España - Castilla y León

Exactamente Mahler

Samuel González Casado
miércoles, 10 de marzo de 2021
Mihhail Gerts © OSCL Mihhail Gerts © OSCL
Valladolid, viernes, 26 de marzo de 2021. Centro Cultural Miguel Delibes. Sala Sinfónica Jesús López Cobos. Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Mihhail Gerts, director. Mahler: Sinfonía n.º 5.
0,0003266

El concierto n.º 10 de la OSCyL sufrió el enésimo cambio en relación a lo previsto: el antiguo director titular, Andrew Gourlay, no puedo acudir desde Reino Unido, y fue sustituido por el director estonio Mihhail Gerts. La obra, Sinfonía n.º 5 de Gustav Mahler, permaneció, y fue retransmitida en directo y abierto por el canal de YouTube de la orquesta, donde alcanzó más de 1400 visualizaciones, según nota de prensa de la Fundación Siglo.

En la versión de Gerts, que tendió a la sobriedad general, convivieron varios mundos que siempre tendían a una especie de intelectualidad condicionante de cualquier manifestación sentimental. El control del director sobre todos los elementos fue absoluto, y él en sí mismo era un espectáculo: el cuerpo de Gerts parecía multiplicarse, con suma elegancia, para no dejar entrada sin señalar y matiz sin indicar, con gestos rápidos y precisos.

Ese ultracontrol en algunos momentos hizo que la interpretación se acercara a cierta rigidez, pero cuando este peligro se discernía solía ocurrir algo interesante que lo alejaba. El primer movimiento, sin embargo, no tuvo una dirección definida y, pese a su precisión tímbrica, exquisita claridad y estupenda prestación del trompeta Roberto Bodí, pareció servir solo de introducción al segundo, en el que sí pudo apreciarse la disposición a contraponer distintos espacios.

El tercero fue lo mejor de la noche, porque se caracterizó por un magnífico colorido; el tempo general del director, que lo beneficiaba (es decir, rápido); y una prestación fantástica de la orquesta, que sonó con variedad tímbrica envidiable y mucho brío (destacó, cómo no, José M. Asensi). Acto seguido, el famoso adagietto sonó excesivamente proteico, ante todo porque su concepción general no casaba perfectamente con algunos toques de color y remate de frases, que se significaban demasiado; el resultado transmitió una especie de evanescencia trascendida de vuelo corto donde no había lugar para la emoción.

En el quinto sí se dio todo: como era previsible, Mihhail Gerts disfrutó con los extensos pasajes fugados, a los que por supuesto dotó de ligereza y de matices que enriquecían continuamente el discurso, en este caso desde el subrayado de ciertos detalles en los distintos planos. El conjunto fue clarísimo pero también ofreció la rotundidad y la entrega que había faltado en el primer movimiento (perfecta conclusión), con lo cual la sensación final fue satisfactoria y ayudó a recordar todo lo positivo de la versión.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.