España - Galicia

Una pasión del siglo XXI

Paco Yáñez
lunes, 14 de noviembre de 2016
Pontevedra, sábado, 5 de noviembre de 2016. Teatro Principal. Susana Regueira, periodista. KammerensembleN. Renato Rivolta, director. Fabio Cifariello Ciardi: Voci vicine. Ocupación: 60%
0,0003801

La música de nuestro tiempo no podía permanecer de espaldas a la situación de crisis generalizada que vivimos en el siglo XXI: crisis económica (la más bombardeada por los poderes fácticos desde los medios de (in)comunicación, para que seamos conscientes de cuán necesario es que nos apretemos el cinturón -para que otros puedan holgarlo-), crisis ecológica (la que mayores estragos causará en un plazo de tiempo no muy largo), crisis política (véase el esperpento que padecemos en España, con capítulos renovados semanalmente -a diestras y siniestras-), crisis moral (producto de una concepción del ser humano cuya ontología se ha ido degradando desde ser al tener, para acabar como mera sombra en la caverna del parecer), o crisis -y tantas otras que podríamos añadir- cultural (aunque ésta parece importar a los menos, algo de lo que da fe tanto su nula presencia en las estadísticas sobre la percepción de problemáticas sociales en nuestro Estado como su ausencia (aberrante) en las sucesivas campañas electorales que hemos venido padeciendo durante los últimos meses)... 

...la creación musical en clave artística es, a su vez, otra de las víctimas de dicho escenario, ya sea por los recortes en el gasto estatal, ya por la menor disponibilidad económica de las rentas medias, ya por la priorización en los medios (públicos o privados) de contenidos netamente comerciales que desvían el foco de la excelencia cultural a la más pura reiteración de subproductos idiotizantes. Sin embargo, lejos de un egotista ombliguismo, son numerosos los compositores que desde la música culta han dado voz a los movimientos sociales de lucha en contra de la opresión que la ciudadanía ha padecido a lo largo del último lustro. Dignos ejemplos de dicha posición combativa (que prolonga y actualiza tantas sidas en la historia, especialmente en el siglo XX: Cornelius Cardew, Klaus Huber, Mauricio Kagel, Luigi Nono, Jorge Peixinho, etc.) son algunas de las partituras que en los últimos años han visitado nuestro diario de la mano de Vertixe Sonora Ensemble; piezas (que además unen calidad musical y estéticas plenamente actuales) como Homenaje a Francisco Toledo (2014), del mexicano Víctor Ibarra; o Produktionsmittel II (2014), del catalán Joan Arnau Pàmies; ambas estrenadas en Vigo, en el marco del II Festival Internacional de Creación Musical Contemporánea Vertixe Sonora. 

Volvemos hoy a dicho festival, ya en su cuarta edición (si bien esta vez en Pontevedra, ciudad que (con buen criterio) se ha sumado a una cita que se ha convertido en la gran referencia de la música contemporánea en Galicia), para dar un nuevo ejemplo de compromiso político-musical; en un enfoque que amplifica la voz del pueblo italiano, en lo que se puede considerar toda una pasión del siglo XXI, la que Fabio Cifariello Ciardi (Roma, 1960) nos propone en Voci vicine (2014), partitura que el compositor trasalpino define como una Passione in 4 quadri per giornalista narrante, video, ensemble ed electtronica... 

...como preludio al concierto, pudimos asistir a una nueva charla del musicólogo Emilio Lede, que esta vez nos ponía sobre la pista del concepto de la pasión en la historia de la música, remontándose al siglo IV para recorrer cómo la muerte de Jesucristo había sido narrada desde las primeras monodias, para irse adentrando sucesivamente, entre otros, en partituras de Orlando di Lasso, Cipriano de Rore, Heinrich Schütz, Johann Sebastian Bach, Hugo Distler, Krzysztof Penderecki, Arvo Pärt, Sofia Gubaidulina, Tan Dun, Wolfgang Rihm, u Osvaldo Golijov. De este modo (y con sus habituales ejemplos pictóricos y audiovisuales), Lede nos muestra el diferente enfoque que se va poniendo sobre la figura de Cristo, ya sea por medio de su propia voz, ya por la narración del evangelista, ya por la presencia de la turba; mostrando, asimismo, cómo ésta se iba convirtiendo en objeto del relato, con su sufrimiento, o cómo los antes acusados (el pueblo judío) se convertían en víctimas (en los poemas de Paul Celan recogidos por Wolfgang Rihm en Deus Passus (1999-2000), con sus referencias al holocausto). 

Fabio Cifariello Ciardi ha vivido durante los últimos años una Italia (parte de esos países que ciertas mentes nefandas y cerdunas denominan PIGS) asediada por el capital financiero especulativo, por las salvajes reestructuraciones industriales al amparo de un cambio de ciclo productivo, por la depauperación del asalariado perpetrada por empresas y Estado...; todo ello sufrido de un modo sangrante en el sur del país, a cuyas problemáticas dirige su mirada, especialmente en lo que a la parte visual se refiere, formada por un montaje de vídeo en varias pantallas (a modo de políptico) sobre las que se van sucediendo episodios de esa pasión del siglo XXI que es el desamparo del pueblo frente a catástrofes ambientales, sociales y económicas. Ciardi estructura Voci vicine en un prólogo, cuatro cuadros y un epílogo, intercalando entre ellos cuatro recitativos a cargo de una «periodista narradora»; en este caso, Susana Regueira, redactora del decano de la prensa española, el Faro de Vigo. Ello permite al compositor romano que Voci vicine dialogue con las realidades concretas de aquellos países en los que su obra se interprete, pues dichos recitativos recogen problemáticas particulares de cada territorio (tantas de ellas, transversales). Así, y en un ejercicio de retranca profundamente gallega, Regueira ha ido desgranando en sus cuatro recitativos temas como el hundimiento del Prestige, los incendios forestales, la contaminación de la ría de Pontevedra, la nueva emigración del pueblo gallego en el siglo XXI, el progresivo desmonte de la sanidad pública y las muertes causadas por la merma de recursos, la venta a precio de saldo del sistema financiero gallego (previamente rescatado con inyecciones de ingentes fondos autonómicos y estatales), etcétera, etcétera, etcétera. Por supuesto, sin escatimar detalles sobre la participación de la política gallega conservadora en tal desguace, citando algunas de sus declaraciones más aberrantes, ésas que el tiempo ha convertido en irrisorias, si no fuese por su gravedad: pura perpetuación del esperpento valleinclanesco del que hace unos días hablábamos. 

Dentro de este enfoque múltiple e intersectivo, tanto el prólogo como el epílogo de esta Passione in 4 quadri per giornalista narrante, video, ensemble ed electtronica están protagonizados por el discurso al pueblo japonés del emperador Akihito tras el tsunami del año 2011 (acompañada su voz desde la electrónica por un arpa cuya serenidad y distancia nos recuerda al koto nipón), algo que sirve a Ciardi para mostrar dos formas muy diversas de afrontar una catástrofe y manejar las emociones (cierto que, entonces, habría de incluir los no menos distantes discursos de los jefes de Estado europeos, y no a la turba en sus más vehementes explosiones de queja)... 

Fabio Cifariello Ciardi: Voci vicine. Passione in 4 quadri per giornalista narrante, video, ensemble ed electtronica. Fabio Cifariello Ciardi: Voci vicine. Passione in 4 quadri per giornalista narrante, video, ensemble ed electtronica. © Ciardi, 2016

...y es que, en las restantes partes que componen el grueso de la obra, el compositor italiano nos muestra, fundamentalmente, al pueblo italiano enfocado en primer plano, a pie de calle, poniendo el micrófono ante sus denuncias, por crudas que éstas sean. Los títulos de estos cuadros juegan con las palabras y sus sílabas formantes al modo de Jean-Luc Godard en los intertítulos de sus películas, creando distintas interpretaciones de una misma palabra/situación, pues mucho de ello hay en Voci vicine, con sus dobles lecturas de la realidad y la exposición sin ambages de la abusiva manipulación de 'la verdad' llevada a cabo por los poderes fácticos. Así, esos títulos nos ponen sobre la pista de lo abordado en la partitura, tanto en 'El estado de la naturaleza / La naturaleza del Estado' (cuadro I), como en 'Trabajas, trabajabas' (cuadro II), en 'Aversiones / Evasiones (cuadro III), o en 'Estado contrarrestado' (cuadro IV). La perspectiva que nos tiende Ciardi no es sólo múltiple en lo geográfico, pues comprende a Italia, Japón y Galicia (con un 'fuera de plano sonoro' -aquí, muy bressoniano- que incluye tanto a los poderes económicos del norte de Italia como a la policía económica de la Unión Europea), sino que se extiende diacrónicamente al remitirse a diversos ejemplos de opresión en la Italia de los años sesenta y setenta del pasado siglo (incluida la lucha de la mujer por la conquista de sus derechos laborales). 

Especialmente desgarrador resulta comprobar la orfandad del pueblo italiano debida a la ausencia del Estado a la hora de afrontar con sus ciudadanos desastres como los terremotos de L'Aquila y Emilia Romagna; las inundaciones de Génova y Olbia; las intoxicaciones y cánceres producidos por industrias contaminantes en Cerdeña, Tarento o Seveso; el empobrecimiento causado por una política fiscal diseñada a la medida de las grandes corporaciones y los bolsillos más acaudalados; etc. Todas esas voces vecinas son sometidas a un 'comentario musical' por parte de ensemble y electrónica: más a modo de sombra y altavoz sonoro, cuando en vídeo escuchamos las protestas de denuncia; más libremente, en los interludios instrumentales. Una referencia aparece de inmediato debido el tratamiento musical que Fabio Cifariello Ciardi lleva a cabo de la voz, la del compositor austriaco Peter Ablinger en obras como Voices and Piano (1998...), pues aquí también se somete la voz a procesos de análisis rítmico y espectral, dando como resultado una 'duplicación' que potencia las voces de denuncia, hasta con correspondencias reiteradas a lo largo de la partitura, como esa asociación entre los megáfonos en pantalla y el trombón de Ivo Nilsson -soberbio-, los efectos percusivos a bloque del ensemble cuando observamos los golpeos en las manifestaciones, o la saturación armónica cuando los debates se acaloran y las voces se superponen hasta confundir la palabra en un marasmo de confusión tímbrica. 

Precisamente, por tímbrica y proliferación de técnicas extendidas, podemos afirmar que estamos ante una obra plenamente actual en cuanto a procedimientos estilísticos, moderna sin concesiones, hibridando ruidismo y lenguaje de alturas, así como (creo) cierta libertad a los músicos en determinados momentos, llegando a una propia subversión del ensemble, cuando los instrumentistas se rebelan contra el director; si bien, dado el riguroso trabajo de estructura que Ciardi ha llevado a cabo, hasta esos gestos más libres (en apariencia) de director y ensemble puede que estén determinados con detalle en la partitura. Sea como fuere, conforman estos compases un guiño de humor y solidaridad, estando el KammerensembleN excelso en todos los estilos y recursos. No es, ni mucho menos, habitual que en Galicia podamos disfrutar de un conjunto de este nivel; excelencia que aumenta al estar el grupo sueco de gira con la partitura que hoy presentaba en España, con el propio compositor en la electrónica, lo cual da como resultado una perfección en su interpretación abrumadora, individual y grupalmente (algo similar a lo que habíamos vivido una semana antes en el recital de Teodoro Anzellotti y Christophe Desjardins, haciéndonos desear que este buen criterio en la dirección artística del Festival Vertixe Sonora se mantenga en el futuro). 

Voci vicine se suma, tal y como hemos visto, a toda una serie de reflexiones que desde el mundo del arte y la cultura dan voz a la indignación de la ciudadanía del siglo XXI, con ejemplos como los antes mencionados en el ámbito musical; textos (ya clásicos) como Indignez-vous! (2010), de Stéphane Hessel; o diversas aportaciones desde el cinematógrafo, como la película documental sobre el Movimiento 15-M Libre te quiero (2012), del nunca suficientemente reconocido Basilio Martín Patino; VidaExtra (2013), del cineasta gallego Ramiro Ledo; o Informe General II - El nuevo rapto de Europa, del siempre sensible a estas problemáticas Pere Portabella... Son, todas ellas, como la potentísima y tan pertinente propuesta de Fabio Cifariello Ciardi defendida por el KammerensembleN en Pontevedra, parte de una de las dimensiones que irrenunciablemente ha de desarrollar el arte: defender la dignidad del ser humano; algo que, tras el fatídico martes 8 de noviembre de 2016, podría volver a estar en riesgo, convirtiendo los derechos de las personas en mero trampantojo...

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.