Reportajes

Las Variaciones Goldberg en el Ciclo Maestros

Irene García Cañedo

jueves, 7 de marzo de 2019
Diemut Poppen © 2019 by Diemut Poppen

El ciclo Maestros dio comienzo el pasado sábado 16 de febrero, para reunir en un escenario y a lo largo de tres conciertos, a las figuras más destacadas de la Escuela Superior de Música Reina Sofía. La Escuela acoge tanto a sus propios profesores como antiguos alumnos en muestras como la inaugural, que ofreció interpretaciones de las obras de Bartók, Liszt, Rachmaninov, Schubert e Ysaÿe, a manos de los ex alumnos Tatiana Samouil (violín), Pavel Gomziakov (violoncello) y Plamena Mangova (piano).

El lunes 18 tuvo lugar la segunda actuación, protagonizada por un trío de cuerda formado por los profesores de la Escuela Marco Rizzi (violín), Diemut Poppen (viola) y Jens Peter Maintz (violoncello). Su actuación fue un viaje por las Variaciones Goldberg, de Johann S. Bach, originalmente compuestas para clave pero arregladas para trío de cuerdas por el violinista y director de orquesta Dmitry Sitkovetsky.

Esa tarde el teatro de la Escuela Reina Sofía estaba lleno, con la vistosa presencia de los alumnos, identificables por su corta edad y sus inseparables estuches de instrumentos a la espalda. Los tres artistas entraron al escenario desde el centro del mismo, rostros concentrados y serios salvo por las discretas sonrisas de Diemut Poppen.

La violista es natural de Münster, Alemania, y tiene una amplia experiencia como solista con las mejores orquestas del mundo, bajo la dirección de maestros como Frans Brüggen, Heinz Holliguer o Claudio Abado. Además, es cofundadora de la Orquesta de Cámara de Europa, miembro fundador de la orquesta del Festival de Lucerna y galardonada con el Premio Europeo de la Música. Actualmente, imparte la Cátedra de Viola en la Escuela.

La primera Aria comenzó como un baile lento en el que se lució el violín, con sus florituras y sus agudísimos en los pianos. El violinista, Marco Rizzi, es intérprete habitual en importantes escenarios internacionales y ha recibido premios en reconocidos concursos como el Chaicovsky en Moscú, el Queen Elizabeth en Bruselas o el de Indianápolis en Indiana. En la actualidad, es profesor de la escuela de música de Mannheim en Alemania, miembro jurado de prestigiosos concursos y profesor de la Cátedra de Violín en la Escuela Superior de Música Reina Sofía y otros centros.

Por su parte, el violoncellista, Jens Peter Maintz, original de Hamburgo, ganó el primer premio del Concurso Internacional ARD, fue el principal cellista de la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín y actualmente lo es de la del Festival de Lucerna. Ha sido dirigido como solista por Vladimir Ashkenazy y Herbert Blomsted. Como músico de cámara, pertenece al ciclo Spectrucm Concerts Berlin y fundó el dúo Cello Duelo con Wolfang Emanuel Schmidt. Desde 2004 es profesor de la UFK de Berlín y actualmente imparte la Cátedra de Violoncello en la Escuela Reina Sofía.

Con la primera variación cobraron importancia los otros dos instrumentos y el buen empaste entre los tres músicos llevó al público de la mano hasta el final de la interpretación. A destacar de la velada, los momentos de pregunta-respuesta entre los instrumentos, en los que cada uno pudo lucirse en solos como los grandes artistas que son ante el público y sus alumnos de la Escuela. Los distintos cánones repartidos por la obra fueron quizás los momentos más bellos de la noche, en concreto la Variatio XXV Adagio. La viola y el cello como un mero acompañamiento a un grito atormentado que fue el canto del violín. Una canción de agudos y fraseos que instó a Diemut Poppen a alzar la mirada con melancolía al anfiteatro. La Coda, una repetición del tema principal en pianísimo, como un último suspiro que transportó a la audiencia hasta la muerte del sonido.

La leyenda cuenta que las variaciones fueron originalmente encargadas por el conde Hermann Carl von Keyserlingk a Bach, para que Johann Gottlieb Goldberg, el original intérprete y alumno de Bach, lo entretuviese con ellas durante las noches de insomnio del conde. Aunque sin atisbos de somnolencia en esta ocasión, la velada fue un éxito entre el público. Si bien recibió a los artistas en un primer momento con un moderado aplauso, se alzó en vítores y bravos hasta en cuatro ocasiones una vez hubo terminado la actuación de los artistas. Por fin, sonrisas en sus rostros ya relajados después de algo más de una hora de intensa música.

El tercer concierto del Ciclo Maestros se celebrará el 2 de abril a las 19.30 horas en el escenario de la Escuela y contará con la actuación de los profesores Nobuko Imai (viola), Hansjörg Schellenberger (oboe) y Alina Artemyeva (piano).

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.