Discos

Enescu pianista

Maruxa Baliñas

viernes, 20 de marzo de 2020
George Enescu. Complete works for solo piano. Josu de Solaun, piano. George Enescu: Nocturne in D Flat Major, 'Hommage á La Princesse Marie Cantacuzène'; Pièces Impromptues, Op. 18; Piano Sonata No. 1 in F Sharp Minor, Op. 24, No. 1; Suite pour piano 'Des Cloches Sonores', Op. 10; Piano Sonata No. 3 in D Major, Op. 24, No. 3; Pièce sur le nom de Fauré; Scherzo (1894); Ballade für Klavier; Prélude; Scherzo (1896); Barcarolle; La Fileuse; Regrets; Suite dans le style ancien pour piano seul, Op. 3; Impromptu in A Flat Major; Impromptu in C Major; y Modérément (circa 1896-1900). Un disco compacto de 214 minutos grabado entre enero y junio de 2016 en el James and Nancy Gaertner Performing Arts Center (Hunstville, TX, EEUU) y en el Palau de la Musica (Valencia, España). Jorge G. Bastidas, editor e ingeniero de sonido. Naxos Grand Piano, 2018. GP 751X

Ante el cierre de tantos teatros y salas de conciertos, los próximos números de Mundoclasico.com van a tener unos contenidos algo distintos de los habituales. Si la pandemia nos obliga a estar en casa y escuchar discos, puede ser un buen momento para aportar ideas y sugerencias a nuestros lectores. Y el primer disco en el que pensé fue este álbum de las Obras completas para piano de George Enescu que salió a la venta en septiembre de 2018 (había salido en 2016 en discos sueltos), y que por lo tanto no se puede considerar novedad. 

Y sin embargo me quedó pena de no haberlo comentado en su momento porque es muy interesante. En primer lugar por el compositor grabado. Aunque el Festival Enescu, que colabora en la producción de este disco, y el gobierno rumano se esfuerzan por mantener viva la música de Enescu, es un compositor que -por lo menos en España- no acaba de ser habitual en las salas de conciertos. Y les aseguro que merece la pena. Sus primeras obras -algunas de las cuales se presentan aquí en calidad de primera grabación mundial- tienen una calidad variable y bastantes de ellas responden a la moda de un momento, los años finales del siglo XIX y primeros del XX, donde se estaban haciendo algunos experimentos pianísticos interesantes (Scriabin, Busoni, etc.), pero el estilo predominante era una música de salón o concierto 'de consumo', o sea, piezas que sonaban bien pero tampoco eran muy elaboradas porque estaban destinadas a pasar de moda rápidamente. Pero junto a estas obras iniciales, en un estilo mezcla de Brahms y los compositores franceses de la época -algunas interesantes, otras no tanto- hay también obras de gran calidad, especialmente las escritas tras la 1ª Guerra Mundial y en los años veinte, donde vemos a un compositor del que Casals escribió que era "el mayor fenómeno musical desde Mozart". A destacar sus dos Sonatas para piano, escritas entre 1924 y 1935, que por cierto están numeradas como nº 1 y nº 3: la nº 2 o nunca se escribió o está totalmente perdida. 

Pero además este disco permite descubrir a un pianista, Josu de Solaun (Valencia, 1981), que tampoco es demasiado popular en España. Superaría el espacio del que dispongo ponerme a analizar por qué tantos pianistas españoles de calidad están haciendo sus carreras en el extranjero mientras otros de una calidad técnica y musical muy, pero que muy inferior, tocan regularmente en las principales salas españolas. Solaun se formó en España con Ricardo Roca, Ana Guijarro y especialmente con María Teresa Naranjo y a los 17 años se trasladó a Nueva York, donde fue alumno de Nina Svetlanova y Horacio Gutierrez en la Manhattan School of Music, donde obtuvo el Bachelor, Master y Doctorado en Música. Reside entre Nueva York, Houston (donde es profesor en la Sam Houston State University) y España. Su curriculum es impresionante y ha tocado en las mejores salas europeas y norteamericanas, sobre todo tras ganar el Premio George Enescu en 2014, lo que lo ha convertido en un pianista especialmente apreciado en Rumanía y muy afín a la música de Enescu. 

Eso se percibe bien en este disco, que incluye todas las obras de Enescu para piano solo, por lo que faltan por grabar sus piezas para piano a cuatro manos. Dada la diferencia de calidad entre las obras grabadas, no es fácil valorar la interpretación de Solaun, que se tiene que enfrentar a estilos muy distintos, desde la música de salón para aficionados, a las obras de concierto destinadas a virtuosos. Personalmente me parece mucho más convincente la interpretación de Solaun en las piezas más exigentes, las Sonatas para piano, dos piezas que construye con solidez, consciente de que debe ser el pianista el que analice formal y técnicamente las obras para que el oyente, que no tiene la partitura delante -y en este caso quizás incluso las escucha por primera vez- no se pierda en los detalles y perciba el conjunto. Igualmente se debe destacar su versión de la Suite pour piano 'Des Cloches Sonores', Op. 10, que suena con gracia y buen gusto. 

En resumen, un disco apropiado para quien desee conocer mejor la música para piano de Georges Enescu -o descubrirla si nunca la ha escuchado- y para conocer también a uno de los mejores pianistas españoles de la actualidad. 

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.