Opinión

Carmiña Burana

Xoán M. Carreira

viernes, 13 de septiembre de 2019

La Xunta de Galicia ha hecho públicos el premio Innova que organizó la Federación Galega de Bandas de Música y Agadic (Asociación Galega de Industrias Culturais) "para fomentar la experimentación musical". La iniciativa galardonada es el ciclo Viraxes (Virajes) que "propone tres espectáculos amenos y diferentes, creados por bandas de música de Galicia, que en septiembre y diciembre llevarán a la Ciudad de la Cultura [Santiago de Compostela] sus propuestas de experimentación musical en las que se atreven con géneros como el circo, el teatro o la música clásica". 

El ciclo arranca el sábado 21 de septiembre con la interpretación de la cantata escénica Carmina Burana de Carl Orff, interpretada por la Banda de Música Municipal de Valga (Pontevedra), el coro Gli Appasionatti con tres solistas anónimos dirigido por Manuel Villar Touceda, director y fundador del Centro Superior de Música de Galicia

En mayo de 2000 el entonces Conselleiro de Cultura de la Xunta de Galicia, Jesús Pérez Varela, saltó a las cabeceras de los medios de comunicación españoles y europeos cuando en la presentación del Festival Internacional de Música de Galicia declaró que el concierto estrella del Festival era la actuación de la gran cantante gallega Carmiña Burana [sic] acompañada por la Orquesta Sinfónica de Galicia.

Dos décadas más tarde la misma Consellería premia como iniciativa innovadora y experimental una interpretación con textos traducidos al gallego de Carmina Burana que "ejemplifica la búsqueda de Orff de un formato que revele el poder elemental de la música, permitiendo al oyente experimentarla como una fuerza primitiva y abrasadora." 

Aún renunciando a la fácil tentación de analizar la asunción por parte de la Administración gallega de los valores simbólicos e ideológicos de este icono cultural del régimen nazi, se me escapa dónde está la innovación y la experimentación en el hecho de organizar una interpretación al aire libre de una obra muy popular y que se escucha regularmente en Galicia, tanto en salas de conciertos como al aire libre y como sintonía de vídeojuegos. 

El ciclo Viraxes continuará en diciembre con el espectáculo MIB: Músicos in Black, un proyecto teatral en el que colaboran la Banda Unión de Guláns y el grupo de teatro Todos Xuntos. MIB es "un relato sobre la importancia de la música en la vida cotidiana, contándonos en clave de humor los hilarantes sucesos que acontecen tras un aterrarrizaje alienígena en una aldea gallega". Por lo que parece MIB es una adaptación libre al gallego de la ópera infantil Help, Help, the Globolinks! (1968) de Menotti, seguramente para celebrar el cincuentenario de su estreno en inglés en 1969. Cabría entender que se considere innovadora la conmemoración de un cincuentenario como este, a pesar de que Help, Help, the Globolinks! ya ha sido representada varias veces en Galicia. Más difícil resulta etiquetar como experimental esta representación. 

El ciclo Viraxes finaliza el 14 de diciembre con el proyecto Orquestra de malabares, a cargo de la Unión Musical de Meaño y la compañía gallega de nuevo circo Pistacatro, los cuales ofrecerán una "asombrosa danza aérea en un diálogo escénico entre seis malabaristas y una banda de música". O sea, un tipo de espectáculo de milenaria tradición tanto en Oriente como en Occidente, un éxito de público garantizado a poco bien que se haga. Pero imposible de calificar como innovador o experimental. 

En una de sus últimas intervenciones televisivas el centenario antropólogo y prehistoriador vasco José Miguel de Barandiarán y Ayerbe (1889-1991) asistió a un coloquio con conocidas figuras de la movida cultural vasca de los 1980. Contra su costumbre, Aita Barandiarán no participó en los debates, lo cual provocó que la presentadora, visiblemente preocupada, le preguntase si se encontraba bien y qué opinaba sobre lo allí hablado. Barandiarán contestó que estaba perfectamente y que había escuchado escuchado atentamente a esos "muchachos" y había llegado a la siguiente conclusión: "lo que necesita Euskadi es más incultura". 

Han pasado treinta años desde que el Aíta expresó tan sabia sentencia. En su homenaje, y tras constatar lo que los gobernantes gallegos entienden por innovación y experimentación musical, tengo que decir lo mismo, que lo que Galicia necesita es más incultura. 

Nota de prensa completa (en gallego)

O ciclo Viraxes propón tres espectáculos amenos e diferentes, creados por bandas de música de Galicia, que en setembro e decembro levarán á Cidade da Cultura as súas propostas de experimentación musical nas que se atreven con xéneros como o circo, o teatro ou a música clásica.

Nestes tres concertos, a Banda de Música Municipal de Valga, a Unión Musical de Meaño e a Unión de Guláns danlle unha volta ao seu repertorio máis tradicional unindo o seu talento ao do coro Gli Appassionati, o do grupo de teatro Todos Xuntos ou o da compañía galega de circo Pistacatro. Como resultado, Viraxes propón un plan de sábado, con entrada de balde, no que gozar en familia de propostas artísticas distintas e divertidas, que de seguro gustarán tanto aos maiores como aos máis pequenos e pequenas da casa.

Os concertos foron galardoados na convocatoria dos premios Innova, promovida en 2019 pola Federación Galega de Bandas de Música Populares (FGBMP) e a Xunta de Galicia a través da Axencia Galega das Industrias Culturais (Agadic) para fomentar a experimentación e innovación no eido musical.  

O ciclo arranca no Xardín do Teatro do Gaiás o vindeiro sábado 21 de setembro coa popular Carmina Burana, a cantata escénica profana de Carl Orff que cativa a todo tipo de públicos coa súa espléndida percusión e riqueza rítmica que dá variedade ao conxunto e impide calquera monotonía.

A versión que se representará no Gaiás é unha tradución íntegra dos textos medievais ao galego, con música do século XX feita por músicos galegos e con máis de 150 artistas no escenario. Dirixido por Manuel Villar Touceda e interpretado pola Banda de Música Municipal de Valga e o coro Gli Appassionati e tres solistas (soprano, tenor e barítono), este Carmina Burana en galego exemplifica a busca de Orff dun formato que revele o poder elemental da música, permitindo ao oínte experimentala como unha forza primitiva e abrasadora. O concerto terá lugar ás 18,00 horas e será de entrada libre e de balde ata completar a capacidade do auditorio ao aire libre do Xardín do Teatro da Cidade da Cultura.

Viraxes continuará xa en decembro con outros dous espectáculos, que nesta ocasión terán lugar no Museo Centro Gaiás. Por unha banda, a Unión de Guláns –unha das bandas máis antigas de Galicia cunha traxectoria que se remonta ao século XIX– interpretará o 7 de decembro o espectáculo MIB: Músicos in Black, xunto ao grupo de teatro Todos Xuntos. Trátase dun proxecto teatral nado da colaboración entre ambas formacións artísticas e coa implicación de toda a veciñanza desta pequena aldea de Ponteareas. MIB tráenos un relato sobre a importancia da música na vida cotiá, contándonos en clave de humor os hilarantes sucesos que acontecen tras unha aterraxe alieníxena nunha aldea galega.

O sábado 14 de decembro o circo protagonizará o último dos espectáculos de Viraxes co proxecto Orquestra de malabares, da Unión Musical de Meaño e a compañía galega de novo circo Pistacatro. O espectáculo está concibido para asistentes de todas as idades, aínda que se dirixe especialmente a un público infantil e familiar, que de seguro gozará desta abraiante danza aérea nun diálogo escénico entre seis malabaristas e unha banda de música.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.