Cartas a la directora

¿Quieren dárnoslas con mar-queso?

Agustín Barahona

sábado, 4 de abril de 2020
La orquesta del Titanic © Dominio Público. Wikipedia.

Estimada Maruxa. He leído el libelo Cultura o Barbarie y no me lo puedo creer. Los hay que siguen obsesionados por conseguir subvenciones incluso en momentos como éstos, siguiendo sin darse cuenta -¿o sí?- de que incluso aunque no fueran tiempos como éstos es siempre el público quien tiene que elegir lo que le gusta y que nadie le imponga con trucos socioeconómicos lo que tiene que gustarle, como si la gente fuese mema.

Ya digo: increíble, incluso la propia actitud altanera de la carta. Que no se preocupen, que si son tan necesarios como dicen el propio público los reclamará y recibirán sus merecidos emolumentos. Pero sin trampas. Y si el público no los reclama será que no eran tan necesarios como querían hacernos ver. Lo que no entiendo es cómo han podido sumarse a esta carta determinados artistas cuya obra sí es auténticamente reclamada por todos los públicos y que, por tanto, se muestra claramente necesaria. No todo vale, y en las artes ha sido por lo general el público quien ha terminado siempre determinando la valía y autenticidad de las obras. Es un filtro insobornable.

Continúo y concluyo. En la crisis ha de ayudarse por igual a todos los españoles. ¿O es que están pretendiendo decir que se va a ayudar sólo a algunos privilegiados y a otros se los va a dejar morir? ¿Y por qué creen que van a ser ellos, si tal aberración pudiese ser cierta, si el público, como he dicho en mi reflexión, los sigue reclamando tras la crisis? ¿O es que temen que el gobierno prohiba que la gente gaste el poco dinero que les quede en lo que realmente gusten y como gusten? No, ¿verdad? Por lo tanto, sólo queda pensar que temen que el gobierno se olvide de subvencionar las producciones que nadie quiere oir, ver o leer en su sano juicio cada mañana al despertar. Y probablemente por este auténtico motivo algunas firmas que aparecen en ese manifiesto se han apresurado a apolizonarse.

Agustín Barahona

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.