Una jirafa en Copenhague

La superdotación intelectual de Omar Jerez: El relato

Omar Jerez
miércoles, 29 de diciembre de 2021
Omar Jerez © 2021 by Julia Martínez Omar Jerez © 2021 by Julia Martínez
0,0004032

Me aburro, mis amigos me aburren, los libros me aburren, NETFLIX me aburre, me aburro de mi mismo, me aburre el aburrirme, no hay nada que no me aburra, todos los superdotados que he conocido me aburren, ellos a la misma vez se aburren de mi; creo que todos nos aburrimos, y vivimos aburridos porque nos ilusiona un tema y al día siguiente ya nos aburre de nuevo.

Tener altas capacidades intelectuales, lo llamado popularmente superdotación, no tiene ningún mérito, y cuando digo ninguno mérito, es ninguno mérito que haga de ello un análisis pormenorizado, ya que, es algo que me ha llegado gratis, no he hecho nada para recibir este “privilegio”, nací con ello y en cualquier caso, he aprendido a gestionarlo para sacar rendimiento.

Esto es exactamente igual que hablar de la belleza de Jon Kortajarena, nació con unas proporciones morfológicas que se premian en muchos sectores como la publicidad, la moda, el cine o la televisión. Pero más allá de ello, a diferencia de la altas capacidades, en el caso de Jon Kortajarena es que sí tiene una fecha de caducidad y el tiempo de aprovechar los recursos apremia.

Por cierto, algo fundamental para poneros sobre aviso, si alguna vez conoces a una persona superdotada, lo último que debes hacer es desafiarle a que resuelva un juego de inteligencia o cualquier estupidez que se te ocurra en ese momento (recuerda que tú no eres superdotado) para hacer un baremo ¿Medirías a un Síndrome de Down sus limitaciones como ejercicio de humillación a un ser que de base es inocente? Pues no lo hagas jamás con un superdotado, puedes salir escaldado.

Continuemos pues.

¿La superdotación es garantía de éxito?

Sí, no, o tal vez.

No hay una misma línea narrativa en dos personas con esta condición, mi caso particular es la del fracaso en todos y cada uno de los apartados de mi vida; el fracaso como lema y el fracaso como estilo de vida, soy el emperador de los fracasados, no conozco a un fracasado más grande que yo.

Y os voy a relatar por qué vivo en el fracaso crónico sin atisbo de asomar a otro estado, por una serie de razones, me exijo hasta el agotamiento, pregunto sin descanso como si me fuera la vida en ello; cuestiono sin aseverar jamás y veo costuras en cada uno de los planteamientos que se presentan como una verdad universal de los llamados “despiertos” o incluso, los todavía más irritantes “intelectuales”

El fracaso me mantiene en un estado de alerta que me aleja del hipotético éxito, de hecho el éxito es la mayor trampa creada por el sistema; una trampa para ejercer una sutil sumisión sobre el individuo.

Todo el mundo tiene éxito, y a mi su éxito me espanta, huyo como la peste del éxito, me dan arcadas por su mediocridad lacerante, en mi mundo los fracasados adquieren un grado de epifanía que me recuerdan que soy polvo y ceniza, muerte e insignificancia.

Las personas superdotadas deben esforzarse exactamente igual que los demás, otra cosa es que el camino que recorra para dicho objetivo pueda ser heterodoxo saltándose varios puentes para llegar antes, pero el esfuerzo siempre como premisa en cualquier caso.

En un año natural leo unos 120 libros al año, y os digo que cuanto más leo más consciente soy de mis limitaciones, de mi analfabetismo funcional, de no conocer una mierda. Ser consciente que la mayor estafa vendida en la historia de la humanidad es la de los clasificados como cultos.

 ¿Si no crees en Dios por qué crees que existe una persona culta en nuestra especie?

Busquemos a la persona que consideres más culta de tu entorno, y una vez tengamos al candidato idóneo (bajo tu criterio de lo que es una persona culta), haremos el siguiente procedimiento:

Vamos a ponerle sobre la mesa más de 5000 temas para abordar desde su cultura, cuestiones, que ya te confirmo yo, de las que no tendrá ni puta idea. El mito de una persona culta es un disparo con una Kaláshnikov a la inteligencia, en todo caso sería más preciso llamarlos“especialistas”, como por ejemplos especialista en economía, especialista en literatura medieval, especialista en sistemas binarios, pero culto es cómo hablar de un sujeto que acapara el todo y sobre todo la nada y lo lamento, pero nuestra especie (homo sapiens) dispone de un tiempo limitado para acaparar tanta información con los recursos que nos ofrece nuestro reloj biológico (apoptosis).

Remarcar que los conocimientos no están vinculados a las altas capacidades intelectuales, de hecho conozco a muchos superdotados que no pasan del graduado escolar.

También es cierto que las altas capacidades está vinculada a la curiosidad permanente por investigar en diversos campos.

El mundo orgánico se mueve en posibilidades, el mundo cuántico en la intervención, pero como la mayoría se mueve en el entorno orgánico, hablamos de las dos que se presentan de las cuales debemos hacer nuestra particular elección:

1-Que naces fracasado, te desarrollas como un fracasado, y expiras como un fracasado.
2-O que vives en una asamblea de emociones mitológica donde sostienes una larga y no infinita mentira que caerá como un asteroide sobre lo que eres y lo que es.

No tengas miedo al fracaso, jamás te abandona, no conoce la decepción.

P.D: En el año 2003 salí con mi segundo nombre, Bosco, en un documental dirigido por Luis Mora llamado Al este de la campana de Gauss que ganó el premio al mejor documental para televisión en el Festival de Málaga.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.