Chequia

Festival Janáček Brno (9): 'De la casa muerta' cantada en inglés

Robert Ferrer Llueca

miércoles, 26 de diciembre de 2018
Brno, domingo, 2 de diciembre de 2018. Pabellón P, Centro de Exposiciones. Leoš Janáček: Z mrtvého domu (De la casa muerta), ópera en tres actos. Libreto de Leoš Janáček inspirado en la novela Memorias de la casa muerta de Fiódor Mijailovich Dostoievski. Estreno: Brno, 12 de abril de 1930. Coproducción de la Ópera Nacional de Gales con la Ópera Escocesa. Dirección escénica: David Pountney. Escenografía y Vestuario: Maria Bjornson. Iluminación: Chris Ellis. Mark Le Brocq (Luka Kuzmič [Filka Morozov]), Alan Oke (Skuratov), Simon Bailey (Šiškov), Ben McAteer (Alexandr Petrovič Gorjančikov), Paula Greenwood (Aljeja), Paul Charles Clarke (Velký vězeň), Richard Immergluck (Malý vězeň), Alastair Moore (Čekunov / Duchovní), Robert Hayward (Placmajor), Peter Wilman (Stařický vězeň), Adrian Thompson (Šapkin), Simon Crosby Buttle (Kedril), Sarah Pope (Poběhlice), Laurence Cole (Vězeň hrající Dona Juana a Brahmina), Adam Music (Mladý vězeň), Gareth Dafydd Morris (Čerevin / voz fuera de escena), Michael Clifton-Thompson (Opilý vězeň), Jasey Hall (Kuchář), Martin Lloyd (Kovář), Joe Roche (Stráž), 4 actores: Matthew Batte, Nick Hywell, James Rockey y Dafydd Weeks. Coro y Orquesta de la Ópera Nacional de Gales. Director del coro: Stephen Harris. Dirección musical: Tomáš Hanus.
Z mrtvého domu © 2018 by Marek Olbrzymek

Otra de las producciones esperadas del Festival Janáček Brno 2018 fue la de la ópera De la casa muerta procedente de la Ópera de Gales. Janáček compuso su última ópera prácticamente en su totalidad, aunque no pudo llegar a revisar el tercer acto ni realizar las necesarias correcciones en la instrumentación y en las partes vocales. De ello se encargaron los directores de orquesta Břetislav Bakala y Osvald Chlubna, ambos alumnos del compositor, inmediatamente después de su muerte el 12 de agosto de 1928 en una clínica de Ostrava a la que fue trasladado desde su localidad natal de Hukvaldy. La ópera pudo ponerse en escena finalmente en abril de 1930, debido a distintas adaptaciones y discusiones en torno a varias secciones musicales y sobre todo en relación al texto original en ruso usado en el manuscrito janáčekiano.

La producción de la Ópera de Gales siguió la nueva edición crítica de la partitura preparada por John Tyrrell, mientras que el texto traducido al inglés fue obra del propio director de escena David Pountney. De la casa muerta es la historia de los prisioneros en una cárcel de Siberia, inspirada en los hechos reales vividos por el autor de la novela en la que se basó Janáček, Dostoievski, quien fue sentenciado a muerte en 1849 al participar en un movimiento en contra del régimen zarista en Rusia.  

La versión ofrecida en esta ocasión, cantada en inglés, sigue esa tradición interpretativa de la Ópera de Gales que todavía hoy resulta bastante discutible. La importancia de la lengua checa y sus peculiaridades sonoras son insustituibles, la genialidad del trabajo prosódico janáčekiano se pierde en las traducciones y cuando uno escucha cualquiera de las óperas de Janáček cantadas en inglés, suena más bien a musical o como mucho a Benjamin Britten, Thomas Adès u otros compositores ingleses contemporáneos.

Debemos recordar aquí al menos las grabaciones de cinco óperas de Janáček (Jenůfa, Destino, Katia Kabanová, La zorrita astuta y El caso Makropulos) en producciones de la Ópera de Gales, la Royal Opera House de Londres y la ENO, cantadas siempre en inglés y comercializadas por el sello discográfico Chandos. También dos versiones peculiares de la ópera que nos ocupa, en tomas sonoras de los años 50 cantadas en francés (Orquesta Nacional y Coros de la Radiodifusión Francesa) y en alemán (Orquesta y Coro de la Ópera Neerlandesa), ambas aparecidas en el sello Gala, todas realmente poco recomendables para el oyente lego y que no dejan de ser rarezas dentro de la oferta discográfica de referencia para las óperas janáčekianas.

La representación en Brno se ofreció sin pausa. La propuesta escénica de Pountney fue muy dinámica y divertida, sobre todo para las representaciones teatrales de los prisioneros en el segundo acto. De la casa muerta es una ópera compleja por su propia concisión histórica, y Pountney consiguió comprender la especificidad y profundidad de este texto de manera magistral.

En general, los cantantes –todos masculinos, a excepción del papel de soprano para Aljeja– interpretaron sus roles con gran convicción, en una ópera basada en la sucesión de monólogos y escenas de conjunto sin verdaderos protagonistas. Destacó sobre todo la interpretación y el colorido orquestal de unos músicos verdaderamente apasionados gracias a la batuta especialista de Tomáš Hanus, quien a pesar de los condicionantes espaciales consiguió resaltar los detalles de una partitura brillante y realmente exigente desde todos los puntos de vista.

Y es que la sala no fue la ideal, con una acústica opaca debido a un espacio demasiado grande, no acondicionado completamente para este tipo de espectáculos: un pabellón P del Centro de Exposiciones que se usó durante todo un año para las representaciones del Teatro Nacional de Brno hasta su reciente reapertura el pasado noviembre. No obstante, la decisión del equipo galés de disponer la orquesta delante de la escena –no como lo vino haciendo habitualmente el teatro brunense, situando a la orquesta en un lateral–, ayudó mucho a la coordinación de los cantantes y a conseguir una proyección más adecuada del sonido.

El acto se cerró con la entrega de la medalla de honor de la Fundación Leoš Janáček al director de orquesta Tomáš Hanus, y además se aprovechó para bautizar la traducción al checo del primer volumen del monumental libro de John Tyrrell titulado Janáček. Years of a life. Volume 1 (1854-1914). The lonely blackbird, publicado por la editorial Host en una traducción de Tomáš Suchomel.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.