Ópera y Teatro musical

Propuestas de Ópera América

Redacción

miércoles, 19 de agosto de 2020
Metropolitan Opera House © Wikipedia, 2018

La asociación Opera America, conjuntamente con la League of American Orchestras, Theatre Communications Group, y Dance/USA, está haciendo un llamamiento para que en las negociaciones entre el Congreso/Senado de EEUU y la Casa Blanca -actualmente estancadas- sobre los paquetes de medidas de apoyo a las empresas, organizaciones no gubernamentales, estados, comunidades locales, familias, escuelas, etc. se incluyan medidas específicas para el mundo de las artes, tanto inmediatas como a medio plazo. 

En concreto Opera America pide a los aficionados a la ópera que envíen cartas a miembros del Congreso urgiéndoles a tomar medidas inmediatas de apoyo a la comunidad artística. Además de una carta estándar, proponen que se envíen cartas personalizadas, para lo cual dan algunos datos importantes sobre la situación generada en EEUU por el COVID-19, tanto en el sector de las artes como en concreto en el mundo de la ópera. 

Reproducimos parcialmente algunos de los datos aportados, que no difieren gran cosa de lo que está pasando en otros muchos países, si bien EEUU tiene una situación algo distinta a la mayoría de los países europeos y latinoamericanos, ya que la intervención pública en la cultura es menor y dependen mucho más de las aportaciones privadas. 

Por qué reclamamos

Porque debido a la pandemia y en interés de la salud pública y las recomendaciones sanitarias de las administraciones locales, tanto negocios como organizaciones sin ánimo de lucro dentro del sector de las artes han tenido que cancelar representaciones, programas educativos, y otros eventos y actividades públicas. 

La economía de la creación es una contribución fundamental para la economía en general, así como para la de los estados y ayuntamientos. Proporciona millones de trabajos y por tanto ingresos en impuestos, además de contribuir a la calidad de vida de personas y familias, tanto dentro como fuera de EEUU. 

La pérdida inesperada de ingresos dependientes de eventos y la disminución de contribuciones caritativas han impactado negativamente en la capacidad de empresas y organizaciones sin ánimo de lucro del sector de las artes para mantener programas públicos e iniciativas no comerciales

Los programas establecidos en el anterior paquete de medidas, la CARES Act, ayudó a diversas organizaciones artísticas a mantener los contratos de artistas y empleados. Pero a menos que el Congreso apruebe nuevas medidas de apoyo, muchas empresas y asociaciones del sector de las artes se verán obligadas a tomar decisiones mucho más drásticas incluyendo los despidos de sus empleados y el cierre total de sus actividades. 

Otros datos a considerar para el mantenimiento de las empresas artísticas

Ampliar los beneficios a los parados y afectados en general, mientras se prolongue la pandemia.  

Elevar la cantidad destinada a préstamos con beneficios, elevar el límite de quinientos empleados para las organizaciones con derecho a ayudas y préstamos, y dotar fondos específicos para las organizaciones sin ánimo de lucro. Dar urgentemente unas normas que aclaren y unifiquen las ayudas y préstamos.  

Proporcionar fondos a específicos para las empresas con uno o pocos empleados, que actualmente se han quedado fuera de las fondos de ayuda. 

Dar préstamos de emergencia adicionales, ayudas a los impuestos y otras formas de apoyo a las empresas de todos los tamaños así como a los autónomos y empresas pequeñas para que puedan afrontar los costes añadidos de alquileres, seguros, préstamos bancarios, etc. mientras no tienen posibilidad de desarrollar su actividad. 

Aprobar unos fondos amplios para el National Endowment for the Arts, National Endowment for the Humanities, e Institute of Museum and Library Services y todos sus asociados, así como permitir que aquellos fondos que estaban destinados exclusivamente a actividades culturales y artísticas se puedan utilizar también para gastos derivados de la emergencia sanitaria del COVID-19 y para las pérdidas económicas que ha generado. 

Incluir al sector de las artes en las inversiones en infraestructuras necesarias para adaptarse a las nuevas normas sanitarias (renovaciones, reformas y mobiliario), que exigen los protocolos de seguridad en el trabajo post-COVID-19.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.