Isakadze, Sv. Knushevitski, Mst. Rostropovich, Y. Bashmet, M. Yashvili, N. Shtarkman, N. Petrov, N. Trul, A. Písarev, St. Igolinski, Vl. Ovchínnikov y D. Matsuyev.

Fundador de la famosa editorial musical internacional.

El pintor Nikolái Egoriev fue el jefe decorador del teatro Bolshoi de Moscú.

En los años 2004 – 2008 ocupó el cargo de Ministro de Cultura de la Federación Rusa. Ha visitado España en varias ocasiones tanto en calidad del Ministro como en la de Rector del Conservatorio Estatal Tchaikovsky

En 1874 Chaikovski hizo un arreglo a 4 voces para el coro masculino con acompañamiento de piano. El mismo año fue editada la partitura coral.

Tataranieto del famoso escritor Lev Tolstoi.

Realizadas en oro de alta calidad.

En aquel tiempo, 1866 – 1878, el autor de la obra era profesor de composición y teoría musical en el Conservatorio de Moscú.

El verano de 2016.

Género de canciones líricas populares ucranianas.

Fue destacado discípulo de Samuil Feinberg.

Declaraciones en exclusiva para Mundoclasico.com

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.