Una jirafa en Copenhague

Fuga creativa

Omar Jerez

miércoles, 14 de octubre de 2020
Fuga creativa © 2020 by Julia Martínez Fernández

Lunes, 6. 30 a.m, mi manzanilla y una idea que ha perturbado mi sueño.

En Estados Unidos cuando alguien tiene una iniciativa creativa, o cuando alguien decide tirarse a la piscina (literalmente) y abrir una startup se va a encontrar que (independientemente de que el proyecto sea un logro, una genialidad o que por el contrario esté condenado al más absoluto fracaso, algoritmo que depende de múltiples factores) todos los organismos, ya sean públicos o privados, escucharan, analizaran y evaluaran si dicho proyecto es viable para llegar a los consumidores.

(Esto es lo que me tiene desvelado. . . ):

En España cuando alguien tiene una iniciativa creativa, o cuando alguien decide tirarse a la piscina (literalmente) y abrir una startup se va a encontrar que (independientemente de que el proyecto sea un logro, una genialidad o que por el contrario esté condenado al más absoluto fracaso, algoritmo que depende de múltiples factores) todos los organismos, ya sean públicos o privados, te van a hacer empequeñecer hasta el punto de que deberás pedir perdón por existir y pensar; un funcionario (con muy mala baba) te recriminará sin mirarte a la cara siquiera, que ahora no te puede atender ya que tiene un descanso de 15 minutos, y, su café es un ritual sagrado. Sí tras tan agradable encuentro decides olvidar al sector público y cómo buen emprendedor no te rindes y te decantas por la búsqueda de inversores privados para tu monumental proyecto, lo máximo que vas a recibir es un email impersonal y distante con el siguiente texto:

Ya le CONTESTAREMOS en base a su petición, LAMENTABLEMENTE ahora no podemos atenderle

Un emprendedor en España no es un simple impulsor de un nuevo nacimiento, es un héroe que tendrá agarrados de su mano (quiera o no) durante todo el camino a un ejercito de tóxicos que le animaran día sí y día también a abandonar a su criatura;  los tóxicos se encargarán de puntualizarte que todo el proceso es demasiado sacrificado para tan poca recompensa, que sigas u optes por algo “mas cómodo” y fructífero. Los tóxicos sólo tienen una única finalidad: atrincherarte por medio de las emociones y los sentimientos hasta que desfallezcas, pero los tóxicos no saben que los héroes jamás abandonan, y por suerte tenemos a uno de esos héroes entre nosotros, uno de esos tantos jóvenes que desde la marginalidad logística nos muestra a su bebé recién nacido, a su proyecto cargado de ilusión y nervio periodístico, os presento a Rubén Villalba.

Rubén, por favor, nárranos (a los lectores de mundoclasico) qué es influ-entes

Sobre influ-entes

Influ entes es un canal de YouTube que adopta rasgos del reportaje, el documental y la entrevista. Pretende, a través de este híbrido de géneros, retratar y demostrar su eslogan: porque Instagram es otra Movida

Sinopsis

En los sótanos de Instagram sub-sisten intensas criaturas que todavía brillan por su esencia. Han pasado noches en vela intentando lanzar un mensaje a la superficie: la extinción acecha a su especie. Solo hay una forma de perpetuarla: revelando (por fin) su identidad. Por primera vez, los Influ entes hablan para acallar los rumores acerca de su no existencia. Son todo y nada a la vez. No tienen filtros ni códigos descuento. El resto te lo cuentan ellos.

Objetivo: cuestionar la «influencia»

Influ ente es un término deconstruido intencionadamente con un objetivo: cuestionar y replantear, en el contexto actual de las redes sociales, el significado de «influencia», abanderada hoy por los llamados influencers.

¿Estamos aprovechando todo el partido que nos ofrece Instagram? ¿Hasta qué punto está explorado mediática y socialmente? ¿Qué relato y uso se está haciendo del que probablemente sea principal exponente de la cultura y de la sociedad en la primera mitad del siglo XXI? Preguntas tan intensas como urgentes, que afloraron para desembocar en este proyecto.

El «movimiento» influ ente

¿Cómo alcanzaremos dicho objetivo? Acudiendo y visibilizando a quienes son la contrapartida de esos influencers que hoy gozan del respaldo del gran público a cambio, en nuestra opinión, de un mensaje vacío, basado en la reiteración de patrones y estereotipos, que ha convertido a Instagram en un «mercado» de productos en masa en detrimento del contenido alternativo y de autor.

El término o «movimiento» influ ente viene a reivindicar lo contrario. No con ánimo de demonizar al «adversario», sino de dirigir esfuerzos hacia una «des-monopolización» del concepto «influencia» en el marco de las redes sociales. En definitiva, re-explorar las posibilidades de una plataforma que, a efectos mediáticos, parece adjudicada a un determinado tipo de perfiles y contenidos.

Los emisarios de este «(contra) movimiento» son los Influ entes. Dividimos el término en dos partes (incluso se tacha premeditadamente «influ») para desligarlo del de influencer. Con ello, la palabra «ente» se independiza y conduce a una descripción más fiel del Influ ente. Pues, por una parte, «ente» evoca en cierto modo al fantasma, al ser que pulula en las postrimerías, que está ahí pero que nadie lo ve. Por otra, remite a la tercera acepción del término «ente», según la RAE, la de «sujeto extravagante», definiendo a este como «que se hace o dice fuera del orden o común modo de obrar» y como «raro, extraño, desacostumbrado, excesivamente peculiar u original». He aquí al Influ ente.

Pero… ¿quiénes son los influ entes?

En realidad no queremos circunscribirlo, sino que sea un término «apropiable» por todo aquel que se identifique con su espíritu. Sin embargo, podemos señalar dos rasgos comunes que definen más concretamente al Influ ente: creador y presente en Instagram.

El último es evidente, ya que surgimos de esta red social (aunque no se nos «vea» —¡vamos a conseguir que nos vean!—) . Además, Instagram se postula hoy como importante (y a veces única) plataforma de expresión y difusión para creadores que no alcanzan o están fuera de los circuitos oficiales o canales masivos.

Respecto al primer rasgo, consideramos que la creación (en todas sus vertientes) es la herramienta más potente y eficaz que pueda tener un influ ente para cumplir su «cometido». No se nos ocurre mejor contestación a esa «influencia» hoy adulterada que el cuadro de un pintor, el relato de un escritor, la canción de un músico o la instantánea de un fotógrafo (y no dejamos atrás a cineastas, pensadores, ilustradores, diseñadores, performers y a un largo etcétera de creadores) . Todos llevan implícito un discurso, quizá un sinsentido o incluso un no sentido, que invita a la reflexión, a pararse, a cuestionar.

¿Por qué «instagram es otra movida»?

Creemos que tanto este como cualquier otro contexto de crisis (económica, política, social, etc. ) va acompañado (y también precede) de un auge o eclosión artístico-creativa que surge en cierto modo para intentar explicarlo, sobrellevarlo o rebelarse contra él. En este sentido, y como nostálgicos confesos de los 80 (década que no vivimos pero que nos inspira y sorprende como millennials) , se nos hace imposible no encontrar paralelismo entre la llamada Movida (siendo conscientes de cierta mitificación —inevitable, por otra parte, desde una perspectiva histórica—) y el momento actual.

Así como entonces la contestación artística estuvo en la calle, hoy estamos convencidos de que se encuentra en las redes, donde no son pocos los que están relatando (y también rebelándose) lo que acontece a través de la pintura, la fotografía, la música, la performance, la escritura, la moda, la reflexión y un largo etcétera creativo.

En este sentido, pretendemos demostrar que Instagram, lejos de parecer un medio previsible y agotado, es fuente de creación, vanguardias y reflexión que dota de un nuevo foro a la expresión y debate contemporáneos de las grandes cuestiones (de dónde venimos, qué está pasando y hacia dónde vamos) . De este modo, trasciende su faceta como red social al uso.

De ahí el eslogan del canal: Instagram es otra Movida. En referencia, primero, a ese objetivo de visibilizar la(s) otra(s) cara(s) de la red. Y segundo, en alusión a ese movimiento contracultural con el que personalmente encontramos paralelismo en la necesidad de reacción, de creación, frente a un contexto de crisis, patetismo y de una cierta involución.

¿Cómo lo vamos a hacer?

Como señalamos al principio, a través de un canal de YouTube, con el soporte evidente de Instagram. Cada uno de los episodios retratará a un influ ente a través de un periplo por su perfil de Instagram. Le ofrecemos un lienzo en blanco para mostrar y contar lo que hace, crea, dice, piensa o escribe cómo, dónde y con quiénes quiera. Es decir, serán ellos los que nos guíen en su retrato. En consonancia con el espíritu del proyecto, este es, divulgar otro Instagram desde Instagram, la narrativa y escenografía del canal estarán íntimamente ligadas a la de esta red social.

¿Qué pretendemos?

Todo y nada a la vez. Nuestra intención es retratar a cada influ ente como si fuera influencer, conceder interés a quien, para el gran público, no lo tiene. En realidad, no es sino un «acto de rebeldía» con el que pretendemos ensanchar (y replantear) los límites mediáticos en el contexto de las redes sociales.

Queremos mostrar qué y quiénes subsisten más allá de los perfiles comerciales y concurridos. Queremos revelar y conectar creaciones y a creadores emergentes que comparten Instagram como medio de expresión. Queremos testimoniar lo que acontece en esta red social en tanto que exponente clave de la cultura y de la sociedad en esta primera mitad de siglo.

Una de las inquietudes que motivaron la creación de este proyecto parte de la siguiente incógnita: ¿cómo pasará Instagram a los libros de historia? ¿Cuál será su lugar? ¿Quiénes aparecerán? ¿Con qué se quedarán? Los testimonios de quienes de algún modo han sido partícipes de hitos o movimientos históricos, suelen ir precedidos de una advertencia desconcertante: ni son todos los que están, ni están todos los que son. Como si de una criba inevitable se tratara, como una inercia que asiste impasible al relato binario de ricos y pobres, de vencedores y vencidos, de ilustres y vetados, de triunfadores y fracasados…

Nosotros nos resistimos a los relatos mayoritarios, a lo preceptivo, al derecho de admisión, al oficialismo, a lo previsible, al elitismo, a lo normativo, a las verdades a medias (hoy posverdad) . Y de ahí nace este proyecto, para contribuir, dentro de nuestras posibilidades, a que en ese futuro relato de Instagram quepan incluso aquellos que se movieron para no salir en la foto. ¿Nos acompañas?

Por favor, no me tengáis más en vela. . .

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.