Una jirafa en Copenhague

Yo creo en la esperanza

Omar Jerez

miércoles, 30 de septiembre de 2020
Yo creo en la esperanza © 2020 by Julia Martínez Fernández

Yo creo en la esperanza* aún encontrándonos dentro del basurero totalitario progre; yo creo en la esperanza, sí, aún dentro de las pestilencias fundamentalistas más nauseabundas de los vigilantes de la moral y las buenas formas, aún dentro de todo ello (por increíble que parezca) yo creo en la esperanza porque a veces, sin pretenderlo, encuentras joyas de la corona, rarezas arqueológicas, vida inteligente dentro de este, nuestro querido, planeta tierra; especímenes que merecen un serio y detallado tratado epistemológico.

¡Os juro por los Backstreet Boys, actualmente mi grupo de cabecera con 39 años (no tengo porqué dar explicaciones de mis gustos musicales) y el bellísimo Nick Carter (tampoco pienso explicar esto) que es posible hallar en nuestro planeta a un grupo reducido de Homo sapiens, obviamente, en serio peligro de extinción; unos seres con la capacidad manifiesta de aunar un perverso sentido del humor outsider y poder, sin que te des cuenta, llamarte, sin mover una sola pestaña, estúpido (personalmente me congratula que me insulten) mientras tú mismo alegremente les otorgas un "me encanta" en su muro de facebook. ¡Exacto! Ésto, que tan descabellado suena en estos tiempos del correctismo, se llama Humor negro; os hablaré en detalle ( un poco mas adelante, no os pongáis intensit@s please ... ) de mis cuatro Jinetes del Apocalipsis a los que cómo simple e inferior mortal, dedico este artículo. Este tipo de humor tan desconocido para la inmensa mayoría, está obligado por decreto a ser hiriente, a tener un doble juego de palabras, a ser inteligente y sutil. Estos portentos de la naturaleza negra son: (redoble de tambores, por favor)

- El comandante de las fuerzas armadas de Uruguay Javier Divisa

- La agente encubierta de los servicios secretos británicos Lucia Rubio

- El activista y guerrillero serbocroata, no subvencionado, Julio Béjar

- El Marqués de Leningrado Luis Platypus

La inteligencia de una nación se mide por su macabro sentido del humor y España, no tiene el menor pudor en revalidar su medalla de oro año tras año en el campeonato del mundo de los ofendidos, nadie supera nuestros patrios altos grados de imbecilidad; en definitiva, España, boicotea el humor no oficial hasta arrinconarlo con desgarradoras y temibles consecuencias. Unas palabras con escasos caracteres en twitter pueden conducirte a la audiencia nacional; la publicación de un libro con título inapropiado (inapropiada, inapropiade) conlleva, por asfixiantes presiones a la editorial, a la retirada total de ejemplares para su venta de los estantes de las librerías principales abocándote así, a bajar a los suburbios del hampa literaria y adquirir clandestinamente (como si fueras a comprar metanfetamina a tu dealer) tu ansiado ejemplar; no adherirse (con carácter militante ultra comprometido) a la antepenúltima sensibilidad de moda (una moda con apabullantes sesgos anticientíficos) te dejará engrosando las listas de desempleo, condenándote al ostracismo más absoluto.

Ya sabes, cuando te levantes por la mañana, prepares tu manzanilla y abras tu facebook, no olvides escribir una frase con sentimiento abraza-árboles, más o menos cómo esta: "Sé feliz con el corazón, no escuches a tus demonios" ¿Me vas comprendiendo? Para ser socialmente aceptado tienes que mostrar un nivel extremo de nobleza, buenas intenciones y armonía namasté. Te ofrezco altruistamente (por esta vez, ya sabéis que soy Judío ) que no renuncies a la serotonina precipitadamente ¿Te digo cómo?, es muy sencillo, sigue en redes sociales a Javier Divisa, Lucia Rubio, Julio Béjar y Luis Platypus. ¿Os imagináis que me bloquean los cuatro después de leer este artículo? No pasaría nada seguiría amándolos.

Ahora que ya hemos dejado claro qué tipo de humor es el verdaderamente inteligente (y el verdaderamente rechazado) vayamos al lío (everybody ... Yeahhh. Rock your body ... yeahhh. Everybody ... yeahh. Rock your body right ... yeahhh. Backstreet's back alright!!!!):

Jinete número uno: Javier Divisa

Tú y yo sabemos que lo primero que vas hacer es googlear su nombre, y me tomarás en serio al ver que en el resultado de dicha búsqueda aparece su wikipedia (¡te has pasado tres pueblos Divisa siendo tan relevante men!). Javier Divisa como he manifestado en alguna ocasión, presenta esa dualidad que tan bien defiende a mi añorado Humor negro, él, aparte de ser rabiosamente divertido en cada jodido post (alrededor de 150, post arriba, post abajo antes de llegar a las tres de la tarde), ofrece todos los días y gratuitamente una master class de literatura comparada, poesía Post-Punk y análisis gramatical. Divisa tiene un doctorado cum lauden por unanimidad colocando sobre la mesa de operaciones a los mas soberanos gilipollas integrales, gilipollas que abarcan todos los campos y ámbitos laborales sin excepción alguna. Ten cuidado con lo que pones en tu muro si eres amigo de Divisa, porque como te considere un cretino de concurso sólo te van a quedar dos opciones para marcharte con dignidad:

1-Hacerte el desastroso seppuku a lo Yukio Mishima*.

2- Huir despavorido a Papúa Nueva Guinea para ser engullido con un toque de sal del Himalaya por la tribu Korowai*.

Jinete número dos: Lucia Rubio

La Dama de Hierro del Reino español patrio, es decir, la indomable e inconfundible (más me vale no decir lo contrario) Lucia Rubio. Siento decirte esto, pero antes de que te emociones demasiado, debes saber que por mucho que tu ingenio lo intente, Lucía necesitará unos doce años para considerarte digno de una mínima confianza, tras esta pequeña espera y si las estrellas se alinean, puede llegar el día que se dirija a ti de forma natural y espontanea con un simple hola (sin mirarte a la cara no te confundas eh, siempre serás un simple plebeyo), una vez pasado el periodo de prueba y si no tienes nada inteligente que decir, te bloqueará de facebook por patán y aburrido.

La Dama de Hierro tiene una deliciosa habilidad, sabe mezclar inteligente e irónicamente tintes autobiográficos, temas candentes de actualidad política (¡no querrás que hable de los visigodos!), y maravillosas frases corrosivas con las que sepultar con magistrales epitafios a sus haters en nanosegundos. (No lo intentes ...  vas a perder siempre)

Yo tengo una Lucia Rubio en mi vida ¿Tú no? ¡Te jodes!

Jinete número tres: Julio Béjar

Es veterano de Vietnam, un guerrero curtido en la batalla. Béjar es experto en viralizar memes de su propia creación, es el más fiel biógrafo (y pesadilla en vida) no oficial del vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias, traductor de textos quijotescos del inglés al español y, héroe sin capa que combate fervientemente y sin piedad, a los legisladores ortodoxos del maniqueísmo que padecen el efecto Dunning-kruger*. (Tan presente últimamente en cada rincón del planeta)

Los textos de Julio Béjar tienen una tonalidad exclusiva Vantablack* totalmente reconocibles desde el Zaire hasta Zamora. Evidentemente si tu capacidad intelectual es limitada, no sabrás de que te estoy hablando, al igual que no sabrás distinguir un sufganiot de una simple donna.

En mi niñez flipaba con Sarah Connor, ahora lo hago con Julio Béjar.

Jinete número cuatro: Luis Patypus

Es lo más parecido que te vas a encontrar de un occidental con tintes orientales tanto a la hora de escribir, como a la hora de razonar, de rumiar, igual también de ¿follar? y evidentemente a la hora de sopesar. (Un buen oriental siempre sopesa, siempre)

Mi adorado Marqués de Leningrado, podría escribir un artículo y que éste, fuera publicado simultáneamente en un medio ideólogicamente de izquierdas y otro de derechas; él puede mearse elegantemente en las líneas editoriales de ambas ideologías mientras sorbe un café y vapea. Si Luis quisiera lo seguiría haciendo aún siendo el columnista mimado de dicho medio con un sueldo estratosférico (con el que ir de cañas).

Luis es el Giselle de la narrativa, cuando le apetece se metamorfosea en Thomas Pynchon. Su inescrutable humor solo esta en su sinapsis.

Notición

Antes de entregar este texto a mis editores me han filtrado que van a escribir en conjunto los cuatro el fucking master de los libros evidentemente bajo el sello de una prestigiosa editorial (Es ficción pero haré que sea verdad ¡joder!)

Notas

1. Yo creo en la esperanza es un ensayo teológico publicado en 1972 que provocó la expulsión del ex jesuita José María Díez-Alegría de la orden San Ignacio de Loyola por parte del Vaticano pero a pesar de ello nunca dejó de vivir con la Compañía de Jesús.

2. El escritor japonés Yukio Mishima se suicidó el 25 de noviembre de 1970 por el ritual samurai seppuku siendo un autentico desastre en la ejecución y teniendo que ser ayudado por un miembro de su milicia(Tatenokai).

3. Es un pueblo aborigen de Nueva Guinea Occidental conocidos por ser los últimos humanos en practicar el canibalismo.

4. Efecto Dunning-Kruger. Es un sesgo cognitivo el cual ciertos sujetos con pocas habilidades se creen superiores y más inteligentes que el resto.

5. El Vantablack es una patente del artista Anish Kapoor considerado el negro más negro de las pinturas del mundo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.