Discos

Dans la Mer Música Vasca para órgano

Juan Carlos Tellechea
jueves, 26 de agosto de 2021
void void
CD Dans la mer. Organum Classics. Heinrich Walther (órgano). José María Usandizaga: 1. Hirurak bat: Rapsodia para orquesta sobre tres cantos populares vascongados op. 35*. 2. Variaciones sinfónicas Fantasía . 3. Ouverture symphonique: sur un thème de plain-chant op. 26*. 4. Dans la mer: Poème symphonique op. 20*. 5. Pieza sinfónica op. 25. 6. Minuetoa de la Suite en La – A Major op. 14*. Ignacio Busca de Sagastizábal: 7. Melodía para órgano en re bemol mayor – D-flat Major. José María Beobide: 8. Andante: Andante expresivo y con aire de berceuse. 9. Intermezzo sinfónico cromático. Jesús Guridi: 10. Variaciones sobre un tema vasco (Itxasoan). Total 74:54 *Transcritas para órgano por Heinrich Walther. Instrumento: Federico Acitores, Torquemada (Palencia) 2013 – Parroquia de San Nicolás de Bari de Orio (Guipúzcoa). Ingeniero de sonido: Klaus Faika. 24 Bit High Definition Recording. Estereofónico. Fecha de grabación: agosto 2014. Organum Musikproduktion (www.organum-classics.com) C&P 2014.
0,0013351

Al destacado académico y organista Heinrich Walther se debe la creciente difusión que está alcanzando en los últimos años la música de compositores vascos en los países de habla germana, Heinrich Walther, profesor de órgano (desde 2002; titular desde 2018) de la Escuela Superior de Música Sacra de Heidelberg, y desde 1994 de la Escuela Superior de Música Sacra de Rotemburgo del Neckar, así como profesor de Lectura de partituras (materia interdisciplinaria) de la Escuela Superior de Música de Friburgo, es autor de numerosas transcripciones para órgano de obras de José María Usandizaga (publicadas por la editorial Dohr, de Colonia).

A través del ERESBIL (acrónimo de Euskal Ereslarien Bilduma) - Archivo Vasco de la Música, institución dedicada a la preservación y difusión de la documentación musical relacionada con el País Vasco, el catedrático pudo conseguir las partituras autógrafas de este compositor y toda la información relacionada con él. El folleto que acompaña el álbum contiene asimismo textos del maestro José Luis Ansorena y del musicólogo Jon Bagüés, director de ERESBIL recientemente jubilado.

Incansable viajero

Pieza enlazada

Con sus numerosos viajes por el País Vasco y Asturias para ofrecer conciertos, Walther ha investigado la obra de muchos creadores más conocidos en España que fuera de fronteras. Verbigracia, todos los compositores vascos representados en este CD, y que Heinrich Walther interpreta magistralmente, tienen una especial vinculación con el órgano: José María Beobide e Ignacio Busca de Sagastizábal, ambos organistas; y el profesor de órgano Jesús Guridi, quien junto con Usandizaga (los dos trabaron una gran amistad en la Schola Cantorum de París) son considerados además los padres de la ópera vasca.

Amo esa maravillosa región de Europa y espero que pueda seguir visitándola muy a menudo, afirma Walther en un breve intercambio por escrito y vía correo electrónico con mundoclasico.com. La primera vez que estuve allí fue en 1994 en ocasión de un concierto de órgano con la Orquesta Sinfónica de Euskadi, con obras de Francis Poulenc y Georg Friedrich Händel. Este CD fue una cuestión salida del corazón, agrega.

El catedrático y organista, un refinado maestro en la exploración de los matices de las composiciones que ejecuta, ofrece a menudo conciertos en Alemania, Austria, Suiza y Francia (además de Estados Unidos, México, Rusia, Israel, Corea del Sur, Singapur y Japón) e incluye habitualmente estas obras en sus programas, junto a las de Víctor de Zubizarreta Arana, Johann Sebastian Bach, Oliver Messiaen, Max Reger o César Franck, por ejemplo. El pasado 27 de junio tuvimos la fortuna de presenciar uno de ellos en la Friedenskirche (Iglesia de la Paz) de Krefeld al que nos referiremos en una próxima reseña.

Transcripciones perfectas

De las obras incluídas en esta grabación, fueron escritas originalmente para órgano la Pieza sinfónica (1904) y las Variaciones sinfónicas (fechadas en 1909), dedicadas al organista y compositor vasco Bernardo Gabiola (editadas por Esteban Elizondo en la recopilación Cien años de música para órgano en el País Vasco y Navarra: 1880 – 1980; Donostia: Duo Seraphin 2007).

José María Usandizaga, «Ouverture Symphonique». © 2021 by Edition Dohr.José María Usandizaga, «Ouverture Symphonique». © 2021 by Edition Dohr.

Las otras cuatro piezas fueron creadas desde un principio para orquesta sinfónica: Ouverture symphonique: sur un thème de plain-chant (París, 1904); Dans la mer: Poème symphonique (París 1904) que da título a este CD; el Minueto es la segunda de las cuatro partes de la Suite en La estrenada en el Casino de San Sebastián en 1904; e Hirurak bat: Rapsodia para orquesta sobre tres cantos populares vascongados (San Sebastián 1906).

Todas ellas han sido hábilmente transcriptas para órgano por el laureado profesor Walther y especialmente para esta grabación. Lo sorprendente al escuchar el CD es la naturalidad de este traslado de la expresión musical de un código a otro, como si las piezas originales para orquesta hubieran sido concebidas para órgano; el académico obtiene asombrosas combinaciones sonoras, demostrando que este instrumento es algo más que una caja de madera llena de barras y tubos, válvulas y palancas.

El órgano

Dos palabras sobre el órgano de la iglesia de San Nicolás de Bari, de la villa de Orio (Guipúzcoa), restaurado y modernizado por Federico Acitores: posee 2.013 tubos (2.005 sonoros y ocho canónigos) de los cuales 853 proceden del órgano anterior (1935, Puignau y Olaciregui), y forman la base sonora de los teclados expresivos (positivo y recitativo). Se han incorporado 1.120 tubos de nueva construcción, la mayoría de los cuales forman el Gran Órgano (completamente nuevo), con un diseño innovador, inspirado en el espíritu marinero de la citada villa. Se conservó el máximo de los recursos sonoros con nuevos registros y criterios más universales, sobre una base sinfónica fundamentada en el estilo de los grandes organeros vascos.

El instrumento resultante es un órgano de transmisiones completamente mecánicas, tanto de notas como de registros, con tres teclados manuales y pedal y 32 juegos reales. Pensado como instrumento eminentemente litúrgico, dispone de recursos suficientes para permitir un uso concertístico

Otro aspecto novedoso importante es que ha sido construido con una intención didáctica, por lo que el órgano es visitable y se pueden observar fácilmente sus partes vitales y funcionamiento. Federico Acitores construyó asimismo el órgano de la Basílica de Santa María la Real de Covadonga (Asturias), donde el profesor Walther ofrecerá un concierto el próximo 3 de octubre (y en Pola de Siero, cerca de Gijón, el 1 de octubre).

Grabación

La grabación fue realizada en 2014 por el ingeniero de sonido Klaus Faika, un renombrado especialista en materia de conciertos con órgano y director del sello Organum Classics, Con una decena de micrófonos, situados en diferentes puntos del recinto de la iglesia y a unos seis metros de altura (al nivel del órgano), sin público ni obstáculos que perturbaran su irradiación, consiguió recoger el sonido celestial, exquisito, límpido, cálido y equilibrado que escuchamos durante los casi 75 minutos del disco, en una gran experiencia espacial. La evolución actual en materia de grabaciones ha llevado al sistema inmersivo (3D), explica Klaus Faike en declaraciones a la prensa local. No conozco ningún instrumento que pueda beneficiarse más de este desarrollo digital que el órgano, subraya. Pero, a decir verdad, no sé adonde conduce todo esto. De todas formas, es fascinante, porque en el caso del órgano, el espacio determina el carácter del instrumento.

José María Usandizaga

Usandizaga, incitado por el estudio de la Sinfonía en Re menor de César Franck, escribe la obra tripartita para órgano Pieza sinfónica. El borrador de los temas, la armonía escogida e incluso la figuración del acompañamiento en la sección central, demuestran el respeto que mostraba el joven alumno de composición al “grand seigneur“ del romanticismo tardío francés.

También las melancólicas Variaciones sinfónicas, editadas bajo el título de Fantasía, representan en cierta forma una suerte de Hommage à Franck, como se puede oír en las estructuras canónicas, en la integración de elementos pianísticos en la cadencia, así como en toda la coloración orquestal. El resultado es digno de ser escuchado, pues en ambas obras Heinrich Walther logra una interpretación tan penetrante como transparente.

La Ouverture symphonique: sur un thème de plain-chant, op. 26 es una obra de gran efecto que muestra la influencia que tuvo en José María Usandizaga la clase de composición que recibió de Vincent d'Indy en la Schola Cantorum. D'Indy estaba familiarizado con todas las corrientes musicales de su época. También con la escuela rusa -y algo muy excepcional para un francés en ese tiempo- con las obras de Richard Wagner. El tema de canto llano está tratado con elegancia y, en cierto modo, sirve a la obertura entera como hilo conductor.

Dans la mer

José María Usandizaga, «Dans la mer». © 2021 by Edition Dohr.José María Usandizaga, «Dans la mer». © 2021 by Edition Dohr.

Walther hizo una nueva versión de los primeros compases de Dans la mer: Poème symphonique, op. 20, donde está el acompañamiento del violín alto, explica el académico. Es el que está disponible también en la partitura. En el original, el acompañamiento al principio está todo el tiempo en el registro alto de los violines, algo que rápidamente se vuelve aburrido en el órgano, porque no tiene el mismo efecto que en la orquesta, agrega.

Dans la mer es una hermosa música descriptiva. Un texto que precede a la partitura original pinta la escena: 

En un mar sereno y triste una barquichuela mece dulcemente el cariño de dos enamorados. Un viento, anunciador de tormenta, quiebra inesperadamente la felicidad del momento. Conjurado el peligro, vuelve a reinar la emoción sobre el suave oleaje, expresa. Pero es un engaño. La terrible tempestad interrumpe definitivamente la ternura. El viento remueve el mar con violencia creciente, hasta ahogar los gritos de desesperación en el abismo del bramar de las olas. Se consuma la tragedia y el mar de nuevo se torna en una explanada silenciosa y desierta.

Estilo propio

La Suite en La, la primera composición para orquesta de Usandizaga, se inscribe dentro del marco de los cuatro tiempos tradicionales, Preludio, Minueto, Zarabanda y Giga, y muestra ya los rasgos de un estilo propio.

José María Usandizaga, «Irurak Bat». © 2021 by Edition Dohr.José María Usandizaga, «Irurak Bat». © 2021 by Edition Dohr.

En Hirurak bat: Rapsodia para orquesta sobre tres cantos populares vascongados, op. 35 se suceden por este orden y en movimientos diferentes tres melodías vascas muy conocidas localmente, Maritxu, nora zoaz?; Ai, aim ai mutilak; e Itsasoa. La primera y la tercera ya las había tratado Usandizaga en su Cuarteto en Sol.

El compositor aprovecha estos mismos pasajes incrustándolos con variantes sensibles en Hirurak bat y ampliando la instrumentación de orquesta de cuerda a orquesta sinfónica. La escribió tras su regreso definitivo a San Sebastián y con aires de independencia y libertad en la inspiración. Presentada al Concurso de las Fiestas Euskaras de San Sebastián en 1906, alcanzaría entonces el Primer Premio a la mejor Rapsodia sobre cantos populares vascos.

Jesús Guridi

Variaciones sobre un tema vasco (1948, publicada en 1955), de Jesús Guridi, especialmente apreciada e inspirada en la melodía tradicional Itxasoan – En el mar (tema muy recurrido en la música coral y de cámara del País Vasco)– emplea magistralmente muchas de las técnicas de variación clásicas, a través de las cuales el organista proporciona una y otra vez momentos de reflexión meditativa.

José María Beobide

En el Intermezzo sinfónico cromático, de José María Beobide, se refleja una sensibilidad especial para las melodías expresivas, así como una armonía densa y de sólida afirmación que no habría sido imaginable sin el conocimiento de la música de Franz Liszt y de Wagner. Heinrich Walther realza aún más estas características. Mantiene un tenso discurso musical sobre el ser y el devenir, animando continuamente la enorme sustancia sonora con nuevos contrastes dinámicos.

Curiosamente el Intermezzo fue escrito para tocar el órgano en modo "manualiter", aunque en realidad tiene un carácter tan "sinfónico". Creo que es una pena que no se considere esta obra "más grande", es decir, "orquestal". Por eso he decidido incluir el pedal con sus timbres, aunque el texto musical real sigue siendo exactamente el mismo. Espero que Don José María Beobide esté de acuerdo. (Heinrich Walther).

Por su parte, el Andante: Andante expresivo con aire de“berceuse“ en Mi mayor es una música llena de afecto que desarrolla su belleza soñadora en los modos de Mi mayor y Do sostenido menor.

Ignacio Busca de Sagastizábal

Un gran encanto posee la composición Melodía para órgano en re bemol mayor de Ignacio Busca de Sagastizábal, una pieza de carácter típicamente romántica, en la que está aún presente el idioma musical de Frédéric Chopin, quien marcó toda la música francesa de la época como ningún otro. Lo que hace que este álbum sea tan recomendable es la pureza estética que Heinrich Walther administra meticulosamente a estas obras en una interpretación sutil, perspicaz, inteligente, comprensible con intensidad lírica e inmensamente impresionante.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.