Argentina

La ópera de un personaje ausente

José Mario Carrer

miércoles, 16 de octubre de 2019
Salta, sábado, 12 de octubre de 2019. Teatro Provincial. 'La Arlesiana' de Francesco Cilea, sobre libreto de Leopoldo Marenco.  Boris Laures, puesta en escena. Ámbitos Técnicos, Fernando Oyarzun, Zulema Villalonga, Zacaría Ghianni, Hugo Cicero, María Vucetich, Mabel Chocobar, Raúl Aquenes, Nadia Rosini, Luis Noel Antezana Chinchilla, Eric Torres Azael, Gabriel Vinker y otros. María Lujan Mirabelli (Rosa Mamai), Nazareth Aufe (Federico), Leonardo López Linares (Baldassarre), Laura Polverini (Vivetta), Alfredo Martínez (Metifio), Cristian Roldán (Inocente), Yamil Montero (Tío Marco), Coro de Cámara UCASal.Orquesta Sinfónica de Salta. Dirección Maestro Jorge Lhez. Producción: Universidad Católica de Salta e Instituto de Música y Danza de la Provincia
Laures: La Arlesiana © 2019 by Teatro Provincial de Salta

Poco después de El barbero de Sevilla, se presenta una nueva ópera cuya asistencia confirma la cantidad de adeptos que este fenómeno musical tiene en el público. En este caso se trata de una obra en tres actos que habla de una protagonista virtual, o sea, que no aparece en ningún momento, en un habilísimo recurso literario y sin embargo su génesis, un breve cuento de Alfonso Daudet, despierta la imaginación del oyente que conforma a su gusto el personaje en cuestión. Este primer acto cuenta y plantea de entrada el drama posterior. Rosa Mamai es la propietaria de la granja ubicada en la región de Provenza, no muy alejada de la localidad francesa de Arlés. Tiene dos hijos: Federico e l’Innocente, este último así llamado por cierto retardo mental. Federico se ha enamorado de una bella pero desconocida arlesiana generando la pena de Vivetta que secretamente está enamorada de él. Rosa le ha pedido a su hermano Marco averigüe sobre la arlesiana y éste llega con buenas noticias. Sin embargo aparece Metifio, caballerizo de la granja, que muestra ardorosas cartas de esa arlesiana, demostrativas del amor que mantenían. Federico queda destruido luego de leerlas. El acto sirve, además, para escuchar a López Linares en su relato “come due tizzi accesi”, contando la historia del lobo que mata a la cabra, voz potente pero de enorme belleza y también el aria de Luján Mirabelli “era un giorno di festa” donde luce como muy buena mezzosoprano a lo que se suma su calidad interpretativa.

El segundo acto se basa en los esfuerzos de Vivetta, la exquisita soprano Laura Polverini, para consolar a Federico a lo que se une Rosa, madre de éste para apaciguar el dolor que lo lleva a entonar la inspirada aria “el lamento de Federico” tal vez el momento más lírico de la ópera.

El tercer acto es realmente conmovedor y además cuenta con un inicio de poderosa construcción musical. El coro entona preparativos de la boda Vivetta-Federico pero llega Metifio a recoger sus cartas. En Federico renace el dolor. Su madre Rosa, canta “esser madre é un inferno”, casi una oración lamentosa. l’Innocente cuida de Federico, el eficaz tenor uruguayo Nazareth Aufe, que alterado al máximo imaginando a la arlesiana en brazos de Metifío, termina suicidándose mientras su madre se desmaya sostenida por su hijo menor y Vivetta. Una obra más del verismo italiano.

El elenco irreprochable, la música de Cilea, compositor de Calabria, está tan bien construida que parece envolver el canto de los protagónicos, la orquesta impecable y la dirección del maestro Jorge Lhez con una solvencia tal que el desarrollo total de la obra no solo carece de baches sino que brinda el camino perfecto para transitar los pasajes del drama. El vestuario, la escenografía, ambos producidos por Boris Laures, y la iluminación, acordes con el esfuerzo global.

Es oportuno en este punto traer a colación que La Arlesiana, prácticamente con los mismos intérpretes obtuvo la distinción del mejor estreno de la temporada 2017 dado por nuestra Asociación de Críticos Musicales de Argentina. Desde lo estrictamente artístico-cultural, un gran acierto de la Universidad Católica y del Instituto de Música y Danza locales. 

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.