Discos

El tiempo bien tecleado

Paco Yáñez

lunes, 6 de enero de 2020
Philippe Manoury: Le temps, mode d'emploi. GrauSchumacher Piano Duo. SWR Experimentalstudio. Detlef Heusinger, Martin Offik, Harry Vogt y Wulf Weinmann, productores. Bernd Jundl, ingeniero de sonido. Un SACD DDD de 58:16 minutos de duración grabado en la SWR Schlossbergsaal de Friburgo (Alemania), del 15 al 19 de febrero de 2016. NEOS 11802. Distribuidor en España: Sémele Proyectos Musicales

Cuando un año se termina con buen pie, nada mejor que aprovechar su impulso y seguir el rumbo que éste había marcado; de ahí, que continuemos, ya adentrados en 2020, de la mano del sello discográfico con el que despedimos 2019 el pasado lunes. Nos referimos a NEOS, de cuyos últimos lanzamientos seleccionamos, hace siete días, el segundo monográfico del compositor austriaco de origen cubano Jorge E. López para el sello muniqués (NEOS 11912), y hoy presentamos un potentísimo SACD de Philippe Manoury (Tulle, 1952), un compositor que, tras el fallecimiento en enero de 2016 de Pierre Boulez, muchos ven como la principal figura musical de Francia en la actualidad (con permiso de los Franck Bedrossian, Raphaël Cendo, Tristan Murail y un largo etcétera que hace de nuestros vecinos una comunidad artística en la que no faltan ni compositores de referencia ni muy diversos paisajes acústicos con los que enriquecer el mapa de su territorio musical). 

En todo caso, y más allá de tan subjetivas consideraciones, no cabe duda de que Philippe Manoury es uno de los compositores con más galones en la Francia del siglo XXI, así como que su paso por el Ircam parisino lo conecta, de algún modo, con la estela del propio Boulez: compositor con el que comparte, asimismo, el ser un muy notable pianista. De este modo, si unimos el dominio que el propio Manoury tiene del piano con su largo trabajo en el medio electroacústico, tendremos las bases para comprender la gestación de una partitura tan excelsa como Le temps, mode d'emploi (2014), una obra que visita la sección discográfica de Mundoclasico.com por segunda vez, pues en febrero de 2017, al reseñar la edición fonográfica de las Wittener Tage für neue Kammermusik 2014, ya dimos cuenta de la que fuera versión del estreno, a cargo de los mismos intérpretes que, dos años más tarde, en febrero de 2016, grabaron la increíble lectura en estudio que hoy reseñamos: el GrauSchumacher Piano Duo y el SWR Experimentalstudio (motivo por el que NEOS comete un error al afirmar, en la contraportada de este SACD, que se trata de la primera grabación mundial de la obra, pues el doble compacto de las Wittener Tage für neue Kammermusik del año 2014 ya recogía en su integridad el estreno, en registro de la WDR de Colonia). 

Hecha esta apreciación, tal y como en nuestra reseña de la grabación del estreno señalamos, es inevitable, al leer el título de la obra, pensar en la novela (o artefacto literario) La Vie mode d'emploi (1978), de Georges Perec, algo que se refuerza al comprobar cómo Manoury trama un laberinto análogo al del escritor parisino: repleto de recovecos y desdoblamientos; en este caso, para experimentar diversas formas de aprehensión temporal por medio de un febril uso del piano y su multiplicación vía electrónica. Para Manoury, se trata de un «gran fresco musical sobre diferentes modos de expresión del tiempo. El tiempo contemplativo o activo, diferido o real, continuo o discontinuo, heterogéneo u homogéneo, liso o estriado, pulsado, suspendido, revisitado, circular, difractado...». Para dar salida a esa multiplicidad de formas temporales, a los dos pianos acústicos se les suman cuatro pianos virtuales con un dispositivo muy elaborado de espacialización electroacústica. En sus ocho secciones interrumpidas, se conforma una plétora de técnicas pianísticas de lo más diverso, con profusión de ataques en martellato que nos remiten a ese obsesivo paso de un tiempo que aquí se expande en múltiples direcciones. 

Si al presentar el registro efectuado en las Wittener Tage für neue Kammermusik 2014 ya nos referíamos a una pieza de una altura digna de destacar, al volver sobre Le temps, mode d'emploi en esta nueva versión en estudio, la impresión se acrecienta, apareciendo más detalles y matices que conectan esta partitura con hitos pianísticos del siglo XX, como la Deuxième sonate (1947-48), de Pierre Boulez; las dificilísimas Herma (1960-61) y Evryali (1973), de Iannis Xenakis; los primeros Klavierstücke (1952-53) y otra obra, precisamente, para dos pianos y electrónica, como Mantra (1970), de Karlheinz Stockhausen; o la también pianístico-electrónica .....sofferte onde serene... (1975-77), de Luigi Nono (diría que, con esta última, de un modo muy especial, por su concepción del diálogo entre el piano y sus espejeos electroacústicos). Todas ellas son piezas de una dificultad endiablada, de un virtuosismo en el límite de lo tocable, algo que en Le temps, mode d'emploi se acrecienta por la desorientación a la que nos someten las fuentes acústicas superpuestas con las virtuales; de forma que, por momentos, cuesta discernir qué es tocado en vivo y qué retroalimentado y tratado desde la electrónica. Por otro lado, esta nueva grabación permite una escucha más nítida de las ocho secciones de la partitura (ahora especificadas en los sucesivos cortes del disco, cosa que no presentaba la edición de Witten, editada en un solo corte), siendo partícipes de la muy estudiada estructura que Philippe Manoury nos propone, con sus desarrollos, tensiones cíclicas y alternancias entre las citadas fases de un virtuosismo extremo y otras de una calma tan puntual como solamente aparente, pues no dejamos de ser estimulados por destellos pianísticos en superpuestos planos de relieve.

Así pues, descomunal lectura de una de las partituras para piano(s) más importantes de cuantas han sido firmadas en lo que llevamos de siglo XXI, que añade matices y definición a la versión que ya conocíamos del estreno, además de que expande tanto espacial como temporalmente la obra, alcanzando ahora en estudio los 58:16 minutos de duración, frente a los 52:24 minutos del estreno en Witten. Además, la toma de sonido es también mejor; especialmente, en lo que a la definición de los pianos virtuales se refiere, su espacialización y sus vínculos con los pianos acústicos de un GrauSchumacher Piano Duo que vuelve a demostrar por qué Andreas Grau y Götz Schumacher conforman uno de los mejores dúos pianísticos del presente, regalándonos una versión portentosa, algo que realza la citada grabación a cargo de Bernd Jundl, con una prístina definición apoyada por el SWR Experimentalstudio que la convierte, igualmente, en uno de los registros pianísticos más logrados de cuantos se hayan publicado recientemente. 

Por lo que al libreto se refiere, éste presenta, además de numerosas fotografías de compositor y pianistas, un breve texto sobre Le temps, mode d'emploi a cargo de cargo del propio Philippe Manoury, junto con un también escueto ensayo firmado por Bernd Künzig, en el que pone en relación esta magnífica partitura con otras piezas canónicas para/con pianos, desde la stravinskiana Les Noces (1914-17; rev. 1921-23). Sin duda, Le temps, mode d'emploi pertenece ya, por derecho propio, a esa liga de las mejores piezas para varios pianos, así que, si quieren emplear el tiempo de forma inteligente, no dejen de escuchar esta exquisitez de un Philippe Manoury que en 2020 será compositor en residencia durante el año dedicado a Francia en la Casa da Música de Oporto, por lo que a lo largo de los próximos meses tendremos sobrados motivos para seguir discerniendo si está, como algunos musicógrafos afirman, a la cabeza de la música francesa del presente. 

Este disco ha sido enviado para su recensión por NEOS 

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.