Una jirafa en Copenhague

Terciopelo Azul

Omar Jerez
miércoles, 26 de mayo de 2021
Diego Siqueiros © by Gustavo Trejo Diego Siqueiros © by Gustavo Trejo
0,0008487

Cuando las estrellas se alían, todo aquello que crees conocer se esfuma; la realidad que se presenta es una ensoñación de luces tenues con un brillo cegador, de brisa fresca en medio de un calor que ahoga, una realidad difícil de ignorar.

Hoy, aquí y ahora, las estrellas se han alineado. Las luces tenues se abren paso a golpe entre multitud de parpadeos. Esa luz tenue, aterciopelada, llena de melancolía y fuerza, es, en forma y fondo Diego Siqueiros.

Estamos acostumbrados a las estrellas de un día, al consumo masivo de productos musicales, audiovisuales, etc. Diego ha hecho de su elección de vida un arte; una elección que se sale de lo que la masa considera normalidad; pero honestamente ¿qué es normal?

Para mi normal es luchar cada día por aquello que sueñas.
Para mi normal es caerse y levantarse aún con más fuerza.
Para mi lo que NO ES NORMAL es vivir dando la espalda a tu sueño.
¡Soñemos! ¡Soñad!


Omar Jerez: Con esta premisa, musicalmente dónde estás ahora mismo.

Diego Siqueiros: En un momento creativo y muy honesto. Estoy aterrizando a la vida, después de la resurrección, con muchos deseos de crear y compartir.

Encuentro en ti, una valentía inusual. Dejaste un trabajo fijo y bien remunerado, por un trabajo musical maravilloso pero cargado de inseguridades. ¿Cuál es el proceso emocional que te llevó a una decisión en un sistema donde prima lo inmediato y se castiga a los soñadores?.

Definitivamente, todo inició gracias a la profunda necesidad de vivir en paz y de reconocerme de una vez por todas, como un hombre con muchas cualidades musicales, talentoso.

Estar en otra industria, significaba mucho tiempo invertido para un impacto tan pobre en tan pocos.

En este proceso, la he pasado un poco mal de inicio pero, a pesar de las carencias, no he sufrido castigos, al contrario, todas han sido oportunidades que me han mostrado mucho más, de lo que el inmediato sistema del que hablas me podría haber dado. 

 Una audiencia limitada, entre los que me encuentro, tuvimos la fortuna, de escuchar una composición de autor creada por ti. ¿Cómo es posible, que esa composición, sea un himno, entre los recién casados mexicanos, y no la des a conocer al mundo.?

Diego Siqueiros. © by Gustavo Trejo.Diego Siqueiros. © by Gustavo Trejo.

Para empezar, ni siquiera supe cómo sucedió. Hace tiempo tuve un profundo momento de intimidad y un deseo de escribir. Nació un tema con una narrativa sobre el amor de un padre a su hijo. Un discurso metafórico en el que el hombre pide perdón al hijo por las ausencias y errores que vivirán en un futuro.

Al momento de compartir este tema, las parejas le tomaron un sentido totalmente diferente, ¡romántico!. Lo hicieron su canción de bodas. Claro, este discurso amoroso del hombre reconociéndose emocionalmente torpe, con miedos, pero con un profundo deseo de amar, enganchó a las chicas para escuchar este tema en primera persona, durante el momento de su unión.

A pesar de ver esta reacción, lo dejé pasar. Soy muy exigente. Este tema lo había escrito muy pequeñito, sin tener ninguna formación musical. No la he compartido con el mundo porque creía que no tenía los recursos como para presumir. Pero, esto no puede restarle valor a la emoción que provoca en la gente. Así que ahí está. Pura, honesta y orgánica. De ti para mi.

 Es la primera vez, de todos los cantantes que he conocido, que en tu caso, profesionalmente hablando, trabajas en la parcela, de la funeraria. ¿Cómo es cantar ante la despedida de un ser ajeno y todas la emociones que se mueven alrededor?

Es bellísimo. Somos carne, es imposible no sentir.  Pero, acompañar en una despedida, a pesar de la rabia, de la desesperación, de la desolación, es el mayor honor que me pueden otorgar como cantante. A veces ni siquiera la familia puede (o quiere) está ahí. Yo, he logrado reconfortar corazones, ajenos, con respeto y con tanto amor como si fueran propios.  Es precioso. Es una actividad que debería de explorarse y tener muchos más intérpretes con una formación incluso espiritual. Estar dentro de un ritual funerario, sin religiones ni juicios, solo música, es maravilloso.

En tu sueño, (realidad) ¿cómo crees, o cómo te gustaría, que los espectadores te viéramos?

No quiero que me vean. Quiero que mi voz sea un engranaje para la expresión, ser movimiento. Que mientras suene, no se olvide, que no pase desapercibido. Quiero estar entre la memoria y la música. Quiero ser terapia, arte. Tener un talento, (el que sea), conlleva una responsabilidad, por eso, lo que deseo más, como artista, es servir.

 Me permites Omar una cuestión, es básica, ¿qué pregunta nunca me han hecho y que me gustaría que la formularas. ¿cómo te hubieras llamado si hubieras podido elegir tu nombre?.  Mateo. Si gustas puedes llamarme así. Significa Regalo de Dios. No me disgusta mi nombre actual pero, este nombre un poco tierno, un poco egocéntrico, me encanta. No tengo hijos, sobrinos, ni siquiera mascotas a quién nombrar así. ¿por qué no usarlo yo mismo? Ya está. Quizás después pensaré algo para el apellido, por ahora conservemoslo.  

 Diego Siqueiros, creo en ti.

Diego Siqueiros, tu talento está por encima de la posibilidades reales, muy por encima de lo que tú crees en ti.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.