Discos

Desde la modesta Bamberg

Josep Mª. Rota

miércoles, 20 de mayo de 2020
Claus Peter Flor conducts Mendelssohn. Felix Mendelssohn, Symphonien Nr.1-5, Ein Sommernachtstraum op. 61; Die Hochzeit des Camacho-Ouvertüre op. 10; Meeresstille und glückliche Fahrt op. 27; Violinkonzerte op. 64 & d-moll; Klavierkonzerte Nr. 1 & 2; Capriccio brillant op. 22; Ruy Blas-Ouvertüre op. 95; Athalia-Ouvertüre op. 74; Die erste Walpurgisnacht op. 60; 12 Lieder "Leise zieht durch mein Gemüth" für Hohe Stimme und Orchester (arr. Siegfried Matthus); Die Hebriden op. 26; Trompeten-Ouvertüre op. 101. Intérpretes: Lucia Popp, Marjana Lipovšek, Jadwiga Rappé, Josef Protschka, Deon van der Walt, Anton Scharinger, Matthias Hölle, Kyoko Takezawa, y Sergei Edelmann. Chor der Bamberger Symphoniker. Bamberger Symphoniker. Claus Peter Flor, director musical

Sony lanza las grabaciones RCA Gold Seal de los Bamberger Symphoniker con la integral de Mendelssohn en seis CDs. Se trata de una coproducción con la Bayerische Rundfunk Klassik. La modesta Bamberg (unos 80.000 habitantes) puede presumir de ser Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, su catedral románica, sus tumbas papales e imperiales, el Bamberger Reiter, sus prados junto al río Regnitz, pero también puede presumir de sus cervezas* y de su orquesta, los Bamberger Symphoniker*. La orquesta, que acaba de cumplir los setenta años, se ha hecho con un puesto respetable entre los conjuntos orquestales germanos. En esta edición está dirigida por Claus Peter Flor. Nacido en Leipzig, la ciudad de adopción de Mendelssohn, se graduó en violín en el conservatorio que lleva su nombre y fue alumno de dirección de Kurt Masur, otro mendelssohniano de pro. ¿Predestinado?

La dirección de Flor es elegante, sin altibajos, segura, inspirada la mayor de las veces El sonido que saca de los Bamberger Symphoniker es redondo, transparente y equilibrado. El punto exacto de ese Primer Romanticismo al que pertenece Mendelssohn con sus peculiaridades individuales. Como ocurre a menudo, seguramente hay versiones discográficas individuales superiores para cada una de las obras. Me vienen a la cabeza versiones conocidas como la integral de sinfonías de su maestro Kurt Masur (eurodisc), las Lobgesang de Sawallisch (EMI) o Karajan (DG), Ein Sommernachtstraum de Klemperer (EMI) o Die erste Walpurgisnacht de Maag (Arts). Pero como conjunto, no tiene rival. Además, incluye rarezas difíciles de encontrar, como la Trompeten-Ouvertüre op. 101, Capriccio brillant op. 22 o la colección de Lieder orquestados por Siegfried Matthus.

Si bien el violín de Kyoko Takezawa o el piano de Sergei Edelmann no son rutilantes, sí lo son los solistas vocales: unas brillantes Lucia Popp y Marjana Lipovšek en Ein Sommernachtstraum; otra vez Lucia Popp con Julie Kaufmann y Josef Protschka en Lobgesang; Jadwiga Rappé, Anton Scharinger y Matthias Hölle en Die erste Walpurgisnacht. El tenor Deon van der Walt interpreta los doce Lieder "Leise zieht durch mein Gemüth".

La visión de Flor de las sinfonías de Mendelssohn es unitaria, coherente y mesurada. Forman sin duda un bloque compacto. En la música incidental para Ein Sommernachtstraum y, sobre todo, en la balada de Goethe Die erste Walpurgisnacht, Flor se muestra atento al texto, que resulta solemne y grandioso en los pentagramas de Mendelssohn.

Si las sinfonías forman un bloque muy coherente y la música incidental y coral tiene lirismo y dramatismo como corresponde, las oberturas están entre lo mejor de la caja, a pesar de que están repartidas entre los diversos discos*.

La presentación es espartana, como sus hermanas de la Best-selling White Box: caja blanca con discretas franjas marrones y, en este caso, no la foto del director sino un retrato de Felix Mendelssohn. Las carpetas tienen todas la misma portada, igual en este caso a la de la caja. Los registros se tomaron todos en Bamberg, entre 1987 y 1994, en las salas de concierto habituales de la orquesta, el Dominikanerbau y la Konzert- und Kongresshalle, conocida popularmente como Sinfonie an der Regnitz. El sonido es bueno, sin efectos o estridencias. La duración de los discos es generosa: dos discos de 74 minutos, dos de 77 y dos 79. Más de siete horas y media de música orquestal de Mendelssohn, con una interpretación global excelente y a precio de ganga. Otro irresistible. 

Notas

1. Hasta nueve cerveceras con el apellido Bamberg. Entre sus productos, la original Rauchbier o cerveza ahumada.

2. La orquesta se formó en 1946 con los músicos alemanes expulsados de Checoslovaquia, una pequeña parte de los 15 millones de alemanes que fueron expulsados de sus casas después de la Segunda Guerra Mundial (nunca se sabrá la cifra exacta de esa “limpieza étnica”). Esos músicos tocaban mayoritariamente en la Deutsches Philharmonisches Orchester Prag. La orquesta se llamó primero Bayerische Staatsphilharmonie, para tomar luego su nombre actual. Joseph Keilberth fue su primer director.

3. Las oberturas 'Trompeten-Ouvertüre', 'Die Hebriden'  y 'Meeresstille und glückliche Fahrt' pertenecen a la música puramente orquestal, pensadas para la sala de concierto. La más famosa es sin duda 'Die Hebriden', subtitulada como “La gruta de Fingal”. El título de la obertura 'Meeresstille und glückliche Fahrt' puede llevar a confusión. El mar en calma no era nada positivo para un periplo marino: significaba la suspensión del viaje y la angustia que ello provocaba. Está basada en un poema de apenas dieciocho versos de Goethe; al Adagio del “mar en calma” lo siguen un Molto allegro e vivace – Allegro maestoso que representan el viento, la puesta en movimiento de la nave y la vista de tierra.  La 'Trompeten-Ouvertüre' es una obra de juventud, en la que destaca una fanfarria de metal que le da nombre. Falta, curiosamente, la más conocida obertura 'Das Märchen von der schönen Melusine'. Las otras oberturas están destinadas a la escena. El Singspiel 'Die Hochzeit des Camacho' es una obra de juventud, basada, naturalmente, en el célebre episodio de 'El Quijote' de Cervantes. Además de las conocidas oberturas para 'Ruy Blas' de Víctor Hugo y 'Athalia' de Jean Racine, la caja podía haber incluido las oberturas para las tragedias griegas 'Antigone' y 'Oedipus' de Sófocles, por lo que respecta a la música incidental; entre los Singspiele se echa en falta 'Die beiden Pädagogen' o 'Die Heimkehr aus der Fremde'. Esto ya para los golosos.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.