España - Castilla y León

Espectáculo Wagner

Samuel González Casado
jueves, 23 de diciembre de 2021
Giancarlo Guerrero © 2020 by Lukasz Rajchert Giancarlo Guerrero © 2020 by Lukasz Rajchert
Valladolid, viernes, 17 de diciembre de 2021. Centro Cultural Miguel Delibes. Sala Sinfónica Jesús López Cobos. Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Giancarlo Guerrero director. Wagner/Maazel: El Anillo sin palabras. Ocupación: 97 %.
0,0005285
Y con mi Dios asaltaré muros.
Los hijos de extraños se someterán a mí.
2 Samuel, 22:30-47

Han pasado varios lustros desde que Lorin Maazel creara la síntesis sinfónica del El anillo del Nibelungo, y todo lo que se tenía que decir sobre ello ya se dijo. El director y compositor norteamericano asaltó el muro del wagnerianismo estricto y sufrió todo tipo de improperios. 

En la escucha en directo y sin entrar en matices, es una obra efectiva que da pistas de lo que puede ser Wagner e incluso puede animar a descubrirlo, pese a lo evidente de alguna ligera chapuza (final del acto I de La Valquiria), ausencias poco explicables (gigantes, Winterstürme, Canción de la fragua, preludio al acto III de Siegfried…), menciones más o menos extensas que podrían haberse acortado (escena de las ondinas y Siegfried) y rarezas que despistan un poco, como que la Inmolación quede tan coja cuando ningún instrumento sustituye a Brünnhilde.

Wagner trató de conseguir la obra de arte total y el resultado, entre otras cosas, fue un gran espectáculo. Al abordar interpretativamente este resumen de poco más de una hora, con las carencias que implica su construcción copipega, debe potenciarse aún más esta voluntad: es el eco de una obra monumental, amplificado y modificado por sus propios peñascos, y, como tal asunto relanzado al tiempo y al espacio, tiene vida propia. 

Pese a quien le pese, este Anillo sin palabras es un inteligente ejercicio de hedonismo musical, de consumo rápido, sí, pero apto también para abrir puertas a nuevos aficionados al universo Wagner, incluso a los más escépticos (lo veo especialmente adecuado para jóvenes aficionados con ganas de emociones potentes) y para romper tópicos.

Giancarlo Guerrero lo sabe, y le echó tal energía al asunto que este Anillo instrumental fue un ejercicio de movimiento gimnástico en toda regla. Observar lo que tiene que hacer la cuerda durante 75 minutos agota si se tiene cualquier atisbo de empatía, y en una versión así hay especial mérito vistos los resultados: los violines sonaron expresivamente; formidables, una día más, los violonchelos; acentuado color el de las violas; y extraordinario protagonismo el de los contrabajos. La enorme sección de madera cumplió con su cometido, pese a la habitual falta de afinación en alguno de sus componentes, y metales y percusión reclamaron un lugar cuya excesiva amplitud se integró en ese juego en el que el público debía entrar: es Wagner, pero con otros parámetros.

En realidad, los decibelios tampoco molestaron demasiado porque el trabajo de Guerrero siempre los justificó convenientemente: la finalidad de la escaladas dinámicas, muy bien organizadas, era que las butacas temblaran. A los 10 minutos todos lo sabíamos y, mientras nos preparábamos, podíamos disfrutar de frases muy inspiradas, valedoras de la experiencia del director en estas lides, y momentos sobrecogedores, como la Marcha fúnebre, sin duda lo mejor de la velada. Efectivo y algo efectista el final, donde faltó algo de contraste entre la redención por el amor y la inundación, aquí con un almacén de menaje colapsando cerca. Estupendos los Adioses, con un tempo moderado, y el Fuego mágico, paladeado tímbricamente.

Con el público puesto en pie puede afirmarse que el programa 6 de la pequeña temporada de otoño ha sido un éxito rotundo. Estos cuatro meses han tenido un balance satisfactorio, y la temporada invierno-primavera 2022, ya sin restricciones (creo), y con las dos sesiones habituales por cada programa, se observa más compleja y variada. La orquesta pasa por buen momento y esto debe aprovecharse expandiendo en la medida de lo posible su actividad (giras, grabaciones, actividades socioeducativas). El público, a su manera, lo reclama.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.