Artes visuales y exposiciones

Louise Bourgeois X Jenny Holzer: The Violence of Handwriting Across a Page

Juan Carlos Tellechea
viernes, 21 de enero de 2022
Louise Bourgeois, Hours of the Day (2006) © 2022 by Christopher Burke Louise Bourgeois, Hours of the Day (2006) © 2022 by Christopher Burke
0,0013666

El año artístico 2022 está dominado por grandes acontecimientos, mal que le pese al coronavirus. En abril próximo se abre la 59a edición de la Bienal de Venecia, y en junio la documenta 15, de Kassel, comisariada por primera vez por un colectivo de artistas, ruangrupa, de Indonesia.

El prestigioso Kunstmuseum de Basilea presenta desde el 19 de febrero al 15 de mayo la muy aguardada exposición Louise Bourgeois X Jenny Holzer: The Violence of Handwriting Across a Page (La violencia de la escritura a través de una página).

Louise Bourgeois, «Hole of Anxiety», 1999. © 2021 by The Easton Foundation.Louise Bourgeois, «Hole of Anxiety», 1999. © 2021 by The Easton Foundation.

Louise Bourgeois, una de las artistas más destacadas del arte contemporáneo, fundadora del arte conceptual, sigue concitando el interés de los círculos culturales europeos. Su obra es vista aquí a través de los ojos de la destacada artista plástica conceptual Jenny Holzer, una mujer que en lo personal prefiere gastar pocas palabras para concentrar toda su elocuencia en sus creaciones. ¿Cómo olvidar sus letreros electrónicos en el Times Square de Nueva York en 1982 y en la Neue Nationalgalerie de Berlín en 2001?

Con Louise Bourgeois y Jenny Holzer, el Kunstmuseum Basel tiene el privilegio de acoger a dos artistas extraordinarias que no podrían ser más destacadas e influyentes. Tuve la idea de invitar a Holzer a comisariar una exposición de dibujos de Bourgeois mientras era aún director de la Menil Collection de Houston, Texas. Traje esta idea a Basilea cuando asumí la dirección del Kunstmuseum en 2016. (Josef Helfenstein, director del Kunstmuseum Basel)

Las primeras conversaciones y recorridos por la colección y las salas de exposición del Kunstmuseum con Holzer tuvieron lugar en 2019. En un principio, la atención se centró en la escritura y el dibujo, así como en el diálogo entre el arte de Bourgeois y la colección de maestros antiguos, en particular la del Kupferstichkabinett (Gabinete de Grabados y Dibujos).

Pero con el tiempo, en el transcurso de nuestras conversaciones, tanto con Holzer como con Philip Larratt-Smith -que ha apoyado el proyecto desde el principio en nombre de la Easton Foundation, quedó claro que el tema podía convertirse en una gran exposición especial. Así, el Kunstmuseum de Basilea dio carta blanca a Holzer como comisaria, y ella ha asumido este papel con un enorme compromiso y todo su corazón y alma(Joseph Helfenstein)

Gracias a la estrecha colaboración de la Easton Foundation de Nueva York, que administra el legado de Bourgeois, Holzer pudo elegir una espléndida selección de obras que hacen un uso magistral de nuestros espacios expositivos de forma única, relata Helfenstein.

La pandemia complicó enormemente los preparativos de la exposición, pero no frustró el proyecto, debido a la flexibilidad y la cooperación de todos los colaboradores y a las numerosas conferencias vía internet y muchos cientos de correos electrónicos que han ido y venido entre Basilea y Nueva York.

Retrato de Jenny Holzer, 1982. © 2021 by Aad van den Born - BFN.Retrato de Jenny Holzer, 1982. © 2021 by Aad van den Born - BFN.

Jenny Holzer organiza la exposición, asistida por la historiadora del arte Dra. Anita Haldemann del Kunstmuseum de Basilea, y permite aquí la oportunidad única de experimentar otra vez la obra de Louise Bourgeois a través de su singular perspectiva. Es este un encuentro entre dos poderosas artistas que, a primera vista, no parecería que pudieran ser compañeras de viaje, y sin embargo lo son.

Holzer, una de las creadoras más aclamadas de su generación, es conocida por exponer textos provocativos en espacios públicos. Mientras que sus instalaciones a gran escala han consistido en proyectar declaraciones o fragmentos de prosa, poesía, crítica cultural y retórica política en instituciones y lugares emblemáticos, sus proyectos a menor escala, pero igualmente incendiarios, han implicado que la artista estadounidense difunda textos subversivos en una variedad de objetos más modestos y cotidianos, como camisetas, preservativos, libros, tazas de café y pelotas de golf.

Louise Bourgeois, «Garment from Performance "She lost it"», 1992. © 2021 by The Easton Foundation.Louise Bourgeois, «Garment from Performance "She lost it"», 1992. © 2021 by The Easton Foundation.

La obra de Louise Bourgeois puede haber coincidido en ocasiones con momentos significativos de la historia del arte de vanguardia del siglo XX, convergiendo en algunos puntos con el desarrollo del expresionismo abstracto y el surrealismo. Pero Bourgeois siempre se mantuvo fiel a su propia visión artística. La última artista franco-estadounidense es quizás más conocida por sus esculturas a gran escala, como su serie de arañas góticas y monumentales fundidas en bronce y acero, pero también fue una prolífica pintora, impresora y artista textil. Incluso en el momento de su muerte en 2010, a los 98 años, Bourgeois seguía trabajando activamente, organizando una exposición de su arte textil.

Louise Bourgeois, «I have been to hell and Back». © 2021 by The Easton Foundation.Louise Bourgeois, «I have been to hell and Back». © 2021 by The Easton Foundation.

Aunque a primera vista sus obras parezcan diferentes, las dos luminarias del arte están unidas no solo por su sensibilidad feminista, sino por su curiosidad general por las maquinaciones del deseo, la intimidad, el poder, los celos y el rechazo. Aunque la obra de Bourgeois tiene una gran carga emocional y psicológica, y las obras más conocidas de Holzer tienen una carga política más explícita, convergen en los momentos en que lo personal se convierte en político y lo político en personal.

Su mutua fascinación por la palabra escrita también se despliega a lo largo de la serie de salas de exposición que exploran las múltiples formas en que el lenguaje era un aspecto fundamental de la polifacética práctica de Bourgeois. Escribía obsesiva y prolíficamente como una forma de trazar las profundidades de su propia psique, así como un medio de procesar y curar el trauma y el dolor. Su archivo incluye extensos volúmenes de diarios y correspondencia, muchos de los cuales aparecieron posteriormente en varias obras de arte.

Louise Bourgeois, «I Pick on Everyone Dead or Alive», 1999. © 2021 by Christopher Burke.Louise Bourgeois, «I Pick on Everyone Dead or Alive», 1999. © 2021 by Christopher Burke.

I Pick on Everyone Dead or Alive (1999) es una placa de plomo con su declaración de intenciones de humor negro. Su exposición de 1992, She Lost It, narraba la pérdida a través de una serie de tejidos y prendas de vestir. Un par de calzoncillos de la exposición llevaba bordada la intrigante declaración: El día en que el pájaro se sintió atraído ensució el nido, mientras que una pancarta de 54 metros de largo lleva las palabras: 

Un hombre y una mujer vivían juntos. Una noche, él no volvió del trabajo y ella lo esperó. Ella siguió esperando y se fue haciendo más y más pequeña. Más tarde, un vecino pasó por allí por amistad y allí la encontró, en el sillón, del tamaño de un guisante.

El uso poético, ambiguo y cargado del lenguaje de Bourgeois recuerda aquí a los Truismos de Holzer (1977), que se reapropió de una serie de sabidurías recibidas, presentándolas como una lista aparentemente imparcial de máximas y afirmaciones como No tienes engaño en tus sueños, Todas las cosas están delicadamente conectadas y El amor romántico se inventó para manipular a las mujeres.

Abandonando el enfoque cronológico más convencional, Holzer busca en cambio conexiones temáticas más interesantes e inusuales entre las obras de arte de Bourgeois. Cada una de las nueve salas funciona como una instalación autónoma con un tema distinto, pero juntas crean un complejo diálogo sobre la identidad, la sexualidad, la pérdida, la vida, el nacimiento, la muerte y el miedo al abandono.

Louise Bourgeois, «The Destruction of the Father», 1974–2017. © 2021 by Johee Kim.Louise Bourgeois, «The Destruction of the Father», 1974–2017. © 2021 by Johee Kim.

Utilizando la aplicación (app.) de la realidad aumentada que desarrolló recientemente como parte de la exhibición Like Beauty in Flames (Como la belleza en llamas) en el Guggenheim Bilbao, Holzer transforma La destrucción del padre (1974) de Bourgeois en una experiencia multisensorial de Realidad Aumentada (Augmented Reality, AR).

En su estilo característico, un friso de LEDs en la fachada de la galería Neubau (Nuevo edificio) del museo mostrará fragmentos de texto extraídos directamente del archivo de Bourgeois. Y, trascendiendo aún más el espacio expositivo designado, el diálogo artístico entre los dos grandes artistas continuará en lo que promete ser una apoteosis increíblemente conmovedora de la exposición, cuando extractos de los textos de Bourgeois sean proyectados por Holzer en las fachadas de edificios públicos de la ciudad de Basilea.

Este diálogo con la obra de Bourgeois (que ahora está firmemente anclada en la historia del arte aunque también representa un puente hacia el arte de hoy) se profundiza en el libro de dibujos (artist book) de Holzer, donde ha orquestado una sofisticada narración del arte y los escritos de Bourgeois en yuxtaposiciones a toda página de composiciones a menudo radicalmente recortadas. A veces de la obra de Bourgeois con imágenes de obras maestras del Kunstmuseum de Basilea y de su Gabinete de Grabados, igualmente modificadas. (Dra. Anita Haldemann, vicecomisaria de la muestra).

Louise Bourgeois en su domicilio en 20th Street de New York. © 2004 by Pouran Esrafily.Louise Bourgeois en su domicilio en 20th Street de New York. © 2004 by Pouran Esrafily.

Las confrontaciones resultantes son inesperadas, sorprendentes e inspiradoras. El libro de dibujos, de gran formato y con detalles ampliados que se desbordan por el margen de la página, ofrece una inmersión igualmente intensa en el mundo pictórico de Bourgeois, filtrado por la mirada de Holzer.

Desde el principio, Holzer decidió no exponer sus propias obras junto con las de Bourgeois en el Kunstmuseum de Basilea.

Sin embargo, al comisariar el friso de LEDs en la fachada del nuevo edificio del museo con fragmentos de texto del archivo de Bourgeois, se acerca a sus propias formas. La aplicación de realidad aumentada que Holzer desarrolló con la agencia digital londinense Holition para la exposición también da vida a las palabras de Bourgeois de forma inesperada, concluye la historiadora del arte Dra. Anita Haldemann.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.