Entrevistas

El hogar es para mí un lugar donde haya un escenario, músicos maravillosos y un público que quiera escuchar

Irene García Cañedo

miércoles, 6 de febrero de 2019
Francesca Dego © 2017 by KZN Philharmonic

La violinista italiana Francesca Dego, afincada en Londres y con una amplia carrera internacional, viene a España para ofrecer cuatro conciertos. Los días 7 y 10 actuará con la Orquesta de la Comunitat Valenciana bajo la batuta de Christopher Franklin, y el 14 y 15 con la Orquesta de Sevilla dirigida por Daniele Rustioni, su marido. El repertorio que trae para estas ocasiones es la Serenata de Bernstein y el Simposio de Plato para violín en el Palau de les Arts y el Concierto para violín No.4 de Mozart en el Teatro de la Maestranza.

¿A qué edad empezó a tocar el violín?

Comencé a tocar a los 4 años gracias a mi padre, que en realidad es escritor y profesor universitario y solía tocar el violín por placer. Definitivamente fue de quien heredé la pasión y fue el primero en poner una versión del instrumento en tamaño 1/8 en mis manos. Rápidamente se dio cuenta de que necesitaba un profesor profesional, pero durante los primeros años de estudio siempre me guio y me ayudó a practicar. También solíamos tocar duetos de Pleyel y Vivaldi y los dobles conciertos de Bach, una manera maravillosa de pasar tiempo juntos y crear un vínculo muy especial. Sinceramente, no tengo ningún recuerdo de mí misma antes de empezar a tocar el violín.

¿Cuándo se dio cuenta de que quería que la música fuera su vida?

Mis padres me llevaron al Festival de Verbier cuando tenía 8 años, y fue un verano revelador ya que pude disfrutar de todos los grandes en un mismo lugar. Recuerdo haber corrido para conseguir muchos autógrafos después de sus increíbles actuaciones y haber tenido que esquivar a los guardias del backstage. Músicos como Evgeny Kissin, Gidon Kremer, Martha Argerich y Sir Neville Marriner, así como Sir Peter Ustinov, quien fue el incomparable narrador del Carnaval de los animales de Saint-Saëns. Ese verano también escuché mi primera sinfonía de Mahler en vivo y me enamoré de los vestidos de concierto de Hilary Hahn, decidiendo de una vez por todas que la música tenía que ser mi futuro. Nunca he cambiado de opinión.

Su carrera le ha permitido tocar con muchos directores y músicos de renombre. ¿Quién le ha inspirado más?

Creo que lo más sorprendente en este negocio es rodearte de personas que sabes que te enriquecerán y te harán un mejor músico, por eso me esfuerzo cuando planeo colaboraciones y proyectos. Trabajar con Sir Roger Norrington ha sido una de las colaboraciones más inspiradoras para mí, que comenzó en Colonia con el Concierto de Brahms y continúa este año con Mozart y la Royal Scottish National Orchestra. Sir Roger subraya que no puede refutar una idea sobre la interpretación sin estar completamente informado de sus razones y su historia. Además, me encanta trabajar con orquestas que tienen su propia personalidad, pero que también están listas para absorber nuevas ideas. De esta manera, cambiamos la interpretación del otro y nunca se siente como "un concierto más". Esto sucede cuando todos están preparados para escuchar de verdad.

Es co-fundadora del Festival de Música de Cámara en Gravedona. ¿Qué le hizo interesarse en este proyecto?

Me encantó ver cómo el Festival de Música de Cámara de Gravedona cobraba vida el año pasado, una oportunidad para que mis amadas montañas se conviertan en el hogar de músicos y músicos excepcionales de todo el mundo. Tendrá lugar en agosto y la edición de este año traerá invitados increíbles como el gran pianista Alexander Lonquich y el reconocido trompetista Martin Owen. Crecí rodeada por los encantadores colores del "Alto Lago", el extremo norte del lago de Como, que aprecio aún más hoy en día como trotamundos. No hay lugar como el hogar y mi lago sigue siendo mi fuente constante de inspiración. No podría estar más feliz de ser parte de este emocionante proyecto que nace del amor por la belleza y el deseo de compartirlo.

El pasado octubre de 2018 estrenó su último disco para Deutsche Grammophon, la Suite Italienne de Stravinsky. ¿Cómo nació este proyecto?

El 2018 marca el 50 aniversario de la muerte de Mario Castelnuovo-Tedesco, un compositor del que me enamoré al interpretar su increíble "Figaro" del Barbero de Sevilla de Rossini, dedicado a Heifetz. Su "Ballade" se estrenó el 23 de noviembre de 1940 en el Carnegie Hall, pero luego se dejó que el trabajo se acumulara hasta febrero de 2018, cuando tuvo su primera publicación gracias a Edizioni Curci. Él me pidió ayuda para editar la parte de violín. Sabía que tenía que grabar esta pieza y así es como comenzó a surgir la idea de unir Castelnuovo-Tedesco con Stravinsky y Respighi para homenajear a Italia, su baile y su teatro.

La pianista Francesca Leonardi también ha participado en la grabación del disco. ¿Cómo ha sido trabajar con ella?

Francesca y yo tocamos juntas desde hace 14 años. Es bastante extraño lo bien que nos conocemos musicalmente y es genial haber podido crecer juntas como amigas y colegas. Siempre hemos sabido que queríamos grabar la Sonata de Respighi, que hemos estado tocando durante muchos años, por lo que este proyecto es nuestra propia celebración personal, con una maravillosa música inspirada en Italia.

¿Había visitado con anterioridad España? ¿Qué espera de los conciertos en Sevilla y Valencia?

He estado en España en el pasado, pero nunca en Valencia y Sevilla. Curiosamente, la última vez que actué en este hermoso país, toqué el concierto El Violín Rojo de Corigliano en Oviedo. El padre de Corigliano fue el maestro de conciertos de Bernstein en la Filarmónica de Nueva York, ¡por lo que volver a España con la Serenata de Bernstein es toda una coincidencia! No puedo esperar a descubrir el maravilloso Palau de les Arts en Valencia y el Teatro de la Maestranza en Sevilla: para mí tocar en nuevas ciudades y para nuevas audiencias es como descubrir nuevos amigos, y cada orquesta con la que trabajo activamente cambia mi percepción de las piezas.

En España va a tocar con dos orquestas diferentes: la Orquestra de la Comunitat Valenciana y la Orquesta de Sevilla. ¿Cuál fue la oportunidad que le llevó a elegir estas orquestas para tocar, además, diferentes repertorios? En Valencia, la Serenata de Bernstein y el Simposio de Platón para violín; y en Sevilla el Concierto de violín n. 4 de Mozart.

Adoro esta pieza, la Serenata de Bernstein. Para la mayoría de orquestas resulta divertido y extremadamente difícil, por lo que siempre es satisfactorio tocarla. Es una obra sobre el amor, ¡perfecta para el día de San Valentín! Está diseñada para violín, cuerdas, arpa y mucha percusión, ¡lo que crea una mezcla realmente emocionante! En cuanto a Mozart, el concierto es parte de un encantador programa construido alrededor de la figura de Don Juan, Don Giovanni en la versión de Mozart, por lo que el Teatro me pidió específicamente que tocara uno de sus conciertos. Lo cual me encanta hacer, ya que estoy preparándome para grabarlas todas. Estoy muy agradecida y feliz de tener la oportunidad de trabajar con estas maravillosas orquestas con un gran repertorio.

Además, en Sevilla, el concierto será dirigido por su esposo, Daniele Rustioni. ¿Cómo es trabajar con él?

No hay otro director que me conozca tan bien como lo hace Daniele y que me ha escuchado tocar tanto. Cuando actuamos juntos, puedo confiar completamente en él, sabiendo que siempre anticipará cualquier entrada y matiz por mi parte. En cierto modo, es una mayor responsabilidad para los dos, hay menos posibilidades al azar y un mayor sentido del deber hacia la otra persona. Cuando planeaba grabar Paganini y Wolf-Ferrari para DG (Deutsche Grammophon),  no tenía ninguna duda de que tendría que ser con Daniele. Al seguir sus actuaciones de ópera y su detallado trabajo con cantantes durante tantos años, he estado constantemente expuesta al gran repertorio italiano, que adoro. Wolf-Ferrari era un compositor de ópera y el teatro, con sus efectos y emociones desinhibidas, brota de cada nota. Aprecié cada momento trabajando en esta pieza con Daniele, ya que tuvimos que construir nuestra propia interpretación, sin mucho material preexistente para continuar.

¿Qué otras cosas disfruta además del violín? Usted también escribe sobre música en diversos periódicos y revistas, ¿alguna vez ha estado interesada en una carrera de periodismo?

Definitivamente, mi refugio es leer y pegarme atracones a dramas de época en Netflix... Rara vez me alejo de mi violín, incluso me lo llevé de vacaciones a las Maldivas. ¡Siempre me ha gustado escribir, desde que era niña y elaboraba poemas y novelas musicales sobre lobos o piratas! Creo que de alguna manera siempre será parte de mi vida, una pasión que definitivamente heredé de mi padre, el periodista y escritor Giuliano Dego. Ahora tengo una columna mensual en la revista especializada italiana Suonare News. También he terminado mi primer libro, donde hablo sobre música y experiencias personales en el trabajo. Será lanzado por el gigante de la publicación italiana Mondadori el 26 de febrero, ¡estoy muy emocionada!

Fue la primera mujer italiana premiada con el "Nicolo Paganini" en Génova, desde 1961. ¿Qué significó eso para usted?

En los tiempos de Clara Schumann, una solista no podía viajar si no estaba acompañada por un hombre, así que definitivamente creo que superar los límites en este sentido es muy importante. Ha habido mujeres maravillosas en el pasado que han abierto puertas para mi generación, por lo que las cosas ahora son mucho más fáciles si una niña quiere tener una vida en las artes. Estoy muy orgullosa de seguir sus pasos, ya que ha sido especialmente raro que las instrumentistas italianas tengan una carrera de conciertos internacional.

¿Ve tantas mujeres como hombres tocando el violín como solistas en su entorno de trabajo?

Creo que hoy en día estamos empezando a ver cómo se nivelan los números, al menos en lo que respecta a los solistas. Algunos de los violinistas más maravillosos activos en la actualidad son mujeres, empezando por Janine Jansen, Hilary Hahn, Julia Fischer y Lisa Batiashvili. La situación en las orquestas de todo el mundo, en cuanto a los líderes de sección, sigue sin ser paritaria la mayor parte del tiempo, pero creo que lo será muy pronto. Si miras a las mejores solistas de nuestro tiempo, como Martha Argerich, Anne-Sophie Mutter o, mirando atrás, Jaqueline du Pré, te das cuenta fácilmente de que lo que nos seduce y nos atrae no es el hecho de que sean indiscutiblemente tan buenas como sus contrapartes masculinas, sino su investigación de su propia verdad, su humanidad como artistas. Espero que lo mismo pronto sea también el caso de los directores, que la categorización se convierta en conductores "buenos" y "malos" y no en mujeres ni en hombres.

Usted toca regularmente con orquestas italianas. ¿Qué tiene que tener una orquesta en otro lugar para que llegue a sentir una conexión con ella?

Crecí y estudié en Italia, pero mi madre estadounidense y yo pasamos muchos años en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos y Londres. Así que creo que realmente puedes encontrar una conexión a través del lenguaje común de la música en cualquier parte del mundo. Adoro tocar en Italia y estoy convencida de que nuestra herencia operística le da a los conjuntos italianos una forma especial de leer, por ejemplo, Paganini o compositores con experiencia en ópera. Ahora mi hogar es Londres y trabajo mucho con increíbles orquestas del Reino Unido, como la Royal Philharmonic, The Hallé, Ulster Orchestra y City of Birmingham, todas formadas por increíbles músicos que realmente hacen que quieras hacerlo lo mejor posible en el escenario. Pero en realidad, tal vez el hogar sea en cualquier lugar donde haya un escenario, músicos maravillosos y un público que quiera escuchar.

¿Es sencillo tocar para tantos públicos diferentes?

Lo que me encanta de la música clásica es que conecta a todo tipo de personas. ¡Conocer y tocar para diferentes audiencias es muy enriquecedor y la energía que uno obtiene en los cambios de escenario en cada concierto ayuda a dar forma a la actuación! Creo que el músico tiene que estar realmente abierto a sentir lo que el público tiene para ofrecerle, cómo pueden sumar a la actuación y qué es lo que están buscando. Me encanta "escuchar" a las nuevas audiencias de esta manera y siento que mi manera de tocar cambia con ellas y gracias a ellas.

¿Cuál será su próxima parada tras estos conciertos en España?

Me voy a Escocia de inmediato a por más Mozart, luego a Roma y Florencia, donde tocaré el concierto I Profeti de Castelnuovo-Tedesco con la Orquesta de la Toscana, con quien luego estaré de gira con el mismo programa en Alemania y Austria en marzo. También tengo un trío de gira en Italia antes de dirigirme a Manchester para tocar las Estaciones Porteñas de Piazzolla. ¡Un montón de repertorio y viajes emocionantes!

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.