Bélgica

Crónica: «Sandwich et boisson inclus»

Ruth Prieto

miércoles, 27 de marzo de 2019
Bruselas, viernes, 15 de marzo de 2019. Estudio 1 Flagey. Sofya Melikyan, piano. Programa: Federico Mompou, Variaciones sobre un tema de Chopin; Enrique Granados, selección de Goyescas; Geghuni Chitchyan, Armenian Bas Reliefs. Ciclo Piknik / Álbum presentación: «Spanish Piano Music: Granados & Mompou» (Etcétera, 2018). Grabado en Flagey.
Sofya Melikyan © 2019 by Natasha Lebedeva

Sofya Melikyan presentó su cd Spanish Piano Music: Granados & Mompou, grabado en Flagey por el sello belga Etcétera en el fantástico Estudio 1 del conjunto de salas -dedicadas a la cultura en torno a la música y la imagen- que es Flagey, en el marco del ciclo Piknik, uno de los diferentes ciclos de música que tienen estas salas y que debo reconocer que siempre me había producido un cierto rechazo. En la entrada reza «Sandwich et boisson inclus», y añade: «avant ou après le concert». Yo detesto que la gente tosa o que desenvuelva caramelos de papeles ruidos parsimoniosamente en medio de un concierto, así que la idea de tener al lado a alguien comiendo o bebiendo no me resulta muy agradable. Hace algún tiempo una persona del equipo de Flagey me explicó que el piknik es antes o después del concierto, no durante (yo suspiré aliviada pero seguía teniendo mis reservas). Más tarde he podido ver que en Bélgica se busca cada tramo horario, cada posible y potencial ‘publico’, para ofrecerle un concierto. Esto es una cosa muy de Bruselas, que es una ciudad apasionada por la cultura. Y este no deja de ser un concierto con su particular ritual: es la hora del almuerzo en Bruselas, y por si el horario puede ser disuasorio en la cafetería con la entrada, antes de entrar o una vez finalizado el concierto, te obsequian con un bocadillo y una bebida. Y al final del concierto hay mucha gente comiéndose el bocata y comentando el concierto con la pianista, mientras ella firma los cds. Todo muy agradable.

Cuando Sofya Melikyan me dijo que venía a Bruselas a presentar el cd pensé que descubriría si mis miedos y prejuicios con este ciclo eran ciertos, pero sobre todo podría disfrutar de nuevo de una de las mejores pianistas que conozco y desde luego ni con picnic incluido me la pierdo. El Estudio 1 es una sala mediana, el público bastante mayor y desgraciadamente ni me libro de alguna tos (esto es internacional), ni de algún caramelo desenvuelto sonoramente (esto no sé si es el karma).

Sofya comenzó con Mompou, con las preciosas Variaciones sobre un tema de Chopin, un aliciente más, pues en mi opinión se tocan muy poco en concierto y es una gran obra con la que el compositor catalán rozó la perfección. Evocar la música de Chopin, uno de los grandes hitos del piano y referente de la música romántica, no es poca cosa, pero ahí estaba Mompou. Es una obra de emoción contenida, muy intelectual, delicada y tal vez un poco arriesgada para comenzar un concierto. Sofya supo captar el tema, con su sabor a mazurca, y la delicadeza de sus 12 transformaciones desde un profundo conocimiento del piano y sus matices, de la partitura y su musicalidad, sólo reservado a los grandes intérpretes. Hay un momento maravilloso después del tema - que es el Preludio n° 7 op 28 de Chopin (publicados por primera vez en 1839)- cuando en la primera variación en el Tranquilo e molto amabile casi desde el principio la armonía deja de ser Chopiniana para empezar a ser puro Mompou y el compositor lo hace con tal maestría que le bastan un par de acordes para saber que comienza un viaje lleno de colores y timbres, un cuidado por los detalles que son también el preludio de un concierto inolvidable, Mompou toma una obra del siglo XIX y la lleva de la mano en 12 variaciones al siglo XX.

Después de Mompou, Sofya interpretó tres de las Goyescas de Enrique Granados: Los Requiebros, La Maja y el Ruiseñor y El Amor y la Muerte, que interpretadas por las manos de Melikyan, elegante, colorista y expresiva, saben a poco y me recuerdan a la gran Rosa Sabater, para mí la mejor embajadora de Granados. Termina el concierto con las cinco interesantes y virtuosas Armenian Bas Reliefs de la compositora armenia Geghuni Chitchyan, una obra que ya conocía, y que da muchas pistas sobre la singularidad de esta intérprete. Grabada por Ibs en otro memorable cd, el Women de Sofya Melikyan, que ya fue recomendación editorial en Septiembre 2018 en El Compositor Habla, es sin duda otro cd para no perderse.

Sofya es mucha Sofya. Una pianista de un dominio técnico apabullante, con repertorio amplísimo, tiene una intuición única para la música española, un nivel de expresividad que emociona a cada paso y un gusto por la música contemporánea que se agradece, con ella descubres siempre alguna obra de las que merecen la pena.

Vuelvo a casa pensando en esta crónica y en que es la segunda vez que en Mundoclasico.com me pregunto por la falta en las programaciones española y europea de algunos/as pianistas, que no alcanzo a entender por qué no están más presentes. Ya lo dije de Josu de Solaun y lo digo hoy de Sofya Melikyan, que debería estar en las grandes citas pianísticas europeas.

No puedo tampoco dejar de pensar en el esfuerzo que se hace en Bélgica, para buscar a esos públicos deseosos de escuchar un concierto, buscando ciclos, rituales, franjas horarias e ideas de todo tipo. Así que a pesar de mis prejuicios, creo que repetiré, la próxima vez con Sandwich et boisson inclus.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.