Musicología

La improvisación como creación (III): Esperanza Abad, el camino de la invisibilización

Daniel Martínez Babiloni

martes, 4 de febrero de 2020
Esperanza Abad © 2020 by Wikipedia

Durante la segunda mitad del siglo XX, como en otras etapas de la Historia, los compositores escribieron sus obras en muchas ocasiones pensando en unos intérpretes determinados. Como vimos, en la música vocal, el ejemplo más conocido tal vez sea el de Luciano Berio y Cathy Berberian1. En España, este ámbito lo ocupa la colaboración entre Jesús Villa-Rojo y Esperanza Abad. Recordamos que la coincidencia de ambos con Rafael Gómez Senosiain, en el II Festival de Música de Vanguardia de San Sebastián, dedicado al centenario del nacimiento de Arnold Schönberg, les llevó a crear el Laboratorio de Interpretación Musical (LIM)2. En él la soprano interpretó buena parte de la música vocal compuesta por Villa-Rojo y otros autores mencionados, en parte, en el apartado anterior. 

Al repasar la historiografía en torno a las respectivas carreras de Abad y Villa-Rojo, y su aportación al LIM se aprecian diferencias significativas que contribuyen a la invisibilización de la  labor de la cantante. Como después explicaremos, factores de diversa índole han coadyuvado a ello. Mientras Villa-Rojo consolidó su estatus de creador de vanguardia, Abad diversificó su actividad profesional. Se desvinculó de la escena musical a mediados de la década de 1990 para dedicarse a la pedagogía de la voz y al teatro, movida por su vocación multidisciplinar y porque comenzó a percibir cierto anquilosamiento en los procedimientos seguidos por los autores, en su opinión, demasiado individualistas frente al trabajo en equipo que ella defendía3. 

Por otra parte, el acceso a las fuentes audiovisuales necesarias para el estudio de su actividad es complicado. A pesar de que muchas actuaciones de Esperanza Abad fueron grabadas por RTVE o RNE, en este último caso, en esa época se trabajaba con cintas magnetofónicas abiertas. Éstas se reutilizaban, por lo que sólo se conserva una selección de las grabaciones. Además, a ellas sólo se puede acceder, como así hicimos, visitando el Fondo Documental de RTVE y RNE en Prado del Rey (Madrid) y la adquisición de documentos resulta muy costosa4. González Mira lamenta: “es una auténtica pena que no haya más documentos interpretativos grabados de su voz única y gran actriz”5

La condición femenina también ha hecho mella en la percepción que tenemos de la carrera de la cantante. Pilar Ramos define “el problema de la autopromoción” como el impedimento que tiene una mujer para desarrollar esta actividad, necesaria para cualquier artista, al compartir su espacio y tiempo profesional con circunstancias como la maternidad, entre otras6. Por el contrario, Villa-Rojo ha podido cuidar de la suya con celo y bajo su auspicio se han editado una serie “libros-documentos” sobre la trayectoria del LIM, en los que se narra su “historia oficial”,  y, por tanto, su trayectoria como director artístico, compositor, intérprete y programador. 

Estos escritos, así como el libro Jesús Villa Rojo. La lógica del discurso7, parten de la perspectiva tradicional de compositor y del concepto cerrado de obra, aunque dediquen algún apartado al Villa-Rojo intérprete. Se trata de un paradigma superado por los estudios sobre performance, que prescriben que los significados interpretativos han de ser comprendidos como proceso y no como producto acabado, por lo que es fundamental poner el foco en la interacción de los intérpretes con las partituras, entendidas éstas como guion más que como texto8; máxime en la música indeterminada, aleatoria e improvisación. Además, el auge de la teoría de la recepción ha propiciado dejar de mirar sólo al autor para señalar al ejecutante como “creador de significados en tanto que primer receptor”9. 

Por otra parte, como decíamos, la interpretación ha sido una actividad infravalorada por la investigación10, un ámbito, precisamente, donde la presencia de la mujer ha sido mayor. Por tanto, podemos colegir que la doble condición de Esperanza Abad de mujer e intérprete incrementa su invisibilización. A ello se podría deber que ninguna de las cantantes especializadas en el repertorio contemporáneo junto con Abad, como Anna Ricci (1930-2001) y Fátima Miranda (1952), cuenten aún con estudios monográficos11

Al respecto, Marta Cureses afirma: “Anna Ricci fou la veu en la música contemporània de les avantguardes espanyola y catalana. Juntament als noms d’Esperanza Abad y Fátima Miranda, cadascuna d’elles en la seva personal manera d’enfocar la interpretació, formen la trilogia de veus que, materialment, han fet possible l’estrena i difussió de gran part de les creacions vocals de la segona meitat del segle XX en aquests àmbits”. Por otra parte, Pérez  Castillo destaca la faceta de Anna Ricci como compositora con obras como Per tante cose, La voz, A warm day o espectáculos como Elsa de Gabrieli12

Por el contrario, la obra de numerosos creadores (y una sola creadora), cuyas composiciones fueron estrenadas por Esperanza Abad, ha sido objeto de diversas tesis doctorales, que, además, obvian los movimientos surgidos en las décadas de 1970 y 1980 en los que podríamos enmarcar a nuestra artista. Sólo Gil Noé ha estudiado recientemente a Actum, colectivo del que formó parte la cantante13. 

Las carreras investigadas hasta el momento corresponden a Agustín González-Acilu (1993), Gerardo Gombau (1996), Jesús Villa-Rojo (2004), Ramón Barce (2005), Antón García Abril (2006, 2015 y 2016), Joan Guinjoan (2006), Miguel Alonso (2009), Francisco Llàcer Pla (2010 y 2017), Josep Maria Mestres Quadreny (2011), Luis de Pablo (2011, 2013, 2016 y 2017), Llorenç Barber (2012, 2015, 2016 y 2017), Romà Alís (2015) y José Luis Turina (2016). La obra de Concha Jerez fue estudiada por Alberto Flores en Intervenciones, instalaciones visuales e instalaciones sonoras de Concha Jerez14. 

De la trascendencia de la figura de Esperanza Abad da muestra la entrada correspondiente del Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana: “una artista completa, original y capacitada, indispensable a la hora de valorar la producción vocal de buena parte de los compositores españoles desde la década de 1960 y el estado de la interpretación especializada durante dicho periodo”15. También es significativa la investigación de Pérez Castillo sobre la renovación producida en este periodo al categorizar la figura de Esperanza Abad como “una de las principales responsables de los estrenos de música vocal española”16.  El resto de bibliografía que trata de forma tangencial la contribución de la soprano son volúmenes sobre creación contemporánea como Una música para los 80, de Javier Maderuelo, y La mosca tras la oreja. De la música experimental al arte sonoro en España, de Llorenç Barber y Montserrat Palacios, entre otros17. 

La crítica tampoco fue proclive a dar visibilidad a Esperanza Abad. En las reseñas compiladas por los editores del libro Jesús Villa-Rojo, perfil y coherencia de un músico comprobamos cómo las reacciones a la concesión del Premio Nacional de Música a Villa-Rojo en 1994 y la celebración de los aniversarios del Laboratorio propiciaron la exégesis de una paternidad exclusiva. Antonio Fernández-Cid puso el foco en el compositor como único impulsor del proyecto18, a pesar de que en 1975 alabó al LIM por lo contrario: “Se les ve trabajadores, conscientes de la importancia de las tareas de equipo, ilusionados y seguros en lo que debe hacerse y cómo hacerlo”19. Enrique Franco20 y Leopoldo Zugaza21 también contribuyeron a forjar esta imagen.

Con motivo del vigesimoquinto aniversario de la fundación del cuarteto, Franco volvió a sentenciar: “Jesús Villa-Rojo accede en plenitud de facultades y todavía joven a la celebración de las bodas de oro de su LIM, una de sus mejores obras”22. Más tarde, Luis Suñén dejó en un papel subsidiario a Abad y a Senosiain: “El LIM se funda en 1975, y ahí Villa-Rojo -con la asistencia de Esperanza Abad y Rafael Gómez Senosiain- tiene la ocasión no ya de desdoblarse sino de seguir siendo uno a pesar de dirigir, tocar el clarinete y programar”23, y Pedro González Mira apuntó al LIM como “órgano de expresión” de la música del de Brihuega:

LIM es un invento de un creador que a lo largo de su carrera no ha tenido una relación única con la música. […] Villa-Rojo crea el Grupo LIM en 1975. Tiene 35 años y ya una importante trayectoria creativa, materializada en casi cuarenta composiciones. Lo sustancial ahora para nosotros es comprender por qué un hombre con tal carta de presentación, ya Gran Premio de Roma y Premio Nacional de Música (primero de los dos que ha recibido en su vida) necesita su propio órgano de expresión para que las notas de su música huyan de la partitura y entren en la atmósfera y el espacio del sonido para su expresión colectiva24.  

En este relato probablemente influyó, además, que tan solo un año después de su fundación la estructura y filosofía de un grupo, que surgió con sensibilidad colaborativa y sin concesiones a la jerarquía, bajo la referencia romana de Nuove Forme Sonore y Nuova Consonanza25, varió considerablemente por diferentes motivos: Villa-Rojo apareció en calidad de director artístico, Senosiain abandonó el proyecto y Abad, aunque permaneció en él hasta 1986, no participó en esa segunda edición26. Es posible que el cambio que se produjo en el LIM condicionase la percepción que se pudiera tener de la fórmula inicial. Un hecho más que podría apuntalar el vacío historiográfico que rodea a la soprano. 

Notas

1. Martha Elliot, 'Singing in style: A Guide to Vocal Performance Practices'. Yale: Yale University Press, 2006, pp 287-288

2. Programa del 'II Festival de Música de Vanguardia de San Sebastián. 30 de octubre a 3 de noviembre de 1974'. Madrid: Biblioteca de la Fundación Juan March, M-Pro-590

3. Daniel Martínez Babiloni, entrevista realizada a Esperanza Abad. Madrid, 13 de febrero de 2016

4. Información proporcionada por Paloma Carrere, Área de Atención al Usuario, Unidad de Difusión Documental. Fondo Documental de RNE. E-mail de 10 de mayo de 2019

5. Pedro González Mira, 'Jesús Villa-Rojo a través de sus discos'. Córdoba: Editorial Almuzara, 2019, p 60

6. Pilar Ramos López, "Una historia particular de la música: la contribución de las mujeres”, en 'Brocar', nº 37, 2013, pp 207-223

7. Noelia Ordiz, 'Jesús Villa Rojo. La lógica del discurso'. Madrid: ICCMU, 2008. Libro editado a partir de Ordiz, Noelia: 'El compositor Jesús Villa Rojo. Estudio crítico de su pensamiento y su obra'. Tesis doctoral defendida en la Universidad de Oviedo en 2004

8. Nicholas Cook, “Music as Performance”, en Martyn Clayton et alt. (eds), 'The cultural Study of Music'. New York: Routledge, 2012, pp 184-194

9. Pilar Ramos, 'Feminismo y música'. Madrid: Narcea, 2003, p 70

10. Pilar Ramos, 'Feminismo y música'. Madrid: Narcea, 2003, p. 71

11. En 2016, Abad reconocía que investigadores de algunas universidades españolas se acercaron a ella con el fin de iniciar unos trabajos aún hoy inconclusos. Daniel Martínez Babiloni: Entrevista realizada a Esperanza Abad. Madrid, 13 de febrero de 2016

12. Marta Cureses, “De la postguerra als nostres dies" en Xosé Aviñoa (coord), 'Història de la música catalana, valenciana i balear'. vol. 5. Barcelona: Edicions 62, 2002, pp 160-176. Belén Pérez Castillo: “Ricci, Anna”, en Emilio Casares Rodicio  (coord), 'Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana', vol. 1. Madrid: SGAE, 2002, pp 176-179

13. José Vicente Gil Noé, 'Prácticas musicales y sonoras experimentales en Valencia durante el siglo XX, 1922-1983. De olvidadas a precedentes del arte sonoro valenciano'. Tesis doctoral defendida en la Universitat de València en 2016

14. Alberto Flores, 'Intervenciones, instalaciones visuales e instalaciones sonoras de Concha Jerez'. Tesis Doctoral defendida en la Universidad de Extremadura en 2006

15. Ángel Medina: “Abad, Esperanza”, en Emilio Casares Rodicio (coord), 'Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana' vol. 1. Madrid: SGAE, 2002, pp 1 y 2

16. Belén Pérez Castillo, “La Voz despojada, algunos elementos de renovación vocal en la música española” en 'Revista de musicología', vol. 30, nº 2. Madrid: 2007, pp 533-574

17. Javier Maderuelo, Una música para los 80. Madrid: Editorial Garsi, 1981. Llorenç Barber y Montserrat Palacios, 'La mosca tras la oreja. De la música experimental al arte sonoro en España'. Madrid: Ediciones y Publicaciones Autor, Fundación Autor, 2009

18. Antonio Fernández-Cid, “Presencia, significación y ejemplo del LIM”, en el diario 'ABC', 18 de noviembre de 1994 en en Ordiz, Noelia y Carlos Villasol (Eds.), 'Jesús Villa-Rojo, perfil y coherencia de un músico'. Guadalajara: Diputación Provincial de Guadalajara, 2009, pp 224-225

19. Es significativo que cada vez que nombra a los componentes del LIM lo haga por orden alfabético. El subtítulo de la crítica reza: “Grandes interpretaciones de Esperanza Abad, Anaya, Senosiain y Villa-Rojo”. Antonio Fernández-Cid: “Nueva interesante actuación del Ciclo LIM, en el Instituto Alemán”,  en el diario 'ABC', 15 de noviembre de 1975

20. Enrique Franco, “Jesús Villa-Rojo, Premio Nacional de Música” en el diario 'El País', 15 de diciembre de 1994 en Ordiz, Noelia y Carlos Villasol (Eds.), 'Jesús Villa-Rojo, perfil y coherencia de un músico'. Guadalajara: Diputación Provincial de Guadalajara, 2009, pp 227-228

21. Leopoldo Zugaza, “Sensibilidad y rigor musical” en el diario 'Deia', 25 de diciembre de 1994 en Ordiz, Noelia y Carlos Villasol (Eds.), 'Jesús Villa-Rojo, perfil y coherencia de un músico'. Guadalajara: Diputación Provincial de Guadalajara, 2009, pp 230-231

22. Enrique Franco, “Homenaje a Villa-Rojo”. en el diario 'El País', 17 de noviembre de 2000.  https://elpais.com/diario/2000/11/17/cultura/974415603_850215.html (acceso: 6 de abril de 2019)

23. Luis Suñén, “El artista generoso”, en Ordiz, Noelia y Carlos Villasol (Eds.), 'Jesús Villa-Rojo, perfil y coherencia de un músico'. Guadalajara: Diputación Provincial de Guadalajara, 2009, pp 73-78

24. Pedro González Mira, “Jesús Villa-Rojo, el intérprete. Un imponente (inacabado) cruce de caminos” en Ordiz, Noelia y Carlos Villasol (Eds.), 'Jesús Villa-Rojo, perfil y coherencia de un músico'. Guadalajara: Diputación Provincial de Guadalajara, 2009, p 47

25. Daniel Martínez Babiloni: Conversación telefónica con Jesús Villa-Rojo. Villar del Arzobispo, 23 de diciembre de 2019

26. Ciclo de conciertos sobre interpretación contemporánea. Fundación Juan March, noviembre de 1976. https://recursos.march.es/culturales/documentos/conciertos/cc247.pdf?v=96526419 (acceso: 14 de abril de 2019)

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.