Entrevistas

Centenario de Astor Piazzolla

Víctor Villena: Hay una enorme cantidad de mujeres que tocan el bandoneón con gran calidad

Juan Carlos Tellechea
martes, 1 de junio de 2021
Víctor Villena © by Crans Montana Classics Víctor Villena © by Crans Montana Classics
0,0042816

El laureado bandoneonista Víctor Villena trabaja mucho y denodadamente en Europa desde que hace 22 años dejó la Argentina para establecerse en Francia. Pero el gran esfuerzo le ha aportado merecidos frutos y éstos están a la vista con el rápido ascenso alcanzado en su carrera.

Con nueve años de edad comenzó a formarse en su localidad natal. A los 17 la Academia Nacional del Tango de Buenos Aires lo eligió como el mejor joven bandoneonista de su generación. La elección fue confirmada en 1997 con el Premio al Mejor Solista en el Concurso Nacional de Argentina, en Cosquín (provincia de Córdoba).

Víctor Villena. © by victorvillena.fr.Víctor Villena. © by victorvillena.fr.

Llegado a Europa con estas credenciales intervino sucesivamente como solista en numerosas orquestas, así como en diversos escenarios y festivales de renombre internacional. Entre 2003 y 2007 formó parte de la gira mundial del grupo de música electrónica Gotan Project.

Seguirían después producciones de la ópera María de Buenos Aires; actuaciones con su quinteto “El Después“ y la Orquesta Sinfónica de Portugal en Lisboa; y crearía Rêves et Désirs para bandoneón y orquesta con la Philharmonique Orchestra de Radio France, que fue distinguida con el Prix France Musique-Sacem 2010. Entre 2013 y 2018 sería bandoneonista oficial de la cantante y actriz Ute Lemper con quien recorrería los principales escenarios del mundo. Después vendrían grabaciones de vídeo y de discos con otros varios músicos en Europa y Estados Unidos.

Entre los varios proyectos que tiene entre manos figura también uno con el célebre Minguet Quartett de Alemania que planea en 2021 un homenaje por el centenario del nacimiento de Astor Piazzolla, continuando con el del 250º aniversario de Ludwig van Beethoven interrumpido el año pasado por la pandemia de coronavirus.

Víctor Villena ha accedido muy amablemente a mantener una entrevista por correo electrónico con mundoclasico.com Estas son sus declaraciones exclusivas:

 Juan Carlos Tellechea: ¿Qué reflexiones te inspira este parón de actividades culturales en general y musicales en particular por el coronavirus?

Víctor Villena: Sin duda que es un momento muy duro para los músicos. Lamentablemente en Francia donde vivo y como la mayoría de los gobiernos, han decidido que la música no es una actividad "esencial", lo que es un duro golpe para los actores culturales. Pero si se puede hay que aprovechar este tiempo para estudiar y prepararse para estar listo cuando haya un regreso a la normalidad.

¿Cómo ha afectado o afecta aún tu actividad académica en el Instituto de Música del Mundo de Aubagne (sur de Francia)?

Tuve que adaptar, como la mayoría, mis cursos a las clases en línea. Aunque muy rápidamente fuimos autorizados a trabajar en forma presencial. Tuve muchos inscriptos de muchos países (Estonia, Hungría, Italia, Finlandia) que han decidido inscribirse en mis cursos virtuales, lo que me ha permitido desarrollar mis clases de manera mas internacional y con un nivel de alumnos superlativo.

¿Qué balance (positivo y negativo) extraes tú de la situación?

Lo positivo son, sin duda, la cantidad de horas libres para estudiar que no hubiera tenido en tiempos normales; lo negativo es ver que muchos proyectos que estaban naciendo, pues nunca verán el día, porque los calendarios avanzan y siempre hay que anticipar la temporada siguiente con la incertitud de si ocurrirá o no y, en medio de todo eso, sobrevivir y mantener la moral en alto.

¿Qué proyectos tenías en marcha y cómo has tenido que modificarlos, y cuales puedes emprender todavía?

Víctor Villena. © by victorvillena.fr.Víctor Villena. © by victorvillena.fr.

Tenía un proyecto de cuarteto con vibráfono, contrabajo y violín, con todas obras originales, que no ha podido hacerse por ahora; también un sexteto de música de cámara con Sarah Nemtanu , la violinista solista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Francia; también quedaron en stand by la salida del disco con la cantautora catalana Cristina Vilallonga y la salida del disco de tango tradicional con mi compatriota guitarrista Lautaro Tissera Favaloro.

¿Qué te ha aportado el trabajo con el Minguet Quartett o con sus integrantes?

Es un cuarteto de cuerdas extraordinario, con el que se pueden buscar timbres interesantes; me ha aportado la posibilidad de tener un proyecto a largo plazo para desarrollar todo tipo de repertorios, desde el clásico hasta el contemporáneo, abriendo posibilidades con el bandoneón y las cuerdas.

¿Es difícil convertir a un cuarteto como el Minguet Quartett en un quinteto con la integración de un bandoneón?

Absolutamente no. Curiosamente el bandoneón tiene un timbre que se mezcla naturalmente con las cuerdas; además siempre busqué con mi instrumento encontrar los mismos tipos de vibratos que realizan las cuerdas, es mi firma, mi especialidad, por momentos la simbiosis de timbres es tal, que no se puede percibir si hay un bandoneón con las cuerdas o si se trata de una orquesta.

¿Te sientes a gusto tocando con un conjunto de cuerdas, por qué?

Es una de mis formaciones favoritas con bandoneón, pero es difícil encontrar cuartetos de cuerdas que quieran tener una colaboración a largo plazo y no solo conciertos efímeros.

¿Qué magia tiene el bandoneón que subyuga de inmediato a quien lo toca?

El bandoneón vibra contra el cuerpo, es una sensación solo comparable con la de un violonchelo, con la diferencia de que en el bandoneón el timbre es inmediatamente agradable: solo se debe apretar una tecla y dejar el fueye abrirse solo, también es una experiencia física nueva para quien lo descubre, en general el que pone las manos en un bandoneón, siempre vuelve a ponerlas.

Cuéntanos ¿cómo llegó la decisión de tocar el bandoneón. ¿Cómo llegó el instrumento a tu casa y a tus manos? ¿Lo tienes y lo tocas todavía? ¿Qué bandoneón tocas ahora?

El bandoneón llegó al salón familiar, un día del invierno argentino de 1989; mi padre decía haberlo comprado para él (¡aunque hoy no creo ya que esa era la verdad!), y como todo niño, aprovechaba cuando se iba él a trabajar para tomarlo e intentar aprender alguna melodía.

Al ver mi interés, me llevaron a ver a un bandoneonista local, de mi barrio, en José C. Paz (ndlr: provincia de Buenos Aires), que me enseñó mis primeros temas. Era un bandoneón alemán ELA (ndlr: acrónimo de Ernst-Louis Arnold) en bastante buen estado para los primeros pasos.

Desde hace unos 16 años ya, me he interesado y he invertido mucho tiempo en el desarrollo de bandoneones modernos. El bandoneón es un instrumento que dejó de fabricarse en Alemania luego de la Segunda Guerra Mundial, y tras 60 años ha vuelto a comenzar la fabricación en el comienzo de los años 2000.

Al principio el sonido no era muy cercano a los antiguos instrumentos, pero con paciencia y mucho trabajo los lutieres han ahora incluso superado la calidad de los tradicionales instrumentos. Hay alrededor de diez fabricantes en el mundo ahora, y llevo tres años tocando un bandoneón fabricado en Argentina por Baltazar Estol, un luthier muy detallista y que, desde mi punto de vista, fabrica los instrumentos más precisos en este momento. También hay fabricantes en Alemania, Brasil e Italia.

En mi último álbum Dúos he grabado con 3 instrumentos distintos, 2 modernos y un antiguo bandoneón Alfred Arnold (AA) Premier de 1933.

¿Se escuchaba tango en tu casa? ¿Qué compositores eran los preferidos de la familia y tus preferidos?

Claro, mi padre ponía tango en la radio todos los días. A él le gusta mucho Aníbal Troilo, la orquesta de Juan D'Arienzo que era la mas popular y Osvaldo Fresedo. Pero a mis padres no les gustaba nada Piazzolla. Yo vengo de una familia muy humilde y esa música en Argentina en esa época era muy elitista... También sonaba en mi casa la música folclórica.

Yo siempre fui muy abierto, desde niño, siempre fui "buen público", me sigue gustando descubrir todo. En esa época escuchaba Aníbal Troilo también, tenía un cassette que escuchaba sin parar, mientras que mis amigos escuchaban Michael Jackson y no entendían por qué me interesaba esa "música de viejos". Luego escuché mucho al gran Leopoldo Federico y después ya tuve mi largo período escuchando a Piazzolla.

¿Conociste a Astor Piazzolla personalmente?

Lamentablemente no. Piazzolla murió cuando yo solo tenía 11 años

¿Cómo ves la obra de Piazzolla hoy a la distancia, teniendo en cuenta que han surgido nuevas generaciones de bandoneonistas y músicos en general que han tomado la posta entregada por él, y que andan hoy por caminos que él ha abierto?

La obra de Piazzolla es extraordinaria, es difícil no decir banalidades; pero la música de Piazzolla es hoy universal, ha hecho conocer el sonido del bandoneón como un instrumento solista, ha abierto caminos y puentes entre el tango y toda la cultura musical.

Entiendo, por lo que leo en tu biografía, que has dirigido en una oportunidad María de Buenos Aires. ¿Fue una producción escénica o concertante; dónde tuvo lugar y con qué orquesta? Y si fue una producción escénica ¿qué tuvo de particular esa versión?

He dirigido María de Buenos Aires en dos ocasiones, la primera fue en 2007, en el teatro nacional São Carlos de Lisboa, con los solistas de la Orquesta Sinfónica de Lisboa y una puesta en escena espectacular e Internacional de Desirée Meiser, en ese caso María fue interpretada por la estrella portuguesa Misia.

Luego la he dirigido en Edimburgo, Escocia con la orquesta de cámara de Robert Mc Fall’s, en este caso hicimos una versión como la original de Piazzolla; es decir que se proyectaban imágenes mientras interpretábamos la obra, esta segunda versión se grabó en el sello británico Delphian récords.

Ambas fueron experiencias extraordinarias. En esa obra se encuentra el tronco de una gran parte de la producción de Astor Piazzolla que siguió en la década de 1970.

¿Qué programa vas a interpretar con el Minguet Quartett con motivo del proyecto de 2021?

Si la situación sanitaria lo permite, retomaremos el proyecto de mezclar cuartetos de cuerdas de Beethoven, con las 5 Tango Sensations de Piazzolla y también obras de Gustavo Beytelmann y Alejandro Schwarz; es algo así como si los músicos permitiesen una conversación entre compositores de distintas épocas y distintas culturas.

¿Cómo te sientes en ese programa, cuál será tu aporte sustancial, y cómo te prepararás para él?

Hemos ya tocado este programa en vivo en la radio alemana y en varias salas de concierto entre Alemania y Austria, espero podamos retomar la ruta de los conciertos pronto y podamos agregar nuevas obras al proyecto.

¿Por qué hay tan pocas mujeres que tocan el bandoneón? ¿Es un territorio exclusivamente masculino? En Argentina hemos localizado a la bandoneonista Carla Algeri (ndlr: Comisionada de la UNESCO para la Preservación del Tango y el Bandoneón como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y redactora del informe para que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura aprobara esa declaración). Pero creo que no hay muchas bandoneonistas más. ¿Crees tú que cambiará esta situación? ¿Tienes alumnas en tus cursos?

Esta pregunta no tiene objeto. En la actualidad hay una enorme cantidad de mujeres que tocan el bandoneón y que lo hacen con gran calidad. Dos de entre ellas, la belga que vive en Buenos Aires Eva Wolff y la alemana Yvonne Hahn que vive en Avignon, han hecho métodos de bandoneón que son una referencia para la enseñanza y el desarrollo del instrumento. En Francia se encuentran dos mujeres jóvenes y super talentosas Carmela Delgado y Louise Jallu. En Argentina son tantas que no las podría poner a todas, pero sin dudas la youtubera Ayelén Pais, la chamamecera Milagros Caliva, la gran Eleonora Ferreyra que ha tocado con todos los grandes...Entre mis alumnas he tenido a la holandesa Simone Van der Weerden, quien ha ganado el Concurso Internacional de Klingenthal (Sajonia, Alemania) y actualmente a Eszter Vöros que vive en Hungría. Pero además hay una cantidad innumerable de bandoneonistas mujeres en Asia, talentosas, estudiosas. El bandoneón ya no tiene fronteras, aunque aún falta mucho trabajo para que sea un instrumento menos marginal en el mundo de la música.

Sí. Conozco también a alguna bandoneonista más en Alemania. De todas formas, coincidirás conmigo en que ver a una mujer bandoneonista sigue siendo todavía una rareza, aún en Europa. Muchas gracias por tus interesantes declaraciones Víctor Villena y muchos éxitos más en tu tan prometedora carrera.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.