Discos

Trágica Gens

Raúl González Arévalo

jueves, 7 de febrero de 2019
Véronique Gens: Tragédiennes 2. From Rameu to Berlioz. Arias y danzas de Gluck (Alceste, “Grands dieux soutenez mon courage … Ah! Divinités implacables”; Orphée et Eurydice, Ballet des ombres heureuses y Air des Furies), Sacchini (Dardanus, “Il me fuit … Rien ne peut émouvoir”; “Cesse cruel amour de régner sur mon âme”; Œdipe à Colone, “Dieux, ce n’est pas pour moi que ma voix vous implore”; Renaud, “Hélas vous le dirais-je… Ah! Que dis-tu?”), Piccinni (Didon, “Non, ce n’est plus pour moi”), Grétry (Andromaque, “C’est le seul espoir qui me reste … Si fidèle au nœud qui l’engage”), Rameau (Les Paladins, Entrée très gaye de Troubadours, Triste séjour, Sarabande, Menuets I & II), Cherubini (Médée, “Ah! Nos peines seront communes”), Arriaga (Herminie, “Mais sur cette arène guerrière… Il n’est plus… Dieux cruels”), Berlioz (Les Troyens, “Les Grecs ont disparu … Malheureux Roi”). Véronique Gens, soprano. Les Talens Lyriques. Christophe Rousset, director. Un CD (DDD) de 67 minutos de duración. Grabado en Notre-Dame du Liban de París, del 10 al 14 de mayo de 2008 y en la Chapelle de l’école Saint Michel de Nantes (Francia), del 30 de octubre al 1 de noviembre de 2008. ERATO 50999 216574 2 9. Distribuidor en España: Warner Classics Spain.

Mucho  antes  de  que  la  Fondazione  Palazzetto  Bru  Zane  canalizara  la  mayor  parte  de  los  esfuerzos  por  recuperar  el  repertorio  lírico  galo  entre  la  Revolución  Francesa  y  la  I  Guerra  Mundial,  Christophe  Rousset  ya  se  había  empeñado  en  ello,  con  grabaciones  referenciales  e  incursiones  parciales  como  precisamente  esta  serie  en  colaboración  con  Véronique  Gens.  Muy  oportuna  en  consecuencia  la  reedición  de  esta  antigua  grabación  de  Virgin  Classics  en  el  catálogo  de  la  nueva  Erato,  segundo  volumen  de  una  serie  de  tres  dedicada  a  los  grandes  papeles  de  tragédienne  francesa.

Hay  que  recordar  que  el  desarrollo  de  la  ópera  gala  concedió  siempre  una  enorme  importancia  al  recitado  del  texto,  de  modo  que  los  grandes  papeles  protagonistas  para  soprano  fueron  confiados  a  auténticas  tragédiennes,  intérpretes  ‘trágicas’  no  solo  capaces  de  cantar,  sino  sobre  todo  de  actuar,  de  modo  que  realzaran  con  la  música  textos  que  tenían  su  referencia  en  la  gran  tragedia  clásica.

Aunque  la  Gens  últimamente  aparece  abonada  a  la  recuperación  de  óperas  románticas  francesas  (la  serie  en  Ediciones  Singulares  es  impagable,  como  confirma  cualquiera  que  se  acerque  a  Proserpine  de  Saint-Saëns,  Dante  de  Godard  o  Herculanum  de  David),  hay  que  recordar  que  en  realidad  comenzó  como  especialista  del  barroco  galo,  trabajando  estrechamente  con  William  Christie.  Precisamente  como  asistente  del  americano  comenzó  su  andadura  en  la  dirección  Christophe  Rousset.  De  manera  que  ambos  se  conocían  muy  bien  y  decidieron  continuar  juntos  la  senda  lírica  francesa  justo  donde  la  dejaba  su  mentor,  en  Rameau,  que  aquí  solo  comparece  con  danzas  que  realzan  la  calidad  suprema  de  Les  Talents  Lyriques.  El  camino  se  cierra  con  el  último  representante  de  la  tragédie  lyrique  francesa,  el  gran  Berlioz,  admirador  de  Gluck  y  de  la  tragedia  griega,  capaz  de  tomar  esa  tradición  para  fundirla  con  un  lenguaje  renovador,  plenamente  romántico.

En  consecuencia,  el  disco  comienza  cronológicamente  con  un  aria  de  la  Alceste  de  Gluck  y  tiene  su  núcleo  duro  en  los  compositores  italianos  que  se  desplazaron  a  París  antes  de  la  Revolución  y  ofrecieron  nuevas  obras  plenamente  integradas  en  la  tradición  y  el  lenguaje  francés.  Antonio  Sacchini  es  el  más  favorecido  con  arias  de  tres  títulos,  DardanusŒdipe  à  Colone  y  Renaud  antes  de  la  grabación  integral  del  propio  Rousset  para  Ediciones  Singulares.  Niccolò  Piccinni  ha  sido  menos  visitado  en  los  últimos  años,  pero  no  carece  de  méritos  para  que  se  le  preste  la  misma  atención  a  tenor  de  la  escena  de  su  Didon,  un  claro  antecedente  para  Berlioz.  En  todas  las  intervenciones  la  soprano  francesa  está  sencillamente  perfecta.

Con  Andromaque  de  Grétry  se  abrió  el  camino  para  su  posterior  recuperación  de  la  mano  de  Hervé  Niquet,  pero  la  mezzo  que  requiere  la  protagonista  es  menos  adecuada  a  los  medios  líricos  de  la  Gens.  Otro  tanto  ocurre  con  Médée  de  Cherubini,  de  manera  que  sabiamente  se  incluye  el  aria  de  Neris,  que  sí  es  congenial  a  su  instrumento.  Por  su  parte,  el  aria  de  la  cantata  Herminie  –única  pieza  no  extraída  de  una  ópera–  solo  hace  soñar  lo  que  el  “Mozart  español”  podría  haber  ofrecido  si  no  hubiera  fallecido  antes  de  cumplir  veinte  años.

Berlioz  queda  cronológicamente  más  adelante,  pero  en  espíritu  está  más  cercano  a  los  anteriores  que  otros  compositores  situados  entre  ellos.  Con  todo  y  a  pesar  de  que  la  Gens  está  cantando  últimamente  de  manera  puntual,  o  para  el  disco,  papeles  de  soprano  Falcon  como  Marie  de  Gonzague  en  Cinq-Mars  de  Gounod,  o  directamente  de  mezzosoprano  como  Caterina  Cornaro  en  La  reine  de  Chypre  de  Halévy,  lo  cierto  es  que  su  instrumento  nunca  ha  dejado  de  ser  el  de  una  lírica  plena,  más  ligera  en  sus  orígenes  y  con  un  grave  más  sólido  en  la  actualidad,  aunque  sin  un  centro  que  la  convierta  en  una  verdadera  spinto.  Cuestión  diferente  es  que  la  técnica  y  la  habilidad  de  la  intérprete  la  estén  postulando  para  esas  recuperaciones.  En  consecuencia,  la  elección  del  aria  de  Cassandre  de  Les  troyens  tiene  un  punto  de  capricho  o  extravagancia,  sobre  todo  si  recordamos  las  grabaciones  antológicas  de  Régine  Crespine  o  Anna  Caterina  Antonacci,  con  un  registro  medio  de  una  consistencia  que  imprime  una  fuerza  vocal  de  la  que  carece  la  Gens.  Y  aunque  la  intensidad  dramática  no  es  solo  cuestión  de  volumen  o  de  color,  y  nuestra  soprano  supla  parcialmente  esta  carencia  con  un  estilo  y  sobre  todo  un  acento  adecuados,  el  efecto  final  tiene  más  de  fuerza  de  voluntad  que  de  convicción.

La  prestación  de  Les  Talents  Lyriques  es  absolutamente  extraordinaria,  como  siempre  en  este  repertorio.  Los  instrumentos  originales  no  suponen  el  más  mínimo  inconveniente  –salvo,  quizá,  en  Berlioz–  por  la  exactitud  y  flexibilidad  de  los  intérpretes.  Las  piezas  instrumentales  de  Rameau  y  Gluck  son  auténticas  joyas,  perfectamente  coherentes  dentro  del  programa  escogido.  En  definitiva,  la  vigencia  del  disco  original  sigue  siendo  absoluta  para  quien  desee  acercarse  al  repertorio  francés  menos  transitado.
gonza

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.