Chequia

Julietta aneb snář, el regreso de Martinů a los teatros

Robert Ferrer Llueca

viernes, 31 de enero de 2020
Ostrava, domingo, 19 de enero de 2020. Teatro Antonín Dvořák. Bohuslav Martinů: Julietta aneb snář (Julieta, o el libro de los sueños), ópera lírica en tres actos. Libreto del compositor sobre la obra teatral homónima de Georges Neveux. Estreno: Praga, 16 de marzo de 1938. Nueva producción del Teatro Nacional Moravo-Silesio de Ostrava. Dirección escénica: SKUTR. Escenografía: Martin Chocholoušek. Vestuario: Simona Rybáková. Doubravka Součková (Julietta), Jorge Garza (Michel), Petr Levíček (Comisario Listonoš / Vigilante forestal / Maquinista), Jakub Kettner (Hombre con yelmo / Vendedor de memorias / Mendigo), Jan Šťáva (Hombre con una capa de pieles / Anciano Juventud / Recluso), Markéta Cukrová (Joven árabe / Joven marinero / Cazador Poslíček / Tercer caballero), Ivana Pavlů (Vendedora de volatería / Primer caballero), Alžběta Vomáčková (Vendedora de pescado / Pitonisa), Jiří Rajniš (Viejo árabe / Abuelo / Viejo marinero / Voz fuera de escena / Vigilante nocturno), Ondřej Koplík (Oficinista), Jitka Svobodová (Abuela / Vieja dama), Marcela Gurbaľová (Segundo caballero). Coro y Orquesta del Teatro Nacional Moravo-Silesio de Ostrava. Director del coro: Jurij Galatenko. Dirección musical: Jakub Klecker.
Jorge Garza y Doubravka Součková © 2019 by Martin Popelář

Bohuslav Martinů está de moda en la actualidad. Poco a poco vamos descubriendo las auténticas maravillas contenidas en su extenso catálogo compositivo, donde podemos encontrar obras en prácticamente todos los géneros musicales. Especialmente interesante es su música escénica, que incluye música incidental, varios ballets y óperas realmente fundamentales para entender la creación operística del siglo XX.

Si bien las óperas de Martinů no suelen programarse tan a menudo a nivel internacional como las de su compatriota Leoš Janáček, los teatros de ópera van apostando cada vez más por títulos menos explorados del repertorio operístico del pasado siglo. En territorio checo se reinvidican cada vez más sus obras escénicas, y prueba de ello son las interesantes producciones con música de Martinů que se han podido ver recientemente o se verán durante la presente temporada en distintos teatros checos.

Mundoclasico.com publicó en su momento reseñas de las producciones de París (2002) y Fránkfurt (2015) de Julieta. Recordemos aquí las excelentes producciones de Los juegos de María (2014-2015) y del oratorio La epopeya de Gilgameš (2015-2016) –presentado junto con Dido y Eneas de Henry Purcell–, ambas con dirección escénica de Jiří Heřman en el Teatro Nacional de Brno. El coliseo moravo presentó también en la pasada temporada el programa doble conformado por „Tres fragmentos de Julieta“ y La voz humana de Francis Poulenc, y prepara para el próximo mes de abril una nueva producción de La pasión griega. Por su parte, el Teatro Nacional de Praga ha anunciado para junio de 2020 una nueva producción escenificada del ballet con voces titulado Špalíček.

El Teatro Nacional Moravo-Silesio de Ostrava ofreció en la presente temporada una nueva producción de la ópera Julieta, presentada en esta ocasión en su versión original en checo. La producción fue posible gracias al incondicional apoyo de la Fundación Bohuslav Martinů.

En Julieta asistimos a la búsqueda incesante del amor, un anhelo de felicidad basado aquí constantemente en la confusión entre la realidad y lo onírico. Michel regresa a una ciudad donde una vez conoció a una mujer llamada Julieta de la que parece estar enamorado. Pero ella, al igual que todos los habitantes de la ciudad, ha perdido la memoria y vive solo el presente con la máxima intensidad posible. Martinů se adentra así en el mundo de los sueños y los recuerdos, tan presentes en la obra literaria de Georges Neveux que le sirvió para elaborar su propio libreto.

La dirección escénica de esta producción de Ostrava corrió a cargo de SKUTR. Debemos destacar la inspirada dirección escénica de este equipo formado por Martin Kukučka y Lukáš Trpišovský, con movimientos escénicos muy bien pensados y a menudo divertidos para acentuar las diversas e inesperadas situaciones que se hallan presentes en el libreto. El éxito alcanzado por esta producción se debió tanto al excelente trabajo de esta pareja de artistas como al vestuario colorista elaborado por Simona Rybáková, más que a la interesante pero bastante estática escenografía preparada por Martin Chocholoušek.

El elenco de cantantes solistas fue realmente extraordinario. Encabezaron el mismo la soprano Doubravka Součková (Julietta), de voz refinada y potente a la vez, junto con el tenor mexicano Jorge Garza (Michel), quien hizo una excelente recreación escénica de este personaje y cantó muy bien la exigente parte destinada al mismo, haciendo alarde además de un checo casi impecable gracias a la previa preparación de este papel para el estreno americano de esta ópera en versión de concierto en marzo de 2019 en el Carnegie Hall.

Igualmente debemos destacar las varias intervenciones de cuatro solistas más, representando a distintos personajes de la historia: Petr Levíček, Jakub Kettner y especialmente Jan Šťáva y Markéta Cukrová cantaron y dramatizaron sus correspondientes papeles con gran precisión y mostrando sus grandes capacidades vocales. Los demás cantantes solistas estuvieron también a la altura de este excelente reparto, aunque sus partes son más modestas al igual que las breves intervenciones asignadas al coro, cantadas en todo caso con total corrección.

La orquesta realizó un trabajo excelente para preparar una partitura nada fácil, llena de matices y momentos sinfónicos de gran impacto y efectividad musical, en buena parte gracias al empeño e incansable esfuerzo del director de orquesta Jakub Klecker.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.