Discos

Ballets para tiempos de guerra: Ashton y Walton

María Valvanera

domingo, 2 de noviembre de 2003
William Walton, The Quest, ballet en cinco escenas; Siesta; The Wise Virgins, Suite del ballet (sobre J. S. Bach). English Northern Philharmonia. David Lloyd-Jones, director de orquesta. Un disco compacto DDD de 63 minutos grabado en el Great Hall de la Universidad de Leeds (UK) los días 11 y 12 de julio de 2001. Andrew Keener, productor. Mike Clements, ingeniero de sonido. Producción de HNH International Ltd., 2002. Naxos 8.555868
Durante los años previos la 2ª Guerra Mundial y las dos décadas siguientes, las compañías de ballet fueron uno de los grandes acicates para la creación musical. Incluso William Walton (1902-1983), que no fue un compositor especialmente aficionado al ballet, no pudo evitar componer dos: The first shoot (1935 y The Quest (1943), y orquestar otro, The Wise Virgins (1940), sobre música de J. S. Bach. Siesta, no nació como ballet, pero fue también coreografiada por Frederick Ashton (1904-1988), como las dos anteriores.Los dos ballets de Walton recogidos en este disco nacieron muy vinculados a las circunstancias bélicas, y fue la desaparición de los materiales del montaje de The Quest durante la guerra y hasta 1958, en que aparecieron casualmente en un almacén, los que han motivado que esta obra haya sido sólo un nombre dentro del catálogo de Walton durante muchos años. La primera grabación -sobre la edición preparada por Christopher Palmer- tuvo lugar en 1990, y ésta de Naxos es la segunda que se hace, pero usando una edición distinta que pretende adaptarse mejor a la orquestación original de Walton, incluso reconociendo que su modesta orquestación estaba en buena medida motivada por las circunstancias bélicas y que el propio Walton no estaba contento con ella. Sin embargo, David Lloyd-Jones, responsable de esta edición y director de la orquesta en la grabación, se limita a incorporar algunos añadidos y cortes que hizo Walton para la Suite del ballet que publicó en 1962, así como las indicaciones aparecidas en el archivo del Museo Walton de Ischia.El Sadler's Wells Ballet, fundado por Ninette de Valois en 1931 como Academy of Coreographic Art, estaba comenzando a asentarse en el panorama internacional del ballet cuando estalló la guerra. Frederick Ashton, su coreógrafo principal, se incorporó al ejército y la actividad del ballet, que nunca dejó de funcionar, se vio reducida a actuaciones londinenses en precarias condiciones y giras por el Reino Unido donde a menudo sólo se podía disponer de piano para acompañar las obras. Fue en estas difíciles circunstancias cuando Ashton obtuvo un permiso de seis semanas para montar un ballet, The Quest compuesto por Walton siguiendo cuidadosamente el argumento y las indicaciones que le había dado Ashton. La obra tuvo varias representaciones pero luego, como indicábamos antes, se perdió, y sólo se ha representado dos veces más desde su estreno. El argumento, tomado de The Faerie Queene de Edmund Spenser, es una historia claramente relacionada con la moral de guerra y el patriotismo que imperaban en todos los espectáculos del momento: una lucha entre el bien y el mal.Siesta (1926) es la segunda de las piezas orquestales de Walton. No se conoce casi nada sobre las circunstancias de su composición ni sobre el programa que parece tener la obra, cuya música no parece en principio muy apropiada para una siesta convencional. Frederick Ashton hizo dos coreografías distintas, dos pas de deux, sobre esta breve pieza. La primera en 1936 y la segunda en 1972, para la celebración oficial del 70 cumpleaños de Walton.The Wise Virgins, basada en la parábola de las vírgenes necias y prudentes que aparece en el evangelio de San Mateo, y con música tomada de diversas cantatas y preludios corales de J. S. Bach, es también un proyecto de los años de la 2ª guerra mundial, pero realizado en unas circunstancias bien distintas a las de The Quest. La guerra aun no había comenzado en realidad, y tras los primeros meses, finales de 1939, en que se esperaban acontecimientos, la gente había optado por actuar como si la guerra no existiera (de hecho el Sadler's Wells Ballet estuvo a punto de quedar en zona de guerra porque en 1940 estaban de gira en Holanda cuando fue invadida por los alemanes). La coreografía, como en las dos obras anteriores, estuvo a cargo de Ashton, y fue protagonizada por Margot Fonteyn y Michael Somes.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.