Argentina

Emocionante festejo del “Ars Nova”

José Mario Carrer

jueves, 3 de enero de 2019
Salta, viernes, 21 de diciembre de 2018. Iglesia Vicaría María Inmaculada (Gran Bourg). Coro Ars Nova. Directora: Maestra Beatriz Fernández de Briones. Obras de Kodály, Leguizamón, Anónimo Búlgaro, Karlsson, Blazquez, Biebl, Verdi, Graetzer, Adams, Newton, Falú, Robertson. Conmemoración del Trigésimo aniversario de la institución coral.

La tentación de definir qué es un coro es grande, y sin embargo en esta oportunidad pasa a un segundo plano habida cuenta de las circunstancias que devienen de la unión de voces humanas para que el sonido que surja de ellas descubra hechos tan o más importantes que la simple decisión de usar la más antigua manera que el hombre tiene de producir sonido. El conocimiento en profundidad de las recónditas posibilidades de la voz, tal vez sea el inicio de esos hechos que a su vez usan elementos que intentan lograr: obtener un sentido estético, una forma de comunicar, una característica homogénea que produzca empatía auditiva en el receptor de ese sonido. A ello se deben agregar herramientas tales como exactitud y seguridad en el ritmo, la afinación, la ductilidad en la articulación, la precisión en los acentos, la más perfecta vocalización para facilitar la comprensión del texto y la intencionalidad del autor. Esto solo para señalar algunos aspectos técnicos de una agrupación vocal. A ellos se debe agregar características especiales como por ejemplo la disciplina, la influencia personal en construir el buen vecino, porque los integrantes de un coro saben que su tarea individual es importante para su vecino y este a su vez siente lo mismo, el desarrollo de la cultura de cada uno con todo lo que genera en favor de la convivencia social. El arte del canto es, como se ve, una tarea harto difícil por su complejidad y su casi infinita cantidad de elementos que la componen. Todo esto ha sido la labor artística del conjunto que conmemora su trigésimo aniversario  a lo largo de su vida. De suyo que, en general, casi todos los grupos vocales pasan por este cúmulo de cualidades pero en el caso del Ars Nova, casi desde sus comienzos, han puesto en práctica las formas aquí citadas. Y lo digo con especial conocimiento de causa porque vengo escuchándolos desde sus primeras presentaciones y en cada caso abriendo juicio de valor sobre sus actuaciones. Por tanto puedo decir del por qué de la fama obtenida en el ámbito del canto coral mundial que se origina en la capacidad de su directora fundadora, la señora Fernández de Briones, su elevado grado de exigencia artística y la entrega de la que han hecho gala los diferentes componentes que, a través de los tiempos, han formado parte de este conjunto coral. 

Amazing Grace (Gracia Sublime) es un himno escrito por el poeta y religioso cristiano John Newton que en los pueblos de habla inglesa es tal vez el más famoso de los ruegos cantados por la cristiandad de esos lugares. Curiosamente fue uno de los dos momentos más emotivos del concierto desde que afirma que el perdón y la redención son posibles para el ser humano por la gracia de Dios. El otro fue un canto por la paz escrito por el canadiense Ed Robertson llamado Dream a dream (Sueña un sueño) en el cual los cantantes cierran el concierto, con este tema fuera de programa, ubicados en la sala del templo, tomando de la mano a muchos asistentes, mirando sus miradas, recibiendo sus sonrisas, generando un espacio de tan intensa emoción que se humedecen sus ojos como en el especial instante en que por primera vez Betty Briones toma la mano de su marido Rodolfo Briones y le canta su letra mientras éste no puede contener un llanto emocionado pues comprende que con ello su mujer está agradeciendo treinta años de compañía, de apoyo, de compartir el arte que los une. 

En el medio el Grupo Femenino al cual se sumaron ex cantantes de otras épocas que llevan dentro de ellos la experiencia de haber pertenecido al Coro de Niños y Jovenes Ars Nova y mostrando a todos cuán dentro de sus corazones llevan su paso por la institución. Se lució el grupo con los atributos que le conozco, se lucieron solistas como Laura Postiglione, Verónica Briones, Claudia Carrizo, Monserrat Castro, Guadalupe Silvester, Macarena Larran, Renza Malvassi, Norma Moraga, Lourdes Coll y la mismísima directora transitando por dos Ave María (Kodaly y Biebl), Alabanzas a la Virgen María (Verdi), uno de los platos fuertes del grupo como la Vidala del Nombrador (Falú y Davalos), las formas fugadas y contrapuntísticas del Quodlibet (Graetzer) de melodías infantiles tradicionales. El canto local de la baguala, el estreno mundial de un coral del sueco Karlsson. En fin, un repertorio originado en diferentes nacionalidades, una vorágine de talento, arte puro sin concesiones que vivieron y viven los casi 500 niños y jóvenes que integraron el conjunto, o los  600 conciertos dados en nuestra provincia  y en 145 ciudades de cuatro continentes ofrecidos en estos treinta años de vida. La inevitable estadística también cuenta con los innumerables saludos recibidos de personalidades del espacio coral, argentinas como Carlos Lopez Puccio, Gabriel Senanes, Ricardo Steinsleger, o extranjeras como Julia Tagger (Francia), Saul Zaks (Dinamarca), Karmina Silec (Eslovenia), o Ana Patricia Carbajal (Mexico), más incontables recuerdos de ex integrantes de la agrupación. 

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.