España - Cataluña

Leticia Moreno y la Orquesta Camera Musicae: energía y entusiasmo

Berta del Olivo

martes, 4 de diciembre de 2018
Barcelona, domingo, 25 de noviembre de 2018. Palau de la Música Catalana. Leticia Moreno, violín. Orquesta Sinfónica Camera Musicae. Tomàs Grau, Director. A. Piazzolla: Cuatro Estaciones Porteñas. A. Ginastera: Suite del ballet ‘Estancia’, op. 8ª I. Stravinsky: El Pájaro de fuego. Aforo completo.
Leticia Moreno © Iñaki Andrés

Una tarde extraordinaria e inolvidable en el Palau de la Música Catalana de la mano del violín de Leticia Moreno y de la batuta de Tomás Grau a cargo de la Orquesta Sinfónica Camera Musicae presentando un programa con obras de los maestros Piazzolla, Ginastera y Stravinsky. Segundo concierto de la Orquesta Camera Musicae de la Temporada 2018-2019 y máxima expectación entre el público que llenaba el Palau, y donde pudimos ver al director Antoni Ros-Marbà, quien ha dirigido en alguna ocasión a la orquesta.

En la primera parte, la violinista Leticia Moreno dio una lección de cómo sentir y respirar al maestro argentino Piazzolla, con una lectura llena de energía, coraje y desgarro tangueño. Astor Piazzolla fue discípulo de Alberto Ginastera y de la gran pedagoga francesa Nadia Boulanger, a su vez mentora de Igor Stravinsky. Así, el programa del concierto presentó sabiamente obras de los tres compositores, con una segunda parte consagrada a obras de música para ballet, la Suite del Ballet “Estancia” de Ginastera y El Pájaro de Fuego de Stravinsky.

La gran violinista Leticia Moreno se encuentra promocionando su último disco con Deutsche Grammophon, publicado en 2017 y dedicado a Astor Piazzolla con motivo de los 25 años del aniversario de su muerte. Su entendimiento y sintonía con la sección de cuerda de la Orquesta Sinfónica Camera Musicae fue inmediata y total: excelente su complicidad cuando entraba en diálogo con el primer chelo y el primer violín. Con la energía y profundidad de cada una de las acometidas y embates del arco a su violín, Leticia Moreno nos enseña que la única manera de encarar el tango, como la vida, es con valentía y coraje.

Tras las Cuatro Estaciones Porteñas, con claras reminiscencias vivaldianas, Leticia Moreno nos ofreció como bis la bella y melancólica Oblivion. Los aplausos, muy intensos, y las ovaciones duraron varios minutos.

La música de Piazzolla es pura energía y pura libertad, tan necesarias para los intérpretes en determinados puntos de su carrera. Quedamos pues deseosos de escuchar cómo Piazzolla, con su aire fresco, consigue contagiar y transformar la manera de interpretar y la visión musical de esta gran violinista en sus próximos proyectos.

En la segunda parte, la Orquesta amplió sus efectivos de la sección de cuerda a una orquesta sinfónica completa para las obras de Ginastera y Stravinsky.

El entusiasmo de la orquesta se desató con la 'Danza final, Malambo', de Ginastera. El compositor argentino compuso la Suite del Ballet “Estancia” inspirado en el poema épico El Gaucho Martín Fierro de José Hernández.

Para terminar el concierto, las llamaradas de fuego de El Pájaro de Fuego de Stravinsky llenaron el Palau, con una lectura perfectamente matizada en la dinámica por parte de la orquesta.

Como bis, la orquesta y su director Tomás Grau nos ofrecieron de nuevo la 'Danza Final, Malambo', de la Suite del Ballet “Estancia” de Ginastera. Los aplausos fueron, de nuevo, ensordecedores y el público irradiaba felicidad.

Decía Bertrand Russell que el entusiasmo es el signo más universal y distintivo de los hombres y mujeres felices. Y precisamente, eso es lo que compartió la Orquesta Camera Musicae con el público: su felicidad y entusiasmo por hacer música.

Les animo a seguir a esta orquesta que crea afición y adicción. En diciembre, la orquesta presentará obras de Haydn & Mozart, en Valls, Banyoles y Tarragona. Asimismo, con el motivo del 60 aniversario de la película Vértigo de Hitchcock, la Orquesta Camera Musicae interpretará su banda sonora en Barcelona, Madrid y Zaragoza.

El próximo concierto en el Palau de la Música Catalana será el domingo 20 de enero de 2019 con el Carmina Burana de Carl Orff. No se lo pierdan: la energía y el entusiasmo están asegurados.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.