España - Euskadi

No espero nada, no temo nada, soy libre

Ainhoa Uria
jueves, 14 de diciembre de 2017
Bilbao, viernes, 24 de noviembre de 2017. Bilbao Arena. Zorba el griego. Música de Mikis Theodorakis y creación y coreografía de Lorca Massine. Igor Yebra, Zorba . Ibrahim Eren Keles, John . Ozge Onat, Marina . Ilhan Durgut, Manolios. Sanem Subyagil, Madame Hortense. Maite Maruri, Mezo-soprano. Ankara Devlet Opera ve Balessi, Sociedad Coral de Bilbao, dirección, Enrique Azurza, Coral de la Universidad del País Vasco, UPV/EHU, dirección, Aitor Biain. Dirección musical: Bujor Hoinic. Aforo: 5500. Asistencia: prácticamente lleno.
0,0003172

Cuando Nikos Kazantzakis escribió Zorba, el griego (1946) no contaba con que un día su obra sería el icono de la unión para la apertura de un festival creado en torno al arte y a las buenas emociones, y es que, cuando las cosas se hacen desde la nobleza de causa, siempre son susceptibles de tener un plus de majestuosidad puesto que el objetivo es el bienestar del entorno, por lo tanto, es cuando el entorno se cuida y se mima especialmente. El acceso al ciclópeo recinto del Bilbao Arena, mentalmente, se antojaba complicado y agolpado dado el elevado número de personas que allí se iba a congregar, pero la realidad es que la entrada fue muy fluida y organizada. Unas improvisadas barras estratégicamente ubicadas abastecían de bebidas a quienes entrábamos al recinto de estructura espacial, admirados por la magnitud de los preparativos. A ambos lados del escenario sendas pantallas mostraban spots de los patrocinadores principales de Fair Saturday: Petronor, Leioa Wagen y Necsum, junto con la cuenta atrás del comienzo del evento en el que, tanto la Bilbo Sinfoniko Orkestra como la agrupación vocal formada por la Coral de Bilbao y el coro de la Universidad del País Vasco accedían a una inmensa plataforma en plano elevado.

Zorba el griego. Creación y coreografía de Lorca MassineZorba el griego. Creación y coreografía de Lorca Massine © 2017 by Fair Saturday

Δεν ελπίζω τίποτα, δε φοβούμαι τίποτα, είμαι λέφτερος

(Epitafio en la tumba de Nikos Kazanzakis: "No espero nada, no temo nada, soy libre")

Comienza la obra con un solemne unísono de los hombres colocados a la derecha de la formación. Debajo, en el escenario, dos bailarines vestidos de blanco enmarcan a Manolios vestido de negro introduciendo en el escenario el color de la música cretense y griega a la vez que uno de los pasos del Sirtaki, danza proviniente de danzas antiguas helénicas, creada por Giorgio Provias y Mikis Theodorakis para la película Zorba el griego (1964) de Michael Cacoyannis, que protagonizó Anthony Quinn. La escena muestra a Manolios agarrando a Marina como buen pretendiente a la antigua usanza. Se echó en falta el programa de mano para alguna que otra aclaración pero a pesar de ello en seguida reconocimos a Zorba, que entraba en escena haciendo un desplante a John. Yebra se mimetizó con el papel de Zorba desde que puso su primer pie en el escenario; la rudeza y el desparpajo necesarios para su papel caracterizaron su genialmente defendida representación. El papel del fino John, el escritor, era más volátil, sus movimientos, muy acompasados y gráciles, absolutamente armoniosos, con una suavidad muy agradable, sin aristas, hacían de su unión-desunión con Zorba, una pareja muy rica pues se percibía en el papel de ambos la diferencia y a la vez igualdad de un mismo momento. Madame Hortense, pretendida en medio de los dos bailarines muestra la ductilidad de sus movimientos para sortearlos hasta que la escena acaba sin apretón de manos entre ambos en un final con tercera picarda que pone de manifiesto la situación. Mientras esto acontece, un oboe acompaña a la elegancia de movimientos de todo el ballet. Los acontecimientos se desarrollan según el argumento hasta el interludio en el que el público salía a fumar y abastecerse para el segundo movimiento mientras se le oía comentar las buenas emociones que había sentido en la primera parte y las ganas que tenían de seguir con el espectáculo.

A nuestra vuelta, el plano donde se ubicaban los músicos estaba tapado con una tela negra que cubría también el escenario y nos imaginamos que se haría sobre ella algún tipo de proyección como se había anunciado. Con unos movimientos giratorios en medio de una base musical sinfónica, entraba nuestro protagonista a formar parte de la segunda parte hasta que su figura, mágicamente se duplicó, y se triplicó; dorados, aguas, brillos…la sensación de vuelta al efecto que produce la magia cuando somos niños nos retrotrajo a tantos adultos a un momento en el cuál los destellos mágicos lo eran todo para nosotros. Todo ello, por cortesía de Necsum Hologram Experience. El número 3 y el número 4 tuvieron protagonismo durante toda la representación, puesto que era el número de bailarinas que enmarcaban las escenas. La coreografía muy acompasada, aprovechando células y partes emotivas de las frases para que el conjunto entero fuera un disfrute. En este caso, 4 bellas ayudantes de boda a cada lado de Madame Hortense la engalanaban con su velo formado por perlas y adornado de oro, velo inmenso que las hacía integrarse dentro de la situación de la boda de la dueña de su “Hotel Ritz” y nuestro Zorba. La flexibilísima dama, ahora de rojo que se dejaba caer hacia atrás suavemente sobre una nebulosa azul daba visibilidad al expresivo, precioso y aterciopelado sólo de Maite Maruri en el que mezo-soprano y coro cantan versos de poemas griegos. Un bis, dos bises…hasta seis del famoso Sirtaki, con cambios entre ellos para no ser iguales; Lorca Massine, autor de la coreografía de nuestro, ahora aprehendido Zorba, bailando y dirigiendo fue un simpático motivo que encantó a los presentes.

Zorba el griego. Creación y coreografía de Lorca MassineZorba el griego. Creación y coreografía de Lorca Massine © 2017 by Fair Saturday

La entrega de todo el elenco desde el principio fue tan fuerte que, a pesar de la gran distancia entre el escenario y muchas de las gradas del Estadio de Miribilla, consiguió una unidad total en la que el público se sintió integrado, activo y muy emocionado. Fue un evento de trascendencia internacional ya que los iconos culturales de la villa brillaban juntos en escena. La música neo-romántica con influencia del folklore nacionalista utiliza una orquestación única como en un momento especial en el que corno inglés junto con el trombón, forma un precioso pasaje en 9/4 con un acompañamiento en trémolo de saxos y violines. El maestro Hoinic con una dirección clara y segura con complicados cambios de tempo, supo transmitir la esencia de la obra magistralmente de forma que coro, orquesta y danza se fundieron de forma que todo se acopló perfectamente. De hecho las voces más jóvenes del coro de la UPV refrescaban la sabiduría de las voces de la coral de Bilbao.

When I´m very sad I dance because it´s the only way I can express myself

(Cuando me siento triste, bailo porque es la única forma en la que me puedo expresar)

Al día siguiente desde la mañana, en los teatros, los museos, las calles, los centros comerciales o culturales florecía la creación y cualquier rincón improvisado servía de excusa para generar un momento artístico con un objetivo solidario; grupos de distinta índole como coros, grupos de pop, rock o folclóricos, cantautores, orquestas, conferencias, cantantes con o sin micrófonos, pintores con sus caballetes, y espectáculos de artes escénicas se movían por las ciudades haciéndolas más bellas con la doble profundidad de sus objetivos.

Y después de toda la maratón de actividades llevadas a cabo en Fair Saturday se celebraba la clausura con Don Pascuale de Donizetti en el Palacio Euskalduna con la peculiaridad de que si se era menor de 25 años la entrada se reducía hasta un precio de 15 euros y el importe íntegro de las entradas iría íntegro a la fundación Adsis para que jóvenes en situaciones económicas difíciles pudieran seguir sus estudios.

Se podría haber representado esta maravilla en otros teatros pero, así, no habría tenido la fuerza y el poder de ser el comienzo de la unión para cambiar al mundo; eskerrik asko Fair Saturday

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.