Noticias

Tomás Jesús Ocaña González ganador del Premio Jóvenes Compositores Fundación SGAE-CNDM 2021

Redacción
miércoles, 17 de noviembre de 2021
Tomás Jesús Ocaña © 2021 by Luis Camacho / Fundación SGAE Tomás Jesús Ocaña © 2021 by Luis Camacho / Fundación SGAE
0,000656

Tomás Jesús Ocaña González (Málaga, 1999) se ha alzado ganador de la XXXII edición del Premio Jóvenes Compositores Fundación SGAE-CNDM 2021 que convocan conjuntamente la Fundación SGAE y el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) ) y cuya final se ha celebrado hoy en el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

 Ocaña González ha obtenido el primer premio ‘Xavier Montsalvatge’, dotado con 6.000 €, por su obra Y sin embargo, es necesario…  y se convierte además en compositor residente de la Red de Músicas de Juventudes Musicales de España durante la temporada 2022-2023. JM España le encargará tres obras de música de cámara y otorgará 1.000 euros por cada pieza. 

Recibir este premio es fantástico, satisface la fantasía de un compositor joven de escuchar su pieza interpretada por un conjunto profesional y otorga una gran proyección profesional. Ojalá este premio mantenga su continuidad para que el público pueda seguir disfrutando de las piezas de esta elevada calidad. (Ocaña)

 Sobre Y sin embargo, es necesario…, obra con la que ha conquistado el galardón, Ocaña González ha explicado cómo el proceso de creación partió de un aria del verismo italiano. 

Es importante que los músicos nos instruyamos en la escucha de la música, es algo que falta en los conservatorio y que se inculca muy poco. Esta obra viene de la comparación de piezas y en particular de una interpretación de Pavarotti que me encanta. Me rondaba la cabeza y he aprovechado para plasmarla a mi manera. Yo solo miro los elementos que me interesan de cerca, a través de un microscopio y tomo cada célula para desarrollarlas en la obra. 
Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.” Eso es exactamente lo que sucedió al componer esta pieza. Durante el proceso de escucha atenta de nuevas piezas con las que enriquecer nuestro universo musical, Ocaña González descubre las más increíbles óperas del verismo italiano de finales del siglo XIX. Lo que tratan de mostrar estas obras es un retrato realista (algunas veces sórdido e incluso violento) de la vida cotidiana, rechazando los temas históricos del Romanticismo. Con esta pieza se ahonda en los materiales musicales utilizados por estos compositores, se miran desde un microscopio y se exprimen hasta llegar a la misma esencia de los sentimientos que querían expresar. Y de esta manera poder plasmar la verdadera vida cotidiana, sin ataduras de épocas ni clases. La locura, el amor, la pasión, la violencia, la felicidad efímera, el desapego…La búsqueda de una expresión sincera de la vida y un descubrimiento que va mucho más allá de lo que podríamos esperar jamás.

Juan José Solana, presidente de Fundación SGAE, hizo entrega del primer premio al compositor y recordó la calidad del reconocimiento: 

El valor de estos premios es fundamental. Este en particular saca a relucir la calidad de nuestra cantera. La creación contemporánea es un activo seguro en los países de nuestro entorno, pero en España parece que no importa tanto. Ser compositor es una profesión muy difícil y es nuestro deber (y el de las instituciones públicas) fomentar y apoyar la creación contemporánea. Además, el aforo completo que hemos encontrado hoy en el Auditorio demuestra que estas composiciones gozan de popularidad. Ellos, tan jóvenes, quieren poner todo su haber en una sola composición y componen piezas llenas de atrevimiento. 
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.