Recensiones bibliográficas

Carl Orff, Erinnerungen – Leben und Werk

Juan Carlos Tellechea
martes, 1 de diciembre de 2020
Carl Orff, Erinnerungen – Leben und Werk © 2020 by Schott Carl Orff, Erinnerungen – Leben und Werk © 2020 by Schott
0,0014619

Tras la Segunda Guerra Mundial (1939–1945) y al comienzo de la joven República Federal de Alemania, Carl Orff (1895–1982) era uno de los compositores contemporáneos más celebrados; sus óperas y piezas corales eran muy populares, y para las lecciones de música elemental en las escuelas primarias y secundarias, su labor pedagógica y su método imprescindibles.

Hoy la música de Orff ha desaparecido del repertorio de teatros de ópera y salas de conciertos. Solo la cantata escénica Carmina Burana , estrenada bajo el régimen genocida nacionalsocialista (1933–1945) de Adolf Hitler el 8 de junio de 1937 en la Alte Oper de Francfort del Meno, sigue siendo uno de los mayores éxitos clásicos del mundo.

Carl Orff nació en Munich el 10 de julio de 1895, hace 125 años, y con este motivo la editorial Schott Music , de Mainz, acaba de publicar Carl Orff. Erinnerungen. Leben und Werk (Carl Orff. Recuerdos. Vida y obra) * con textos autobiográficos presentados de forma más compacta y clara a lo largo de 348 páginas para la comprensión del público general.

En sus postreros años, Orff trabajó en una documentación a gran escala de su vida y obra que apareció en ocho volúmenes entre 1975 y 1983, conjuntamente con sus recuerdos y textos analíticos de su entorno que permitieron conocer su visión de sí mismo y su valoración personal en el contexto del siglo XX.

Hoy pedagogía musical, educación musical en la época nazi

Al principio era el tambor. El tambor atrae a la danza. La danza está estrechamente relacionada con la música. Una regeneración de la música a partir del movimiento, de la danza, fue mi idea, la tarea que me había propuesto , explica el compositor en el capítulo dedicado a la enseñanza elemental de música para niños en la escuela básica. La pedagogía va asociada con el ejercicio. Su enfoque es lúdico y simple: no es necesario aprender a tocar el violín para disfrutar de la música.

Inspirado en instrumentos exóticos y medievales, Orff comenzaba con la percusión. Dos palillos y los niños inmediatamente tienen ganas de probar el sonido, sin tener que practicar mucho para tocar la nota correcta. Ahora bien, enseñar el ritmo es difícil. El ritmo sólo puede ser liberado, entregado. El ritmo no es una abstracción, el ritmo es la vida misma. El ritmo funciona y tiene efecto, es el poder unificador del habla, de la música y del movimiento, acota.

El hecho de que su música no fuera censurada ni rechazada por el régimen nazi, sino más bien apreciada, también quedaría en evidencia con la inclusión de su nombre en la llamada Gottbegnadeten–Liste (Lista de los dotados con la gracia de Dios) elaborada por el tenebroso ministro de Propaganda de Hitler, Joseph Goebbels en 1944.

Según su hija, Godela , con quien Carl Orff mantenía una relación bastante tensa, al igual que otros contemporáneos, su padre no estaba interesado en la política de los nacionalsocialistas y posiblemente incluso se mostraba crítico y distante hacia sus objetivos, pero, trataba de llevarse bien con el régimen para no poner en peligro su universo artístico y su vida privada.

Por su parte, el historiador Oliver Rathkolb , del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidad de Viena , califica a Orff de terriblemente ingenuo en materia política, en un libro que aparecerá próximamente. Carl Orff no era miembro del partido Nacionalsocialista, era considerado más bien de izquierda y amigo del profesor de musicología y psicología Kurt Huber , de la Universidad de Múnich, uno de los fundadores del grupo de resistencia anti-nazi Weiße Rose (Rosa blanca), asesinado por los esbirros de Hitler, junto con los demás miembros de su facción.

Cuando contaba 16 años, Orff publicaba en 1911 sus primeras canciones. Después del final de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), trabajó por corto lapso como Kapellmeister en Mannheim y en Darmstadt antes de volver a estudiar a partir de 1920 y durante nueve años con el compositor Heinrich Kaminski .

Fue en ese tiempo que comenzó a estudiar la música de los siglos XVII y XVIII. Esto incluyó sobre todo las óperas de Claudio Monteverdi que fascinaron especialmente a Orff. A partir de 1922 comenzó a rediseñar L'Orfeo de Monteverdi para ponerla en escena. Un año después, esta versión se estrenaría en Mannheim con poco éxito. Tanto la dirección del teatro como los intérpretes la vieron como un experimento absurdo y hostil al repertorio.

Sin embargo, Orff estaba convencido de que la obra se adecuaba para una escenificación y creó dos versiones más en 1940. Lo mismo ocurrió con L'Arianna” de Monteverdi que Orff arregló varias veces, pero solo ha llegado hasta nuestros días el final, Lamento.

Colección de canciones de la Edad Media

En aquel momento estaba trabajando también en la que se convertiría en su obra más famosa, Carmina Burana , para solistas, coro y orquesta, basada en una colección de canciones y poemas del mismo nombre del siglo XIII del monasterio de Benediktbeuern (Alta Baviera).

En la primavera de 1934, Orff había descubierto una edición en un anticuario de Würzburgo que lo cautivaría de inmediato. Imagen y palabra me atraparon, afirma Orff en sus Recuerdos. Pese a que en principio solo pude familiarizarme en grandes líneas con el contenido de la colección de poemas, vi ante mí en mis pensamientos una nueva obra, una obra escénica con coros de canto y danza, solo siguiendo las imágenes y los textos.

Seleccionó entonces varios textos en latín, francés antiguo y medio alto alemán y les puso música con un fuerte acento rítmico. En el mismo día ya había esbozado un esquema de particella del primer coro “ O Fortuna “. Después de una noche de insomnio, durante la cual casi me perdí en la extensa colección de poemas, se creó también un segundo coro “Fortune plango vulnera“, y en la mañana de Pascua un tercero, “Ecce gratum“, fue llevado al papel, relata el compositor. La Carmina Burana no había sido pensada como cantata, sino como obra escénica, y así fue como se estrenó el 9 de junio de 1937 en la Ópera de Fráncfort.

Al principio, algunos se sintieron molestos por los textos en latín y su erotismo a veces crudo; la pianista y ardiente nacionalsocialista Elly Ney incluso llegó a describir la obra como una desgracia cultural. Muchos otros líderes del partido, por otro lado, así como la mayoría de la audiencia, estaban entusiasmados con el impulso arrollador de la música. Carmina de Orff avanzó rápidamente hasta convertirse en una de las obras más interpretadas por compositores alemanes contemporáneos. Para que conste, se crearon dos grandes cortes transversales y varios números entre 1939 y 1944, entre otros, con la soprano Tiana Lemnitz .

El hecho de que Carmina Burana se concibiera como una obra de teatro y, como tal, no solo se representara durante la Segunda Guerra Mundial, sino también mucho después, ha quedado en gran parte olvidado hoy. Dicho sea de paso, Jean-Pierre Ponnelle escenificó la obra para una producción televisiva en 1975 que fue galardonada con el premio de dirección Prix Italia .

La vida de Orff bajo el nacionalsocialismo, sobre la que el compositor dijo poco durante su vida, también fue olvidada e incluso suprimida. Incluso las monografías que aparecieron poco después de su muerte casi excluyen este período. Por lo general, solo se mencionaba que Orff estaba expuesto a ataques debido a la elección de textos latinos o los componentes fuertemente rítmicos de sus obras.

A partir de 1945 él mismo trabajó en la imagen del compositor poco apreciado por los nacionalsocialistas y que también simpatizaba con el movimiento de resistencia de la Rosa Blanca. Se destacaron las críticas a su trabajo, mientras que el elogio unánime fue tan ocultado como su popularidad en el Tercer Reich.

Su ópera en un acto Der Mond. Ein kleines Weltheater (La luna. Un pequeño teatro del mundo), inspirada en un cuento de hadas de los hermanos Grimm, por ejemplo, fue criticada por desarrollarse en el reino de los muertos. Su estreno fue en febrero de 1939 en la Ópera Estatal de Baviera, en Munich. Curiosamente, la obra en versión radiofónica, se transmitió solo un mes después editada por Orff en la emisora Deutschlandsender Berlin , con reconocidos solistas. El narrador fue interpretado por el tenor Karl Erb .

Llevarse bien con los nazis

El compositor, que vió el centro de su vida en la Alta Baviera, Múnich y el Ammersee (junto a este lago se encuentra el monasterio benedictino de Andechs, donde fueron sepultados sus restos mortales), probablemente nunca habría considerado emigrar. Su tierra natal siempre le ofreció la inspiración necesaria para nuevas obras musicales. A partir de 1946, Orff escribió la obra "bávara", como él mismo la denominara, Die Bernauerin sobre Agnes Bernauer , ejecutada inocentemente en 1435, y la comedia "bávara" Astutuli que apunta a supuestos sabelotodo y sabios.

Al mismo tiempo, seguía fascinado por los grandes poetas antiguos como Sófocles, Eurípides y Catulo. Incluso antes de conocer la colección de Carmina Burana, Orff estudió textos del poeta romano mientras estaba de vacaciones en el lago de Garda en el verano de 1930. Poco después, puso música a algunos de ellos para coro a capella.

En 1941 Orff retoma estas piezas y las integra en la Catulli Carmina . La infeliz historia de amor entre un anciano y una joven era, según su definición, una parábola escénica de la omnipotencia del eros. El estreno mundial tuvo lugar el 6. Noviembre de 1943 en la Ópera de Leipzig en la Augustusplatz, exactamente un mes antes de que fuera destruida por grupos de bombarderos aliados. El trabajo recibió mayor atención solo después del final de la Segunda Guerra Mundial. Una primera grabación de varios coros de Catulli Carmina, incluido Odi et amo, se realizó el 29 de enero de 1950 en Stuttgart con el Bruckner Chor . El director fue el compositor Johann Nepomuk David .

Retrospectivamente, Orff busca proximidad a la resistencia

Como casi todos los trabajadores culturales que habían experimentado el final de la Segunda Guerra Mundial en Alemania, las relaciones de Orff con el régimen fueron examinadas en el proceso de desnazificación de las potencias ocupantes aliadas. Tuvo la gran suerte de que el oficial estadounidense responsable de su caso fuera Newell Jenkins , un ex alumno suyo.

Al final, Orff fue clasificado solo como seguidor y pudo volver a trabajar a partir de 1947 sin restricciones. Algunos de los proyectos en los que estaba trabajando en ese momento tenían su origen en el Tercer Reich. Por ejemplo, su ópera Antigonae , basada en la tragedia del mismo nombre de Sófocles, en 1941, fue encargada por el (gobernador nazi) de Viena Baldur von Schirach .

Orff comenzó a trabajar en ese proyecto ese mismo año; a partir de 1947, sin embargo, sometió las piezas terminadas a una revisión exhaustiva y completó la composición un poco más tarde. Antigonae está dedicada a Kurt Huber, el fundador del grupo de resistencia nazi mencionado anteriormente Weiße Rose, ejecutado por los nazis en julio de 1943, en Múnich.

Orff era amigo de Huber, pero rara vez hablaba con él de política y no sabía nada sobre sus actividades. Sin embargo, la dedicación póstuma acercó al compositor al luchador de la resistencia. El 9 de agosto de 1949, Antigonae se estrenaría en el Festival de Salzburgo en la Felsenreitschule , y supondría otro gran éxito para Orff.

Notas

Carl Orff, Erinnerungen: Leben und Werk, Mainz: Schott, 2020, 382 Seiten. ISBN 978-3-7957-2059-9

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.