Discos

Una voz contra la miseria humana

Raúl González Arévalo

jueves, 14 de marzo de 2019
Barbara Hendricks & her blues band: The Road to Freedom, Live. Blues, Gospels and Negro Spirituals: Improvisation on Feeling Bad Blues – instrumental [Ry Cooder] & People Get Ready [Curtis Mayfield]; We Shall Not Be Moved [traditional]; Woke Up This Morning (With My Mind On Jesus) [trad.]; Amazing Grace [John Newton]; Keep Your Eyes On The Prize [traditional]; Take My Hand, Precious Lord [Thomas A. Dorsey]; Another Man Done Gone [traditional]; Down in Mississippi [J.B. Lenoir]; Improvisation – instrumental [Mathias Algotsson]; Strange Fruit [Allan Lewis]; Medley for Refugee Children (Summertime [Georges Gershwin], Home [poem by Warsan Shire], Sometimes I Fell Like a Motherless Child [traditional]); I Wish I Knew How It Would Feel To Be Free [Taylor, Lamb]; Oh Freedom [traditional]. Barbara Hendricks (voz), Mathias Algotsson (piano, órgano Hammond), Ulf Englund (guitarra, guitarra slide), Max Schultz (guitarra). Un CD (DDD) de 63 minutos. Grabado en la Cité des Congrès de Nantes (Francia) en enero de 2018. ARTE VERUM ARV-015. Distribuidor en España: Semele Music

El compromiso humano de Barbara Hendricks con los más desfavorecidos es un hecho incontrovertible. Con su último proyecto, El camino a la libertad, realizó una gira mundial en la que, a través de los blues, gospels y espirituales negros con los que inició su carrera, reivindica sus raíces y hace un ejercicio de Memoria Histórica muy necesario porque la esclavitud sigue siendo minimizada o justificada, alternativamente, por importantes sectores sociales e incluso académicos que no quieren asumir su responsabilidad y su deuda con la población negroafricana esclavizada en América y Europa. Pero, además, recuerda el drama de los refugiados inundando los informativos y desbordando a la clase política mundial, tanto la que quiere ayudar como la que construye muros, sólidos como el de Trump en la frontera con México, o líquidos como el del Mediterráneo entre el Magreb y la Fortaleza Europa que practican gobiernos europeos. En este contexto la Hendricks usa la música, imbuida de toda la autoridad moral que posee, para sacudir conciencias, exigir dignidad y decencia, y desenmascarar hipocresías bienpensantes. 

Tuve la fortuna de presenciar en directo el concierto que ofreció en el marco del 59 Festival Internacional de Música y Danza de Nerja en junio de 2018. El disco publicado por Arte Verum, el sello de la propia cantante, refleja a la perfección lo que escuché entonces y recrea el espíritu y la fuerza que lograba con el directo, aunque cambia la composición del programa en algunos números y el orden de presentación. Para muestra, el Medley por los niños refugiados en el que, tras interpretar Summertime, recita con enorme fuerza el poema de la somalí Warsan Shire Home, en el que destaca una frase: “nadie sube a sus hijos a una patera, a menos que el agua sea más segura que la tierra”, para cerrar a continuación con Sometimes I feel like a motherless child (A veces me siento como un niño huérfano). 

Pocas veces un programa está mejor armado y cargado de mayor sentido e intención que en esta ocasión. El paso del tiempo no ha hecho particular mella en la voz, más allá de los cambios de color entre registros. El vibrato está controlado y el agudo retiene cierto brillo. La intérprete canta relajada, con un dominio del estilo absoluto, haciendo gala de la flexibilidad y la libertad melódica que son necesarias, aprovechando al mismo tiempo su entrenamiento como cantante lírica, visible en ese fiato, muy considerable, y en la capacidad de sostener el sonido en pianissimo. A su lado los músicos, su banda de blues, demuestran una gran compenetración y complicidad entre ellos. Todos tienen importantes momentos solistas, en los que pueden lucir su virtuosismo y su capacidad de improvisación. En definitiva, un disco inusual de la mano de una artista inusual. 

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.