Convocatorias

The Scarlet Letter de Angélica Lidell en los Teatros del Canal

Redacción

lunes, 11 de febrero de 2019
The Scarlet Letter © Teatros del Canal

Angelica Lidell presenta The Scarlet Letter en los Teatros del Canal. Las funciones tendrán lugar en la Sala Roja a las 20:30 horas de los próximos días 14, 15 y 16 de febrero. Con texto original, vestuario, escenografía y dirección de Angelica Lidell, The Scarlet Letter está basada en la obra homónima de Nathaniel Hawthorne. Interpretada por Tiago Costa, Eduardo Molina, Nuno Nolasco,Tiago Mansilha, Vinicius Massucato, Joele Anastasi, Antonio L. Pedraza, Daniel Matos, Borja Lopez, Antonio Pauletta, Angelica Liddell y Sindo Puche, The Scarlet Letter es una coproducción de Teatros del Canal (Madrid), La Colline – Théâtre National (Paris) y CDN Orléans / Centre-Val de Loire, Iaquinandi, S.L., con la colaboración de Teatro Nacional D. Maria II, BoCA – Biennial of Contemporary Arts (Lisboa / Porto)

Angélica Lidell sobre The Scarlet Letter

“Somos las flores negras de una sociedad civilizada”, dice Hawthorne en La letra Escarlata. Seguimos rebelándonos contra la violencia de la hipocresía moral en tiempos de puritanismo. Hemos perdido en el arte la fuerza de la naturaleza salvaje para siempre. Hemos ganado en pacatería, en estupidez y en embuste. La cobardía y la mojigatería son más agresivas que nunca. Antes era la religión. Ahora la ideología.

En los tiempos de Hester la religión y la ley eran una sola cosa. Hoy se pretende que la ideología y la ley sean una misma cosa, y se exige al arte que sea ideología, y por tanto que sea la misma cosa que la ley. Nunca más se podrá representar al dios Pan, símbolo magnífico de potencia masculina y apetito sexual, penetrando animales, adolescentes y ninfas, ni podrá representarse a Eros niño, completamente desnudo,  introduciendo su dedo en la vagina de Venus, ni a un toro erecto raptando a una hermosa mujer desvestida, tampoco podrán representarse a pigmeos sodomizando a pigmeos. La condición puritana no soporta la causa obscena de la fecundación y la propagación, esconde el origen genital de nuestra concepción y de nuestro nacimiento, niegan que el hecho sublime de la vida y del amor proceda del deseo, de un sucio y violento movimiento entre penes y vulvas, de una pasión irrefrenable e irremediablemente violenta, y por supuesto no tolera en absoluto la raíz sexual de nuestras alegrías y de nuestros dolores.

Con esta letra escarlata nos sumergimos en las pesadillas que nos dan forma, en la necesidad de la culpa y en la incapacidad de fuga, como rebelión contra la salud y el orden.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.