Artes visuales y exposiciones

El Oriente de Rembrandt

Juan Carlos Tellechea
viernes, 27 de noviembre de 2020
Rembrandts Orient © 2020 by Prestel Rembrandts Orient © 2020 by Prestel
0,0011322

En el siglo XVII, el floreciente comercio con África, Asia y el Levante trajo nuevos bienes, manuscritos antiguos y conocimientos a los Países Bajos. Los artistas del denominado Siglo de Oro de la pintura neerlandesa, entre ellos Rembrandt Harmenszoon van Rijn , recibirían en esa época una gran variedad de sugerencias inspiradoras. En géneros tan diversos como la historia o el retrato, los creadores se imbuyeron de influencias orientales, incluidas las representaciones de figuras vestidas con atuendos de aquellas lejanas tierras.

Rembrandts Orient. © 2020 by Julian Salinas. Rembrandts Orient. © 2020 by Julian Salinas.

Una importante exposición titulada Rembrandts Orient (El Oriente de Rembrandt) tiene lugar en estos meses, desde el 31 de octubre pasado al 14 de febrero de 2021, en el célebre Museo de Arte de Basilea . El catálogo * , de la renombrada editorial Prestel / Randomhouse , de Múnich, reúne valiosas contribuciones de especialistas en la materia, como Gary Schwartz (comisario de la muestra), Erik Spaans, Michael Philipp, Jan de Hond, Roelof van Gelder, Arnoud Vrolijk, Bodo Brinkmann (conservador de las obras de antiguos maestros del Museo de Arte de Basilea ), Gabriel Dette, Corinna Forberg, Susanne Henriette Karau y Jolanta Talbierska, quienes examinan hasta qué punto la fascinación por Oriente influyó significativamente en la pintura de Rembrandt y sus contemporáneos, y cómo este desarrollo se sitúa sistemáticamente en el contexto del intercambio comercial y cultural entre los neerlandeses y sus socios comerciales no europeos.

La muestra, realizada en cooperación con el Museo Barberini , de Potsdam, reúne 120 obras, entre pinturas, numerosos grabados, dibujos, mapas, miniaturas y libros. Simultáneamente, en el edificio principal del Museo de Arte de Basilea, se exhiben los Aguafuertes de Rembrandt (sobre papel japonés que éste adquiría en aquella época en enormes cantidades), donados por el coleccionista Eberhard W. Kornfeld, de Berna, que permiten admirar a través de una selección de 60 hojas el refinado arte del grabado del artista neerlandés.

Pésimas estrategias

Los Países Bajos, liberados del dominio español, fundaron en 1581 la República de las Siete Provincias y depusieron al rey Felipe II como soberano. Las sociedades comerciales armaron sus flotas y en 1602 se fusionaron para formar la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, la primera sociedad anónima de la historia. En poco tiempo le arrebataron a Portugal casi todas sus bases comerciales en el sureste asiático y en 1621 fundaron la Compañía de las Indias Occidentales con la mayor trata de esclavos, así como todos sus cruentos excesos asociados.

La expansión neerlandesa fue favorecida por la fracasada estrategia del rey Felipe III . Éste decidiría en 1598, dos meses después de ascender al trono, una estricta observancia de la prohibición de comerciar con los Países Bajos del norte. Debido a ese decreto les estaba prohibido a los comerciantes neerlandeses ingresar a España y Portugal, y los que cumplían actividades en los puertos españoles eran encarcelados.

J. F. F. nach Andries Beeckman, "El mercado de Batavia" (1688). © 2020 by Tropenmuseum, Amsterdam. J. F. F. nach Andries Beeckman, "El mercado de Batavia" (1688). © 2020 by Tropenmuseum, Amsterdam.

Las medidas fueron contraproducentes, ya que llevaron a los comerciantes neerlandeses a intensificar sus empeños colonialistas , y así fueron fundadas nuevas compañías en Ámsterdam, Middelburg, Veere y Róterdam que conducían a las Indias.

En 1619, los neerlandeses conquistaron y destruyeron Yakarta, expulsaron a la población y establecieron el nuevo asentamiento de Batavia con chinos y esclavos de la India y Bali y convirtieron la ciudad en el centro de su sistema precolonial.

Rápidamente los Países Bajos se convertirían en una poderosa república, el comercio florecería, muchos ciudadanos disfrutarían de cierto grado de prosperidad y el siglo XVII se produciría el Siglo de Oro de los Países Bajos. La pintura proporcionaría el sustento a unos setecientos pintores profesionales.

El arte en serie

Sus obras son evidencia de la primera globalización y muestran la influencia de las culturas del exterior. La sed de conocimiento, la pasión por el coleccionismo y el orgullo por la propiedad dieron forma a esta importante época en los términos de la historia del arte. Los pintores se inspiraron para crear escenas históricas novedosas, retratos y naturalezas muertas.

El entusiasmo de los holandeses por Oriente fue acompañado por un mercado de arte en auge: los miembros de la clase media rica y orgullosa querían que ellos mismos y sus tesoros acumulados fueran capturados en imágenes.

Ya no se mostraban como una sola persona, sino como un grupo completo, rodeado por los símbolos de estatus de los primeros diez mil, señala el conservador Bodo Brinkmann. Los viajeros a Oriente eran pintados con atuendos de seda, arreglos de plumas, pantuflos y zapatillas, mientras que a los perros, loros y esclavos se les relegaba a papeles secundarios.

Pieter Lastman, "Jefté y su hija" (1611). © 2018 by SIK-ISEA, Zürich (Lutz Hartmann). Pieter Lastman, "Jefté y su hija" (1611). © 2018 by SIK-ISEA, Zürich (Lutz Hartmann).

Durante las décadas de añoranza por Oriente, cientos de artistas y sus talleres y escuelas produjeron pinturas, grabados y dibujos. Las obras de arte se crearon en serie y también se ofrecían a la venta en las calles y en las ferias. Se estima que en el siglo XVII se produjeron varios millones de obras de arte en los Países Bajos. Hoy en día, casi todos los museos más grandes del mundo poseen algunos antiguos holandeses de mayor o menor calidad.

Solo unas pocas obras transmiten representaciones auténticas de los países de Oriente y sus gentes en la exposición. Muy pocos artistas los habían visto personalmente con sus propios ojos, ni siquiera el más famoso de ellos: Rembrandt.

Éste comenzó muy joven a abordar el mundo de Oriente como coleccionista y artista, lleno de afán de experimentación y con su técnica magistral, reconocida inicialmente sólo por unos pocos. No se especializó en una pequeña cantidad de  motivos, sino que creó retratos, paisajes e innumerables escenas de la Biblia como un artista versátil y muy activo.

La escuela de Rembrandt

El Medio Oriente como región de origen del cristianismo y otras religiones está en el centro de muchas de estas obras. El mundo del Antiguo Testamento en particular se convirtió en una excelente superficie de proyección para la fascinación por el Oriente. No solo las figuras bíblicas, rica y profusamente decoradas, contrastaban con el calvinismo nativo estéril de los Países Bajos nativos.

A la joven confederación de estados, que acababa de liberarse de la España de los Habsburgo, también le gustaba compararse con el ascenso del pueblo israelí elegido y su resistencia al dominio y opresión extranjeros, lo que da a la magia a menudo idealizada de Oriente una dura nota política.

Rembrandt, "David entrega la cabeza de Goliat al rey Saúl" (1627). © 2020 by Kunstmuseum Basel. Rembrandt, "David entrega la cabeza de Goliat al rey Saúl" (1627). © 2020 by Kunstmuseum Basel.

También en las representaciones bíblicas Rembrandt siguió buscando nuevas formas de ilustrar los motivos tradicionales. Su obra es mejor conocida por su manejo seguro de los contrastes entre la luz y la oscuridad.

Muchas de sus escenas bíblicas tienen lugar en interiores lúgubres, por ejemplo en templos: un rayo de luz golpea a las personas más importantes o sobre superficies reflectantes, que de ese modo quedan enfatizadas. En las oscuras salas del Kunstmuseum de Basilea, el eficaz diseño de iluminación del artista se ve destacado así dos veces.

Si bien el enfoque central está basado en Rembrandt, la exposición muestra numerosas obras de sus alumnos y contemporáneos. Todos estaban fascinados por lo que venía de afuera y que se difundía a través de los éxitos comerciales de la república. Desde Jan Luiken hasta Jan Lievens y Willem Kalf, la exposición muestra once obras de la escuela de Rembrandt. Una de ellas, una de las primeras del propio maestro, se encuentra en este Museo de Arte de Basilea, David entrega la cabeza de Goliat al rey Saúl, de 1627. Rembrandt fue un apasionado coleccionista de objetos y textiles exóticos hasta que se arruinó económicamente. Su preciosa colección le proporcionó a él y a sus alumnos una gran cantidad de material.

Nada de historias negras

Rembrandt, Alegoría musical (1626). © 2020 by Rijksmuseum Amsterdam. Rembrandt, Alegoría musical (1626). © 2020 by Rijksmuseum Amsterdam.

Por supuesto, de este desarrollo colonialista no se mostraban los aspectos negativos: las guerras comerciales, la violencia, la explotación y la esclavitud. Tan solo una imagen de Rembrandt tiene un trasfondo crítico. La Alegoría musical, de 1626, es una de sus primeras pinturas al óleo. En ella apunta al opulento despliegue de lujo con falsa armonía. Se muestra una escena de burdel: una vieja alcahueta intenta concertar una relación amorosa entre la prostituta cantante con los dos músicos. El cuadro que cuelga en la pared muestra a Lot y su familia huyendo del hundimiento de Sodoma e indica lo pecaminoso de la escena. Pero la sociedad de la época de Rembrandt no entendió su crítica, el lujo ya formaba parte de su propia imagen de sí mismo; y allí se quedó, éste fue su único intento de amonestación.

En sus historias bíblicas, por ejemplo, equiparon a las figuras con turbantes, espadas y túnicas de nobles textiles. Era más difícil representar animales exóticos cuya apariencia inicialmente era menos conocida, como los camellos, pintados con un cuello demasiado largo.

Para alguien que como él jamás abandonó su país, Rembrandt poseía un legendario e insaciable apetito como coleccionista, así como un horizonte asombrosamente amplio en su singular creatividad. Amsterdam, su sitio de residencia le ofrecía las premisas para ello como puerto de origen de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales y Occidentales, pero también de otras empresas.

Rembrandt

Rembrandt, Autorretrato con sable (1634). © 2020 by Kunstmuseum Basel, Kupferstichkabinett, Schenkung Eberhard W.Kornfeld. Rembrandt, Autorretrato con sable (1634). © 2020 by Kunstmuseum Basel, Kupferstichkabinett, Schenkung Eberhard W.Kornfeld.

Rembrandt nació en Leiden en una familia acomodada; su padre era molinero y su madre hija de un panadero (profesiones muy lucrativas entonces). Después de recibir educación básica en latín, sus progenitores lo matricularon en la Universidad de Leiden. Rembrandt pronto abandonó los estudios y se convirtió en aprendiz de pintor de Jacob Isaacsz van Swanenburg en esa misma ciudad y más tarde de Pieter Lastman en Amsterdam. De regreso a Leiden, comenzaría su propio negocio como artista independiente junto con Jan Lievens. En esa época, Rembrandt pintaba principalmente escenas bíblicas con un estilo preciso y colores vivos En 1634 Rembrandt se casó con Saskia Uylenburgh; tuvieron un hijo, Titus, en 1641. Un año después, Saskia Uylenburgh murió. Más tarde, en 1654, Rembrandt tuvo una hija con Hendrickje Stoffels. En ese entonces ya estaba endeudado y se vio obligado a vender su casa y sus propiedades; preludio de su fin, enfermo y en la pobreza.

Grupos y personajes individuales

Aelbert Cuyp, "Retrato de grupo de la familia Sam" (hacia 1653). © 2020 by Szépművészeti Múzeum, Budapest. Aelbert Cuyp, "Retrato de grupo de la familia Sam" (hacia 1653). © 2020 by Szépművészeti Múzeum, Budapest.

Los retratos colectivos de las guardias cívicas hacen referencia a la imagen que tenía de sí misma la élite de Ámsterdam del siglo XVII. En una de sus reuniones, los jefes de la Corporación de Arcabuceros fueron retratados durante una comida con ostras. De acuerdo con la moda contemporánea, vestían de negro y con sombreros de ala ancha del mismo tono y se sentaban alrededor de una mesa cubierta por una alfombra persa cuyos detalles habían sido exactamente reproducidos. El emplazamiento central de la alfombra no aparece principalmente como un símbolo de estatus, sino que muestra cómo los objetos exóticos se incorporaron con total naturalidad al mundo holandés.

En contraste con los hombres vestidos de negro de la milicia, Wollebrand Geleynsz de Jongh se hizo retratar con ropa oriental como un hombre rico, orgulloso y seguro de sí mismo. Con el bastón de comandante en su mano derecha, señalaba él hacia la fortaleza de Batavia: de Jongh sabía cómo lograr sus objetivos sin ninguna piedad.

De Jongh procedía de un entorno humilde y como representante comercial y comandante de flota de la Compañía de las Indias Orientales, alcanzó fortuna y prestigio en el Lejano Oriente. Dan testimonio de ello no solo la medalla de oro en su pecho, sino también la preciosa alfombra, su ropa confeccionada en fina seda brillante azul verdosa con un motivo de flores doradas y las dos pajes africanos.

El parasol rojo sobre él era considerado un emblema asiático de soberanía y epítome del Lejano Oriente. De Jongh, de 79 años, encargó este retrato un año antes de su muerte; lo muestra en sus mejores tiempos cuando promediaba los 50 de edad. Lo donó al orfanato de Alkmaar, donde él mismo había pasado dos años de su juventud, para dar así ejemplo de su ascenso económico por su propio esfuerzo.

Los tronies

Rembrandt, "Retrato de hombre con ropa oriental" (1635). © 2020 by Rijksmuseum Amsterdam. Rembrandt, "Retrato de hombre con ropa oriental" (1635). © 2020 by Rijksmuseum Amsterdam.

Los estudios de caracteres, los llamados Orientalen Tronie (tronies orientales), fueron muy populares como tipo de imagen a partir de 1620 en los Países Bajos. La mayoría de las personas anónimas con rasgos faciales llamativos eran representadas con espléndidas túnicas, a menudo con turbantes. La puesta en escena de trajes nobles y joyas preciosas fascinaba a los espectadores. Rembrandt alcanzó gran maestría en el género a través del registro preciso de los diferentes materiales, como el brocado y la seda para las túnicas y el oro y las perlas para las joyas, y por medio del hábil uso de la luz. Sus tronies irradian dignidad, seguridad en sí mismos y gran presencia.

El Hombre con ropa oriental (1635) de Rembrandt, mira tranquilo directamente desde la pared en el Kunstmuseum de Basilea. Lleva un collar de perlas y un pesado manto de brocado de oro. Un cinturón de cadena, también de oro y un gran turbante blanco se eleva sobre la cabeza del barbudo neerlandés de edad madura. El retrato, pintado por el gran maestro holandés, es un punto culminante de esta exposición.

Después de la década de 1630 Rembrandt ya no se ocuparía más de los tronies orientales, pero este tipo de cuadros seguiría estando virulentamente de moda. En 1665 un alumno de Rembrandt, Ferdinand Bol, creó el lienzo Cuadro de un Oriental que muestra aún los rasgos característicos de esos estudios, entre ellos un suntuoso turbante con plumas de garza. La fascinación por el Oriente se mantendría omnipresente en los Países Bajos también en la segunda mitad del siglo XVII.

Notas

Bodo Brinkmann, Gabriel Dette, Michael Philipp, & Ortrud Westheider, "Rembrandts Orient: Westöstliche Begegnung in der niederländischen Kunst des 17. Jahrhunderts", München: Prestel, 2020, 328 Seiten, 24,0 x 30,0 cm, 266 farbige Abbildungen. ISBN 978-3-7913-5962-5

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.