Opinión

La Plataforma Internauta se opone a la regulación de Internet del PP

Fernando Rubín

viernes, 5 de julio de 2002
---
La Plataforma Internauta, ante la aprobación de la LSSICE por el Consejo de Ministros de España ha expresado su posicionamiento al respecto, que Mundoclasico.com transcribe en los siguientes puntos:1º.- El gobierno no ha tenido en cuenta para nada (al igual que está sucediendo con el resto de leyes que está aprobando en solitario y aplicando el rodillo de su mayoría absoluta) la opinión de las asociaciones de internautas (salvando alguna que ya no se representa ni a si misma), propios internautas y empresas afectadas.2º.- Como continuación del punto anterior cabe preguntarnos ¿si el gobierno se quiere convertir en salvaguarda de la moralidad y del comercio en la Red Internet ante la comunidad internauta, por qué denomina a esta ley como Ley Internet? La Plataforma Internauta entiende que el único afán que ha movido al gobierno en el desarrollo de esta ley es el de tratar a toda costa de controlar todo lo que se mueva (veánse los ejemplos de medios de comunicación) dentro de la Red y que pudiese resultarle, digamos, incómodo. A partir de esta ley, consideramos que la información ya ni es libre ni gratis. Por otro lado ¿será consciente el gobierno de la cantidad de pequeñas y medianas empresas que, ante la LSSICE, tendrán que verse abocadas a su cierre? ¿alcanzará a comprender el gobierno que los nuevos emprendedores que quisieran invertir e implantarse en la Red se lo tendrán que replantear muy seriamente ¿podrá entender el gobierno que con esta ley la creación de empleo no solamente va a disminuir de una manera muy importante sino que, por el contrario, generará desempleo? Mucho nos tenemos que no (porque si son conscientes de ello, todo esto resulta todavía mucho más grave y preocupante)3.- La Plataforma Internauta quiere dejar bien clarificado que no coincide, para nada, con esa minoría que, sin representar a nadie, se autoproclama defensora de toda la comunidad internauta y que, por tanto, se congratula de la aprobacion de la LSSICE4º.- La Plataforma Internauta considera que si el gobierno ha considerado que con la aprobación de esta ley el usuario ya puede sentirse seguro en la Red y la evolución tecnológica en España nos va a hacer pasar de la cola a la cabeza, éste lo va a tener muy crudo. La solución no pasa, a juicio de la PI, por implantar leyes reguladoras de Internet plasmadas en papel, sino fomentando e implementando recursos para su mejora. Ahora mismo, y con esta ley, está en juego, ni más ni menos, que la libertad de expresión.5º,.- Consideramos que el derecho de acceso, constituye el concepto clave que permitirá resolver los problemas a los que nos referimos y que su garantía, junto con otros derechos y libertades de los cibernautas, debe orientar la actividad de las administraciones públicas. Si de verdad hace falta una ley, que se desarrolle una ley que garantice el acceso para poder ser ciudadanos del siglo XXI, vivamos donde vivamos y sea cual sea cual sea nuestro poder adquisitivo. El acceso debería estar garantizado por algún organismo creado al efecto (Comisión de Calidad), el cual, además de las organizaciones de consumidores, pueda garantizar que todo ciudadano tenga acceso y calidad en el mismo. Así mismo, este organismo, deberá vigilar a las Operadoras en los servicios que prestan, sus precios, sus inversiones en infraestructuras y sus respectivos soportes técnicos a sus usuarios. La composición de este organismo que proponemos deberá estar consensuado por asociaciones, empresas y por la propia comunidad internauta. En definitiva: reclamamos la implantación de las Telecomunicaciones y las Nuevas Tecnologías como eje de una coherente Acción Social. El gobierno debe facilitar todos los medios necesarios a la sociedad a través de las Telecomunicaciones y las Nuevas Tecnologías.6º.- La Plataforma Internauta concibe el derecho de acceso como un derecho básico de todo ciudadano del siglo XXI; son las infraestructuras y los servicios que nos permitirán desarrollarnos laboralmente, intelectualmente, económicamente y, no menos importante, disfrutar de nuestro ocio y de nuestras relaciones. Un derecho de todos los ciudadanos, con independencia de su lugar de residencia y de su nivel de renta para acceder a la sociedad de la información. Un derecho para poder desarrollar con plena autonomía nuestros proyectos individuales, cooperativos o empresariales. Pero todo ello necesita del desarrollo de las infraestructuras y de una política que apueste por un sector de futuro ya presente, algo que, lamentablemente, no está implantando este gobierno; más bien todo lo contrario, se preocupa más en obstaculizar que en avanzar.7º.- El comercio y los servicios deben ser accesibles a todos los ciudadanos disfrutando de las mismas ventajas, tanto de costes como de operatividad. Contemplado todo esto, el acceso a los servicios no debe ser cuestionado localmente puesto que Internet ofrece accesos globales (desde cualquier país) al que el ciudadano debe acceder independientemente de donde viva: centro o periferia, ciudad o pequeño municipio, bien sean zonas de fuerte concentración urbana o parcelas rurales aisladas.8º.- El anteproyecto de la LSSICE atenta contra la libertad de los ciudadanos en Internet y nos plantea serias dudas respecto a la constitucionalidad de muchos de sus artículos. En la medida en que se regula el derecho de información, la Ley debería ser orgánica, como ha puesto de manifiesto el vocal del CGPJ Alfons López Tena. Y en la medida que la autoridad administrativa puede suspender cautelarmente informaciones publicadas en Internet, se vulnera el artículo 20 de la Constitución.Debemos apelar a la responsabilidad pedagógica de la sociedad y las administraciones. El desconocimiento de políticos, periodistas, representantes institucionales y legisladores sobre nuevas tecnologías es alarmante. Reclamamos Internet y buzón de correo electrónico para todas y todos los funcionarios públicos, tanto de la administración central como de comunidades autónomas, para que, de esta manera, se pueda comunicar directamente el ciudadano por este medio e interesarse, de una manera mucho más rápida y eficaz, por sus trámites administrativos. Los internautas españoles, un número cada vez mayor de la ciudadanía, tenemos un área de actuación internacional. Tanto pequeñas empresas como usuarios que buscan la excelencia de los servicios, necesitan competir, nutrirse, informarse y desarrollarse en lugares de todo el mundo donde ya disponen de infraestructuras avanzadas y donde se están implantando las nuevas con total normalidad, homogeneidad y libertad. Un gobierno que apueste realmente por esto jamás debería de poner tales trabas a este desarrollo como las que implican la LSSICE.9º.- La Plataforma Internauta siempre va a estar en contra de cualquier tipo de involucionismo que se quiera llevar a efecto en Internet (como, para nosotros, implica la LSSICE)10ª.- La Plataforma Internauta vuelve a recordarle al gobierno que éste tiene pendiente la mejora de la calidad en la Red, el acceso universal y asequible -Tarifa Plana Real de 24 horas- y la ayuda, de una vez por todas, al medio rural actualizando, mediante las partidas presupuestarias habilitadas al efecto, la tecnología necesaria para dotar a estas personas de un adecuado e igual acceso que el resto de la ciudadanía española a la Red.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.