España - Cataluña

Carmelo Gómez, Cocteau y Stravinsky

Trebor

jueves, 15 de agosto de 2002
Peralada, sábado, 20 de julio de 2002. Auditori del Castell de Peralada (Girona) Programa: Igor Stravinsky: ‘Oedipux Rex’, ópera cantata en dos actos sobre libreto de Jean Cocteau inspirado en la tragedia de Sófocles. Frederic Amat, dirección y espacio escénico. Mariona Omedes, Carolina López,espacio escénico. Cesc Gelabert, coreografía del coro.Toni Miró, vestuario. Con telas pintadas a mano por Frederic Amat. Nina Pawlowsky, sombreros. Albert Faura, diseño iluminación. Laia Oms, iluminación. Intérpretes: Carmelo Gómez, narrador; Thomas Randle, 'Edipo'; Celicia Díaz, 'Yocasta'; Miguel Angel Zapater, Angel Ódena, Ismael Jordi. Coro de la Generalitat Valenciana. Francesc Perales, director del coro. Orquesta Sinfónica de Valencia. Joan Cerveró, director musical. Ocupación 80%.
---
El mito de Edipo ha llenado páginas y páginas de la literatura de todos los tiempos, desde las versiones griegas de Sófocles, Eurípides y Esquilo a las lecturas que hicieron Voltaire, Cocteau, o la versión cinematográfica de Passolini En música, el héroe griego de Tebas también ha inspirado a compositores, desde Purcell a Mendelssohn, de Musorgsqui a Leoncavallo y sobre todo, en el s.XX, trabajos de Enesco, Orff, Soler además del que nos ocupa con texto en latín de Cocteau y música de Stravinsky, estrenado en el París de finales de la década de los años veinte.Considerada como ópera-cantata, la versión que se nos ofreció en Peralada destacó, para bien y para mal, por el juego entre el estatismo o el distanciamiento deseado por el compositor, y el movimiento, rozando la claustrofobia, que impuso el director de escena, el pintor Frederic Amat, con las continuas pinturas que evolucionaban sobre la gran pared que servía de decorado. La idea de incluir arte en movimiento acompañando un texto con música dotaba de un gran dinamismo, reforzando en la mayoría de los momentos el dramatismo orquestal. Sin embargo, adquirió tal prepotencia que ocultaba y distraía la atención sobre la música misma. En las prestaciones vocales de los solistas no despuntó ninguno en sobremanera, pero así debe ser en una partitura poco dada al efectismo y sí para un discurso de conjunto que es lo que en definitiva se consiguió.Thomas Randle resultó frío vocalmente, con algún problema en el registro agudo en el aria Invidia fortunam odit. Cecilia Díaz salió airosa de la gran aria Nonne erbescite, creando ese crecendo interminable, rozando el histerismo, propio del personaje y que redondearía en su posterior dúo con ‘Edipo’ Oracula mentinutur. Correcto el resto del reparto - Angel Ódena, Ismael Jordi y Miguel Angel Zapater- y gran conductor de todo el hilo dramático, el actor Carmelo Gómez como narrador.Joan Cervelló concertó solistas, coro y orquesta de la mejor manera que pudo. Y es que aunque sonó a Stravinsky, faltó un poco de contundencia en el foso, no así en el escenario, especialmente en las intervenciones corales de las voces masculinas del Coro de la Generalitat de Valencia, dando ese pathos necesario a la tragedia griega. En resumen, una versión artísticamente interesante que esperamos completar con el Oedipo de Enesco de la próxima temporada del Liceo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.